El dilema de la minería

El dilema de la minería

Fecha de Publicación: 25/03/2008
Fuente: Hoy (Ecuador)
País/Región: Ecuador


Sin duda, el Ecuador tiene un potencial minero que fácilmente puede reemplazar y duplicar sus ingresos por concepto de exportaciones petroleras, pero, para recorrer ese camino, el Gobierno necesita arriesgar algo de popularidad, porque sin duda lo confrontará con movimientos sociales como la Confederación de Nacionalidades Indígenas.
Según la Cámara de Minería, las reservas, solo las probadas, alcanzan los $221 000 millones. El cobre, el oro y la plata son las estrellas.
Solo Aurelian Ecuador, una compañía canadiense, anunció a fines del año pasado que había descubierto las reservas más grandes de oro y de plata que se hayan visto en el mundo.
En total, según esa empresa, en la vertiente de la Cordillera del Cóndor, en la provincia de Zamora Chinchipe, existen 13,7 millones de onzas de oro y 22,4 millones de onzas de plata.
Varias empresas, sobre todo canadienses, han desembarcado en el país con la intención de invertir en la minería, pero todo el sector sigue en etapa de exploración, porque el Gobierno aún no encuentra un modelo de contrato equitativo que beneficie al Estado.
Por un lado, las inversionistas privadas reclaman quedarse con el 90% de las regalías después de los impuestos, lo que, según la Cámara de la Minería, significa dejar al Estado el 50% de lo que generaría el sector, si se incluye, además de los impuestos, las plazas de empleo, las inversiones en el país y la cooperación con los gobiernos locales.
La Subsecretaría de Minas, por su lado, sigue puliendo una ley de consenso con los diferentes actores, por lo que continúa en el período de información y promoción sobre los beneficios de explotar el sector.
Mientras tanto están paradas 4 000 concesiones mineras que, según el Gobierno, no pagan regalías. Esas concesiones representan 2,8 millones de hectáreas, que equivalen al 10% del territorio ecuatoriano. Esa medida, por lo pronto, ha servido para apaciguar a las comunidades locales que han enfrentado a las empresas, a las que acusan de dañar el ambiente, con el auspicio de varias organizaciones no gubernamentales.
Sin duda, las inversiones que necesita el sector son millonarias, porque toda explotación debe afectar lo menos posible al entorno natural.
Basta mirar lo que pasó en Nambija, en Morona Santiago, donde la explotación minera artesanal ha cobrado varias vidas y ha convertido a esa zona en una tierra llena de huecos y ahora casi desolada, donde la mayoría de la población no ha logrado salir de la pobreza. Por eso es urgente que tanto el Gobierno como la empresa privada lleguen al mejor acuerdo para que el país sea el beneficiado.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs