Cumbre de Copenhague: reporte del 10º día








Masivas protestas en Copenhague

Fecha de Publicación: 16/12/2009
Fuente: BBC Mundo
País/Región: Internacional


La policía danesa sacó a la fuerza a cientos de manifestantes que intentaban ingresar a la zona aledaña al recinto donde se está llevando a cabo la Cumbre sobre Cambio Climático de Copenhague.
A raíz de este incidente, las autoridades cerraron temporalmente el Bella Centre, informó una de las corresponsales de la BBC en la capital danesa, Sarha Mukherjee.
Cientos de activistas enfurecidos se manifestaron en Copenhague ante la falta de progreso que han mostrado hasta el momento las negociaciones y también por las restricciones que se les impusieron para ingresar a las salas donde tienen lugar las conversaciones.
Pero las críticas hacia el desarrollo de la cumbre no sólo provinieron de los manifestantes. Tanto el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como su homólogo boliviano, Evo Morales, criticaron el rumbo que está tomando la cumbre y al sistema capitalista que según ellos dio origen al cambio climático.
Imágenes de televisión mostraron a las fuerzas policiales golpeando a los manifestantes con bastones y dispersando a la multitud con gases lacrimógenos.
Hasta el momento, la policía detuvo a cerca de 100 manifestantes. Según David Shukman, otro de los enviados especiales de la BBC que se encuentra en las afueras del Bella Centre, el ambiente allí es tenso.
Con la llegada de más ministros y jefes de Estado a la cumbre las autoridades comenzaron a restringir el acceso de personas de la sociedad civil al centro de conferencias.
Miles de delegados de organizaciones no gubernamentales hicieron fila durante horas para ingresar al recinto, muchos sin éxito.

Voces latinoamericanas
En su primera intervención en el foro, el presidente venezolano acusó a los países ricos de "irresponsabilidad y falta de voluntad política para alcanzar un acuerdo". Asimismo, Chávez criticó al "destructivo modelo capitalista" que está perjudicando al planeta.
Dijo además que ninguno de los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) firmará un texto que "salga de la nada" y que no se corresponda con los textos acordados en las negociaciones.
"Si el clima fuese un banco", dijo Chávez, los gobiernos industrializados "ya lo estarían salvando", ironizó el presidente venezolano.
Sus críticas hallaron eco en el mandatario boliviano, Evo Morales, quien atribuyó el calentamiento global al modelo de desarrollo del sistema capitalista.
"Si queremos salvar a la Tierra y a la humanidad no tenemos otra alternativa que acabar con el sistema capitalista", sentenció Morales.

Renuncia
Además de las protestas, otros hechos causaron conmoción durante la octava jornada de la cumbre.
Para sorpresa de muchos, la presidenta de la cumbre, la ministra danesa del medio ambiente Connie Hedegaard presentó su renuncia y las autoridades informaron que el primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, ocupará su cargo.
La versión oficial es que el reemplazo se debe al "número sin precedentes" de mandatarios y jefes de Estado que están arribando a la cumbre, por lo que alguien de mayor nivel debía ocupar la presidencia de la cumbre.
Sin embargo, según el corresponsal de la BBC Rober Harrabin, hay dudas sobre esta explicación, pues no es ningún secreto que el primer ministro danés deseaba presidir la cumbre y que había gran tensión entre él y la ministra del medio ambiente.
Poco antes, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que que los países en desarrollo tendrán que ceder en sus aspiraciones de alcanzar un acuerdo sobre el dinero que deben pagar los países ricos para combatir el calentamiento global.
Sus declaraciones enfurecieron a más de una delegación de los países pobres, para los que el tema de la financiación para mitigar el impacto del cambio climático es mucho más importante que el de reducir sus propias emisiones.

¿Luz al final del túnel?
Las diferencias sobre lo que los países en desarrollo exigen y lo que el mundo occidental está dispuesto a pagar es uno de los mayores obstáculos de la cumbre.
Si a esto se le suma que quedan sólo tres días para llegar a un acuerdo global, muchos se preguntan si la reunión de Copenhague no está destinada al fracaso.
Según el corresponsal de la BBC Matt McGrath en lo que va de la cumbre -una semana y media- la atención de los negociadores se ha centrado más en cuestiones técnicas que en avanzar hacia la concreción de un acuerdo global.
Pese a que muchas preguntas aún no han encontrado respuesta, como qué aumento de la temperatura deber permitirse (¿1,5ºC o 2ºC?), o en qué porcentaje deben los países desarrollados reducir sus emisiones o si China debe aceptar que se verifique si está reduciendo o no sus emisiones, McGrath señala que es probable que la presencia de tantos líderes mundiales dé como resultado un acuerdo de alguna clase.
"Como comentó un observador", dice McGrath, "no hay algo así como un fracaso en la ONU, pero cuán sustancioso será este éxito, será el objeto de un intenso debate".

----------------------------------------------------------------------------------

Caos y tensión en la Cumbre de Copenhague

Fecha de Publicación: 16/12/2009
Fuente: ADN
País/Región: Internacional


El bloqueo de las negociaciones y desórdenes en los alrededores de los recintos de la cumbre reduce las expectativas de una clausura exitosa sobre la reducción de gases de efecto invernadero.
Los países en desarrollo acusaron a las naciones ricas de falta de voluntad para negociar un tratado que fije la financiación de medidas para combatir el cambio climático. El presidente venezolano, Hugo Chávez, arrancó los aplausos de la sesión plenaria al responsabilizar al "capitalismo" del cambio climático.
Afirmó que son los procesos "injustos" de la cumbre de Copenhague los que han provocado las críticas de los países en vías de desarrollo y que aquellos son un "reflejo de la dictadura imperialista mundial".
También acusó a los países ricos de "irresponsabilidad y falta de voluntad política" para alcanzar un acuerdo y criticó que el "destructivo modelo capitalista está erradicando la vida". Las peticiones para que las 192 delegaciones lleguen a un acuerdo justo y ambicioso en Copenhague se sucedieron durante el día por boca de distintos gobernantes y altos cargos, como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.
Barroso dijo que "hay que dejar atrás la retórica" y que "es menos caro proteger al planeta hoy que repararlo más tarde", al referirse al bloqueo de las conversaciones, pese a los esfuerzos del primer ministro danés, Lars Løkke Rasmussen, por relanzarlas ante la premura del tiempo.
En concreto, la Unión Europea apeló hoy a China y EEUU, los principales contaminantes del mundo, a asumir mayores compromisos para lograr el objetivo de la cumbre de Copenhague de limitar la subida de la temperatura a 2 grados centígrados para finales de siglo.
Por su parte, el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, también aprovechó la cita de Copenhague para preguntarse "dónde están las sanciones para los violadores del cambio climático", en alusión a los países industrializados.
"Cuando países escupen sus productos nocivos para su propio consumo, ¿no es esto una violación de los derechos humanos?", cuestionó el dirigente africano, denunciado por violaciones de los derechos humanos.
Tras cumplir la danesa Connie Hedegaard la formalidad de ceder la presidencia de la cumbre al primer ministro Rasmussen, los delegados de las naciones en desarrollo esperaban una mejora del clima en la capital danesa, porque consideran que la futura comisaria europea del Clima se había decantado demasiado hacia los países ricos.
Pero movimientos ecologistas como Oxfam Internacional apuntaban que con lo avanzado de la conferencia, a sólo dos días de la clausura, los únicos que pueden salvarla son los 119 jefes de Estado y de Gobierno que empezaron a llegar hoy a la cumbre.
A lo largo de las negociaciones, que empezaron el 7 de diciembre, el caballo de batalla de los debates ha sido la financiación a cargo de las naciones industrializadas de los daños causados por el cambio climático en el mundo en desarrollo.
Pero el ambiente se caldeó más hoy por un texto que hizo circular Estados Unidos en el que no aparecían las fechas en las que debe moverse la reducción de gases de efecto invernadero, lo que obligaría a partir de cero para negociar un tratado vinculante que fije cuotas y porcentajes concretos de los recortes.
A estas alturas, se daba por descartado un acuerdo vinculante en la cumbre, que ha atraído a 46.000 solicitudes de acreditaciones, de las que muchas se han denegado ya que el palacio de congresos Bella Center tiene un aforo máximo de 15.000 personas.
La conferencia ha estado acompañada de ruidosas manifestaciones a cargo de seguidores de organizaciones ecologistas de diverso signo que hoy fueron dispersados en los alrededores del centro por la policía danesa con gases lacrimógenos y gas pimienta, informó la agencia Efe.

----------------------------------------------------------------------------------

La ONU reduce a un tercio los observadores en Copenhague

Fecha de Publicación: 16/12/2009
Fuente: El País (España)
País/Región: Internacional


Se reducen de forma drástica las acreditaciones de las ONG ante del desbordamiento del centro de conferencias.- "Es importante que los políticos sientan la presión y ahora van a tener menos", dice una ecologista española. - De Boer admite la culpa en el caos organizativo
La solución encontrada por Naciones Unidas para evitar el colapso del centro de conferencias donde se celebra la Cumbre del Clima de Copenhague ha sido retirar acreditaciones a los observadores (ONG, sindicatos,...). Hoy se espera que sólo entren en el Bella Center un tercio de los observadores que contaban con credenciales, pero en los próximos días se restringirá mucho más su acceso. La ONU ya ha admitido su responsabilidad en el desaguisado organizativo.
El secretario de la Convención de Naciones Unidas contra el cambio climático, Yvo de Boer, ha asumido hoy la culpa por la falta de previsión ante la masiva afluencia, que ha dejado a miles de personas sin poder acceder al centro de convenciones: "Yo soy el culpable. No puedes meter un pie de la talla 44 en zapato de la talla 30. Tenemos un centro de convenciones en el que caben 15.000 personas y tenemos 46.000 personas [acreditadas] que quieren estar aquí. Eso es físicamente imposible e inseguro. Supongo que pudimos parar las acreditaciones, pero pensé que la gente entraría y saldría de la cumbre y que algunos estarían sólo una semana. Así que decidimos acreditar a todos aunque no les garantizamos que fueran a poder entrar". De Boer ha admitido el caos a la puerta del centro: "Sé que la gente lleva horas en la puerta de forma inapropiada. Estoy haciendo todos los esfuerzos que puedo para que la gente entre lo más rápidamente posible".
Este centro de conferencias en Copenhague tiene capacidad para 15.000 personas y las personas acreditadas llegan a las 45.000, algunas de las cuales esperaron ayer más de cinco horas en la calle sin poder entrar. La decisión tomada por los organizadores ha sido reducir los cerca de 21.000 observadores a 7.000, para seguir recortando hasta quedarse en menos de cien el viernes. En el caso de Greenpeace, por ejemplo, la delegación se reduce primero de 200 ecologistas a 50, y en los próximos días a sólo unos pocos. Lo mismo ocurre con la delegación del movimiento 350.org (el número de partes por millón que piden que no rebase la concentración de CO2 en la atmósfera), que de los 350 miembros en Copenhague van a quedarse en poco menos de 50.
La española Mar Asunción, de WWF, es una de las que tiene que salir, como otros 90 de su organización, aunque explica que irán rotando los pases para poder entrar de vez en cuando. "No estamos nada contentos de que hayan reducido a los observadores, nosotros somos el reflejo y la voz de la sociedad civil", comenta esta ecologista desde fuera del Bella Center, "es importante que los políticos sientan la presión y ahora van a tener menos presión".

Imprevisión en el Bella Center
Cuando hoy se repitan las largas colas en la puerta del centro de conferencias para acreditar a más gente -según los organizadores daneses, el más grande de Escandinavia-, pocos se explican por qué no se ha previsto esta situación antes. "Esto se sabía, estábamos inscritos desde hace mucho tiempo", lamenta Asunción, responsable de Cambio Climático de WWF España, que aun así no puede dejar de pensar en el avance de las negociaciones dentro del Bella Center. "Aquellos que veníamos a hacer un seguimiento de nuestros gobiernos no vamos a poder estar ahí de contínuo, pero de todos modos los números importantes de reducción son los de emisiones del acuerdo que se alcance aquí".
El boletín diario de las ONG (el ECO), también lamentaba esta mañana esta situación e invocaba a la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, donde se defiende la importancia de la participación de la sociedad civil. "Excluir a la sociedad civil no sería sólo incompatible con los principios de Naciones Unidas. Sería profundamente contraproducente para el espíritu de la conferencia y el valor práctico de sus resultados", se lee en el diario.

----------------------------------------------------------------------------------

La Cumbre sobre cambio climático encara su penúltimo día sin visos de acuerdo

Fecha de Publicación: 16/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


La cumbre sobre el cambio climático que se celebra en Copenhague encara su penúltimo día sin visos de un acuerdo, debido a las diferencias entre países industrializados, en desarrollo, y emergentes, sobre cómo combatirlo.
El secretario ejecutivo de la cumbre, Yvo de Boer, advirtió hoy de que las próximas 24 horas serán "cruciales" para el éxito o el fracaso de la reunión.
Entre mañana y el viernes llegarán los 119 líderes que asistirán a la cumbre, entre ellos el presidente de EEUU, Barack Obama, que junto con el primer ministro chino, Wen Jiabao, quien aterrizó hoy en Copenhague, son considerados dos figuras clave para desbloquear las conversaciones.
Dos de los protagonistas hoy en la cumbre fueron los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia, Evo Morales.
Chávez ocupó la tribuna para denunciar los procesos "injustos" de la Cumbre de Copenhague y dijo que son un "reflejo de la dictadura imperialista mundial".
Morales proclamó la "obligación" de defender los derechos de la Madre Tierra y señaló que el cambio climático es principalmente un "efecto" del modelo de desarrollo del sistema capitalista.
Mientras tanto, los grupos de trabajo prosiguen sus consultas informales contra reloj, para intentar limar las diferencias y presentar un texto consensuado a los líderes.
Los principales obstáculos son la demanda de los países isleños, los más amenazados por el cambio climático, de que se limite el aumento de temperatura hasta finales de siglo a 1,5 grados, frente a los dos grados previstos con respecto a 1900, así como las cifras de recortes de emisiones y la financiación para mitigar el calentamiento global y adaptarse a sus efectos.
La desconfianza también se ha instalado entre los países en desarrollo y emergentes, que acusan a los más ricos de intentar enterrar el Protocolo de Kioto, el único tratado existente sobre recorte de emisiones.
Ante la llegada de los líderes, la danesa Connie Hedegaard cedió hoy la presidencia de la cumbre al primer ministro Lars Løkke Rasmussen, aunque ella seguirá dirigiendo las consultas informales.
Los países en desarrollo habían criticado a Hedegaard, quien ha sido nombrada futura comisaria europea del Clima, de favorecer a las naciones más ricas en las conversaciones.
En las calles de Copenhague, los activistas ecologistas también fueron protagonistas de la jornada con un intento de asalto al "Bella Center" donde se celebra la cumbre, y fueron duramente reprimidos por la Policía que arrestó a más de 240 personas.

----------------------------------------------------------------------------------

Las diferencias entre los países pobres retrasan las negociaciones en Copenhague

Fecha de Publicación: 16/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


Las diferencias entre los países en desarrollo y emergentes pertenecientes al G-77 han retrasado las negociaciones de la Cumbre del Clima de Copenhague, que se encuentran en punto muerto, según fuentes de la delegación española.
A dos días del final de la cumbre, las negociaciones se han paralizado, aunque continúan las consultas informales de la Presidencia de la Cumbre, ahora en grupos de 25 países.
Precisamente ese cambio de formato, prerrogativa de la Presidencia, ha sido criticado por los países pobres, que temen que sus intereses no estén bien reflejados en la composición de los grupos.
El G-77 agrupa a países con intereses contrapuestos, que van desde los contrarios al acuerdo porque la situación actual les beneficia, hasta aquéllos para los que es vital frenar las emisiones, pues una subida de dos grados de temperatura puede situarlos al borde de la desaparición, según las fuentes.
No obstante, los países que tienen una postura más proclive al acuerdo intentan poner orden dentro del grupo convenciendo a los más reacios, agregaron las fuentes.
Esta cumbre pueda ser el detonante para romper el G-77, según algunos participantes.
La postura final de Estados Unidos y la posibilidad de que el presidente Barak Obama acuda mañana a Copenhague con una oferta ambiciosa de financiación es otra de las incógnitas de la cita danesa.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs