Hasta las áreas protegidas son impactadas por el hombre



Un tercio de las áreas protegidas del mundo siente igual el impacto del hombre

Fecha de Publicación
: 22/05/2018
Fuente: La Voz del Interior (Argentina)
País/Región: Internacional


Científicos determinaron que a pesar de estar cubiertos por alguna figura legal, estas regiones reciben presiones humanas como la agricultura, ganadería y los caminos. Señalan que la clave es contar con recursos para resguardar estos ambientes naturales.
Desde 1992, la superficie global de áreas naturales protegidas se ha duplicado y ya cubre cerca del 15% de todo el planeta.
Sin embargo,  la tala, la minería, la agricultura, las carreteras y los poblados están dañando estas reservas.
Un estudio, que se publica este jueves en la revista Science, revela que 3,7 millones de kilómetros cuadrados de las áreas protegidas, es decir el 32,8 por ciento, están muy degradadas por la presión humana
En tanto, otro 42 por ciento no parece tener actividades humanas que perjudiquen.
Solo el 10 por ciento está completamente libre de amenaza, pero son zonas remotas a gran altitud en Rusia o Canadá.
“Una vez que se producen actividades humanas significativas en el interior de un área, se destruye cualquier hábitat del que dependen las especies en peligro. Estas actividades también permiten que las especies invasoras entren fácilmente en el sistema", dice el investigador James Watson, autor del estudio.
Watson trabaja en la Wildlife Conservation Society y la Universidad de Queensland en Australia.
Las áreas protegidas de Asia, Europa y África fueron las más afectadas por encontrarse en lugares con poblaciones humanas masivas.

Efectos humanos
Para realizar este trabajo, los autores utilizaron el mapa de la huella humana actualizado recientemente que cartografía ocho presiones sobre el ambiente con una resolución de un kilómetro cuadrado.
Estas presiones son centros urbanos, agricultura intensiva, tierras de pastoreo, densidad de población humana, luces nocturnas, carreteras, vías férreas y canales navegables.
Según el trabajo, las áreas protegidas designadas después de 1993 tienen menor grado de presión que las que se establecieron antes.
Los científicos sugieren que una de las razones por las que las zonas pasaron a ser protegidas más recientemente es que tenían baja presión humana.
Sin embargo, las áreas con políticas de conservación más estrictas parecen estar haciendo un buen trabajo, incluso cuando hay una alta densidad humana.
“Lugares como el Santuario de Vida Silvestre Keo Seima en Camboya y la Reserva Niassa en Mozambique están demostrando la capacidad de detener estas presiones en circunstancias donde las presiones son inmensas. Estos lugares son efectivos porque cuentan con los recursos necesarios”, apunta Watson.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs