EE.UU. no quiere reducir las emisiones

Bush propone que EEUU no reduzca sus emisiones de carbono hasta 2025

Fecha de Publicación: 19/04/2008
Fuente: La Flecha
País/Región: Estados Unidos


El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha anunciado un nuevo plan de reducción de emisiones de carbono. Según los nuevos objetivos, el actual aumento anual de los gases de efecto invernadero iría menguando progresivamente, hasta alcanzar una reducción de los gases emitidos de aquí a unos 10 o 15 años, con 2025 como fecha tope. Es la primera vez que EEUU establece un objetivo de este tipo a medio plazo, pero la propuesta aporta escasas ideas sobre cómo conseguir este objetivo y no ha tardado en suscitar las críticas.
EEUU se encuentra entre los mayores emisores de dióxido de carbono, uno de los motores del efecto invernadero y, por ende, del cambio climático. Sin embargo, Bush se ha opuesto a establecer límites obligatorios a estas emisiones, argumentando que dañarían a la economía estadounidense y citando a otros grandes contaminadores, como China e India.
"Para alcanzar nuestro objetivo en 2025, necesitaremos ralentizar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector energético hasta alcanzar un pico de aquí a 10 ó 15 años, y después reducirlas", según puede leerse en un fragmento del esperado discurso. Bush ha anunciado sus planes este miércoles por la tarde, aunque su discurso se filtró horas antes a la prensa estadounidense.
Para cumplir este objetivo, dice Bush, bastará con aplicar en las actividades industriales las leyes ya existentes en el país y adherirse a algunas iniciativas, entre las que se destaca la potenciación de la energía nuclear. "De esta manera, lograremos reducir las emisiones en el sector energético muy por debajo de lo que se proyectaba que iban a ser" en 2002, explica.
Las primeras críticas ya han aparecido: "Si es verdad que la propuesta del presidente permitiría incrementos en la contaminación del país para los próximos 17 años, entonces no es un plan. Es una broma", ha dicho la senadora demócrata Barbara Boxer, que dirige el Comité del Senado para Medioambiente.

Una propuesta tímida
"No es nada ambicioso. Como es habitual, suena a negocios", ha declarado un responsable europeo de medio ambiente. Precisamente, Bush se ha mostrado en contra de "exigir recortes de emisiones drásticos y repentinos" argumentando que pueden perjudicar la economía y, en cambio, "no tienen posibilidad de lograrse". El presidente rechaza asimismo nuevos impuestos, abandonar la energía nuclear y más barreras comerciales.
"El mejor camino es fijar metas realistas para reducir las emisiones de manera consistente con los avances en la tecnología, al tiempo que aumentamos nuestra seguridad energética y nos aseguramos de que nuestra economía siga prosperando y creciendo", declaró.
Bush está en contra "exigir recortes de emisiones drásticos y repentinos" que podrían afectar a la economía
Paradójicamente, la tímida propuesta de Bush (que abandonará la Casa Blanca en enero) sólo ofrece principios generales, como centrarse en la industria energética.
"El presidente está dando un Ave María a los contaminadores en un desesperado esfuerzo por aplazar cualquier acción significativa contra el cambio climático", ha dicho Carl Pope, director de Sierra Club, una organización en defensa del medio ambiente.
Las pretensiones de reducción de gases establecidas por el Gobierno de Bush contrastan con los mucho más ambiciosos objetivos barajados en las últimas cumbres internacionales, en especial la de Bali y quedan lejos de los objetivos de europeos o el comité de expertos de Naciones Unidas sobre el tema (IPCC).
La Unión Europea tiene previsto para 2020 cortar las emisiones un 20%, con respecto a los niveles de 1990. El recorte ascendería al 30% si otros países ricos se compromenten a hacer lo propio.
Cuando Estados Unidos negoció el Protocolo de Kioto, que después no ratificaría, se comprometía a reducir un 7% sus emisiones respecto a las cifras del año 1990.
Los defensores del medioambiente confían ahora en que, con el próximo presidente, Washington se erija en líder para crear el sucesor del Protocolo de Kyoto, que expira en 2012.
Los tres aspirantes a suceder a George W. Bush (John McCain, Hillary Clinton y Barack Obama) han hecho propuestas climáticas más ambiciosas que las de Bush, que por ejemplo incluyen un sistema de intercambio de cuotas de emisiones similar al de la Unión Europea.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs