¿Un G7 verde?

 


G7 acuerda cesar ayudas contaminantes, reducir emisiones y proteger la biodiversidad

Fecha de Publicación
: 16/06/2021
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Internacional


Los líderes del G7 reunidos durante tres días en el Reino Unido firmaron acuerdos para vetar la financiación a proyectos generados a partir del carbón,  reducir las emisiones para mantener un límite de calentamiento en 1,5 grados e impulsar la protección del 30 % de biodiversidad, entre otros para lograr un desarrollo sostenible.
Estos son los principales compromisos con el clima plasmados en la declaración final de la cumbre acordada por los mandatarios de Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Canadá, Japón y la Unión Europea reunidos desde el viernes al domingo en una cumbre en Carbis Bay, en Cornualles (suroeste de Inglaterra) en su primera cita presencial después de dos años debido a la pandemia.

Transición a energías limpias
En la última jornada de la cumbre, los líderes del G7 abordaron los planes conjuntos para afrontar el cambio climático y desarrollar una economía global más sostenible tras la pandemia.
Antes, los líderes del G7 llegaron el sábado a un acuerdo para poner fin a las ayudas gubernamentales directas a las centrales térmicas que no hayan adoptado medidas anticontaminantes.
Así lo anunció la Casa Blanca en un comunicado, en el que subrayó que los dirigentes de las democracias más industrializadas del mundo (Estados Unidos, Canadá, Francia, el Reino Unido, Alemania e Italia, más la Unión Europea) se han puesto de acuerdo para adoptar medidas concretas que aceleren la transición a fuentes de energía limpias.

Fondos de Inversión del Clima
Con este fin, los países del G7 se han comprometido a proporcionar 2.000 millones de dólares para apoyar el trabajo de los llamados Fondos de Inversión del Clima, que ayudan a países en desarrollo en su transición a la energía limpia a través de la concesión de fondos para adquirir tecnología, capacitación e infraestructuras.
El Gobierno de Estados Unidos explicó que la generación de electricidad en centrales térmicas que no disponen de tecnología anticontaminante es la mayor fuente individual de emisiones de gases invernadero en el mundo.
Respecto al cemento y del acero, el G7 va a lanzar una Agenda Industrial de Descarbonización para agilizar la innovación, el uso de tecnologías y la armonización de los estándares para convertirlos en sectores de energía limpia.
Asimismo, la Casa Blanca apuntó que por primera vez en la historia los líderes del G7 van a alinear sus metas en la lucha contra el cambio climático, tanto a corto como a largo plazo, de manera que sean coherentes con el umbral de 1,5 grados Centígrados de aumento de temperatura media del planeta.

Plan para apoyar las infraestructuras
Además, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, logró este sábado arrancar del G7 la aprobación de un plan de infraestructuras para contrarrestar el avance de China, pero no logró convencer a todos sus socios de adoptar medidas más contundentes frente al gigante asiático.
Inmerso en plena disputa con Pekín por la hegemonía mundial, Estados Unidos busca impulsar una réplica occidental y presenta el plan de infraestructuras como “una colaboración entre las grandes democracias para llevar a cabo un proyecto guiado por los valores, con altos estándares y transparentes”.
En concreto el proyecto responderá a las necesidades en este ámbito de países de ingresos medios y bajos de Latinoamérica, el Caribe, África y el Indopacífico.
Los funcionarios estadounidenses aclararon que con esta propuesta se quiere ofrecer algo al mundo en desarrollo, sin “forzar a los países a que hagan una elección”.
Y auguraron que ayudará a responder a las necesidades de más de 40 billones de dólares en infraestructuras de esas naciones, que se han visto exacerbadas por la pandemia de covid-19.
La propuesta pretende movilizar capital del sector privado para impulsar proyectos en cuatro ámbitos: el clima, la seguridad sanitaria, la tecnología digital y la igualdad de género, además de contar con inversiones de instituciones financieras.

Cambio climático y desarrollo sostenible
El domingo, los líderes del G7 abordaron los planes conjuntos para afrontar el cambio climático y desarrollar una economía global más sostenible tras la pandemia.
El naturalista británico David Attenborough se dirigió en la sesión plenaria de la mañana a los mandatarios de algunas de las democracias más desarrolladas del planeta.
El G7 anunció asimismo un plan para financiar proyectos de infraestructuras en países en desarrollo, un programa que incluyen entre las medidas para tratar de frenar la crisis climática.
Los fondos facilitados por los países ricos servirán para “acelerar el cambio global hacia las energías renovables y las tecnologías sostenibles”, subrayó en un comunicado el Gobierno británico, anfitrión de la cumbre.

Fondo contra la pesca “poco sostenible”
El Reino Unido ha aprovechado la última jornada del encuentro para anunciar la creación de un fondo de 500 millones de libras (705 millones de euros) dedicado a erradicar la pesca “poco sostenible” en países como Ghana, Indonesia y diversas islas del Pacífico, así como para proteger ecosistemas costeros como corales y manglares.
“Proteger nuestro planeta es lo más importante que nosotros, como líderes, podemos hacer por nuestra gente. Existe una relación directa entre reducir emisiones, reparar la naturaleza, crear empleos y asegurar un crecimiento económico a largo plazo”, afirmó el primer ministro británico, Boris Johnson.
“Como naciones democráticas, tenemos la responsabilidad de contribuir a que los países en desarrollo cosechen los beneficios del crecimiento limpio a través de un sistema justo y transparente”, agregó.

Críticas ecologistas
La organización ecologista Greenpeace criticó con fuerza el plan “Reconstruir mejor para el mundo” que el primer ministro británico, Boris Johnson, ha presentado a los países del G7 para su aprobación mañana, domingo.
“Pese a los extractos ‘verdes’, Boris Johnson simplemente ha recalentado viejas promesas y aderezado su plan con hipocresía, más que con acciones reales para abordar la emergencia climática y natural”, dijo el director ejecutivo de Greenpeace en el Reino Unido, John Sauven, en un comunicado.
La ONG ve “vitales” los compromisos de un mayor apoyo a los países en desarrollo, pero “hasta que no suelten el dinero, no damos nada por sentado”
“El deplorable historial de las naciones ricas a la hora de cumplir compromisos adoptados hace una década sobre financiación climática, junto a la decisión del Reino Unido de recortar su ayuda al desarrollo, hace tener que coger con pinzar el susodicho plan”, agregó.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs