México dando el mal ejemplo con la COP13



Rumbo a la cumbre de Biodiversidad, México pone el mal ejemplo

Fecha de Publicación
: 16/11/2016
Fuente: Sin Embargo
País/Región: México


Nada más idílico que el caribe mexicano, sus aguas color turquesa, el calor tropical y la magia de la selva y qué mejor si esto podemos verlo al despertar desde una habitación con vista al mar. ¿Cuánto cuesta esto?
Más allá de la cantidad en pesos devaluados, el costo más alto es el ambiental. En la Riviera Maya, muchos hoteles buscan instalarse a lo largo de la playa para ofrecer a los turistas la postal perfecta desde la habitación, rompiendo el equilibrio ecológico.
Tal es el caso del Hotel Moon Palace en Puerto Morelos, Quintana Roo, donde pasar una noche cuesta alrededor de 10 mil pesos, aunque su construcción sobre la duna costera ha costado la erosión de la playa, lo que significa dejar a la zona costera más vulnerable ante impactos de fenómenos como huracanes.
Irónicamente, este hotel será sede de la décimo tercera Conferencia de las Partes (COP13) del Convenio Sobre la Diversidad Biológica que se realizará en sus instalaciones del 4 al 17 de diciembre, donde se reunirán representantes de más de 190 países para abordar temas como la conservación de la biodiversidad.
Para completar la ironía, el Área Natural Protegida de Isla Mujeres Punta Nizuc solicitó los permisos para instalar estructuras submarinas, como las del Museo Subacuático de Arte (MUSA) y lo obtuvo.
La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales aprobó la instalación de estas figuras pero como una ampliación del que ya existe hacia la zona del Moon Palace, pese a que se geográficamente se trata de otra Área Natural Protegida, el Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos.
Estas autorizaciones se dan entre irregularidades como que no se presentó una nueva Manifestación de Impacto Ambiental dado que se trata de proyectos distintos y Áreas Naturales Protegidas diferentes.
En total serán 324 estructuras que ocuparán una zona de 250 metros de largo por 5 metros de ancho. Actualmente se ha colocado sólo una fracción de las piezas (47) y la mayoría de ellas (42) están colocadas sobre pastos marinos con cientos de años de antigüedad, que para recuperarse tardarían entre 20 y 50 años.
Este proyecto tendrá un costo de 6 millones de pesos, dinero que saldrá de recursos públicos y beneficiará principalmente al Moon Palace, y un daño ambiental incalculable en términos de cuotas de carbono que estos pastos marinos dejarán de capturar al ser aplastados por las estructuras de concreto. Con qué cara, México podrá exigir compromisos internacionales a favor de la diversidad biológica, si en casa tiene mucho por hacer.
Nuestra biodiversidad necesita mayor y mejor protección, y esto comienza con algo tan elemental como que las Áreas Naturales Protegidas cumplan con el propósito para el que fueron diseñadas, proteger nuestro patrimonio natural por sobre los intereses particulares.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs