La UE negocia el paquete climático

La UE negocia los puntos más polémicos del paquete climático

Fecha de Publicación: 04/12/2008
Fuente: EFE
País/Región: Unión Europea


La preocupación en torno al coste que supondría aplicar las normas propuestas por la Comisión Europea (conocidas como el 20-20-20, porcentaje de reducción de emisiones, eficiencia energética y uso de renovables para 2020) es el principal punto de tensiones entre los Veintisiete, en especial en el contexto de crisis actual.
El ministro de Ecología de Francia y de turno del Consejo, Jean-Louis Borloo, instó hoy a los países de la UE a confirmar estos ambiciosos objetivos, que ya fueron considerados vinculantes en primera votación durante la presidencia de turno alemana de 2007.
"La UE debe seguir liderando la lucha contra el cambio climático, si no, habríamos fracasado. La historia contemplará en el futuro que hoy estamos en una encrucijada", defendió hoy en una comparecencia ante el Parlamento Europeo antes de participar en la reunión ministerial.
Recalcó que algunos estados "tendrán la tentación de renunciar al reto" por la crisis económica y a la espera de una nueva administración en EEUU, pero advirtió de que "si no actuamos hoy, mañana costará el doble y entraremos en la vía de lo insostenible y lo insoportable".
Ante la proximidad del Consejo Europeo que debe votar el plan la semana que viene, todo indica que los países mantendrán su posición actual hasta esa última cita, en la que necesitarán llegar a un acuerdo por unanimidad para aprobar las medidas.
Al encuentro de hoy acude la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, quien comentó a su llegada a la sede del Consejo de la UE en Bruselas que "espera" que España no se vea perjudicada en las negociaciones y consideró que "hay flexibilidad" para fijar las condiciones del acuerdo.
Espinosa se mostró confiada en que los ministros alcancen hoy un compromiso sobre las cuestiones clave aún pendientes, pero admitió que también "es posible" que eso no ocurra y que haya que esperar al voto de la semana que viene en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno.
La ministra esperó que, aunque los Veintisiete estén dispuestos a mostrar flexibilidad, logren una solución en relación al sistema de subasta de derechos de emisión, al que ponen objeciones algunos países, que no afecte negativamente a España.
"Todo depende de cómo se presenten los porcentajes y márgenes que se le den a los nuevos estados miembros", precisó Espinosa.
Hasta ahora los gobiernos nacionales concedían esos derechos de emisión de manera gratuita, pero la CE quiere que a partir de 2013 haya que pagar para conseguirlos (dinero que ingresaría cada país en sus arcas públicas).
Según la propuesta de Bruselas, el 90 por ciento de los derechos de emisión se distribuiría entre los Veintisiete en proporción a los niveles de emisiones registrados en 2005.
El 10 por ciento restante se dividiría en función del PIB per cápita, como mecanismo de solidaridad, de manera que los que más recibirían serían los países pobres.
Reino Unido es un gran detractor de este 10 por ciento; mientras que países como Polonia querrían ver la solidaridad aumentada.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs