Luego del Acuerdo de París, el FMI propone medidas

El FMI propone medidas fiscales y financieras tras el Acuerdo de París

Fecha de Publicación
: 04/02/2016
Fuente: expansion.com
País/Región: Internacional


Unas semanas después la COP21, el FMI ha publicado un documento titulado Implicaciones Fiscales, Macroeconómicas y Financieras del Acuerdo de París.
El documento completo (45 páginas) puede verse en este enlace.
Analizan los impactos de un cargo al carbono, de los mercados de emisiones, el Fondo Verde para ayudar a los gastos de Adaptación en países especialmente vulnerables y el papel del Sector Financiero y de Seguros en un mundo afectado tanto por los daños de Adaptación como por las medidas de Mitigación que pudieran dejar billones de activos inservibles o enterrados.
Una traducción (a mi estilo) del Resumen Ejecutivo podría ser la siguiente:
1.- El Acuerdo París de Diciembre 2015 sienta las bases para un progreso significativo para resolver el cambio climático. Ahora debemos enfocarnos en cuestiones de implementación y desarrollo práctico del Acuerdo.
2.- Lo primero es la necesidad de reconocer y explotar el papel de las políticas fiscales para generar los incentivos adecuados para que países, empresas y consumidores materialicen los compromisos de reducción de emisiones enviados por 186 naciones en el Acuerdo. El corazón de este problema radica en una externalidad: Empresas y consumidores no pagan el daño ambiental causado por los gases invernadero de los procesos y productos que, aquellos producen y estos consumen. Esto quiere decir que es clave encontrar la forma de eliminar esa subvención implícita: Hay que gravar las emisiones de manera que se internalice ese coste al medio ambiente. Nada disruptivo, progresivo y en un largo período de varias décadas. Pero hay que empezar ya.
3.- También es crítico establecer un camino para que los mercados financieros colaboren en el proceso.
4.- La clave para reducir emisiones es gravarlas. Bien con impuestos directos a la emisión, bien con mercados de carbono (que deben ser diseñados como impuestos). Yo aquí recuerdo la necesidad de que estos sistemas sean fiscalmente neutros, es decir, que se devuelva lo recaudado a los ciudadanos. Claro que los gobiernos pueden empezar a necesitar recursos para hacer frente a la reparación de daños (adaptación) ...También pueden reducir deuda pública bien repagando, bien emitiendo menos deuda nueva (que es otra forma indirecta de devolver los fondos a los ciudadanos...).
5.- Puede parecer que esta medida solo puede establecerse si lo hacen todos los países. Es mejor, claro, pero hay una docena de países (Tabla 2, página 26) que ya llevan tiempo haciendo esto y, aunque no ha sido todavía la solución a nada, es el camino. En el estudio citan a Dinamarca, Francia, Islandia, Irlanda, México, Portugal, Suiza, Suecia, Finlandia, Noruega, Japón, Sudáfrica y el Reino Unido... Los sistemas son muy dispares y su cobertura también, pero no parece que hayan perdido competitividad industrial ni que sea imprescindible que lo haga toda la UE.
Es del propio interés de cada país proponer estas medidas unilateralmente, por los beneficios directos de hacerlo (menos muertes por mala calidad del aire, menor gasto sanitario por contaminación). Para cuestiones de pérdida de competitividad, sin duda ayudará un acuerdo internacional sobre este tema.
6.- Sistemas como estos establecerán señales de largo plazo para atraer financiación internacional a proyectos limpios en todo el mundo, especialmente, en países en desarrollo. Ponen especial énfasis en cargos a la aviación comercial y al transporte marítimo. Aquí surgen las prácticas casi piratas de las empresas de transporte marítimo que encontrarían con facilidad puertos de países no signatarios donde cargar combustible no gravado. Pero no sería fácil eludir estos recargos en el caso de buques de línea regular, de cabotaje y las lineas aéreas En todo caso, esta medida impulsaría la innovación en estos dos sectores que representan el 5% de las emisiones globales (toda España representa el 1%).
7.- En mercados financieros y de seguros se exigirá una transparencia cada vez mayor sobre la huella de carbono de las empresas. Tanto en sus propias emisiones como en la valoración de sus inversiones en activos que puedan quedar enterrados ("stranded assets"). Esa transparencia y pruebas de resistencia que acabarán por exigirse ayudará a asegurar estabilidad financiera durante la transición a una economía baja en carbono (paso previo para llegar a una economía SIN emisiones, objetivo final del Acuerdo de París, para antes de 2.100).
Ya solo falta que: (1) tengamos Gobierno y (2) haga algo al respecto....
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs