Cumbre de Copenhague: reporte del 9º día






Los bosques tampoco están a salvo en Copenhague

Fecha de Publicación: 15/12/2009
Fuente: Prensa Latina
País/Región: Internacional


Las iniciativas para frenar la deforestación y proteger las selvas del mundo tampoco están a salvo en la Cumbre sobre Cambio Climático de Naciones Unidas, empantanada en diatribas entre Norte y Sur.
Si difícil han resultado las negociaciones para una reducción sustancial de las emisiones de CO2 y más aún con respecto a la financiación de los países ricos al problema, la deforestación quedó relegada a un plano inferior.
Las frases que pedían reducir la deforestación en 50 por ciento para el 2020 fueron retiradas del texto en debate y el documento sólo menciona el financiamiento, sin explicar cuanto correspondería a las naciones concernidas de América Latina, Asia y Africa.
El filipino Antonio Gabriel La Viña, el negociador que encabeza las conversaciones sobre las selvas y autor del borrador más reciente, minimizó los cambios y dijo que eran una solución entre quienes desean metas más ambiciosas y los que no.
Por su parte, la ex ministra de Medio Ambiente y precandidata presidencial brasileña del Partido Verde (PV), Marina Silva, manifestó temores ante el predominio de los intereses económicos en la región amazónica en los planes contra la deforestación.
Las iniciativas de Reducción de Emisiones de la Deforestación y Degradación (REDD) de las Naciones Unidas son una herramienta, pero principalmente deben ayudar al cambio del modelo de desarrollo para la reducción de emisiones de CO2, opinó Silva.
En una mesa redonda durante la COP15 que terminará el próximo viernes, la ecologista apuntó que las poblaciones afectadas deberían verse beneficiadas por mecanismos de desarrollo limpio y por un sistema mixto de financiación.
Durante la jornada, caracterizada por el caos interno y en el exterior del palacio de congresos Bella Center, los países africanos con el respaldo del G77 más China, paralizaron los debates a partir de su disgusto con la presidencia del evento.
Finalmente, volvieron a las deliberaciones al obtener garantías de que habrá dos decisiones en el acuerdo final, una bajo el Protocolo de Kyoto y otra bajo la Convención de la ONU sobre el cambio climático.

----------------------------------------------------------------------------------

Represión policiaca roba cámara durante la cumbre climática en Copenhague

Fecha de Publicación: 15/12/2009
Fuente: La Jornada (México)
País/Región: Internacional


Este domingo fue día de pausa en los trabajos de la 15 Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático (COP15) en Copenhague. No fue así para los miles de asistentes y miembros de la sociedad civil que se reúnen en estos días en la capital danesa. Las actividades del KlimaForum09 (KF09) retomaron el ritmo habitual después de la parcial suspensión del sábado para la participación en la exitosa marcha internacional.
Al mismo tiempo, hubo dos iniciativas paralelas pero coordinadas: una en el centro de la ciudad, frente al Ministerio de la Agricultura, organizada por Vía Campesina; la otra, en la extensa área del puerto de Copenhague, bajo el lema "Golpea a la producción". En ambas, la policía intervino, en momentos de manera extrañamente abusiva y nerviosa, causando un impreciso número de detenidos.
Así, el tema de la represión policíaca se impuso otra vez en discusiones y debates entre los participantes en las acciones de protesta. Tras tres días de intensas intervenciones de las fuerzas del orden, los manifestantes no sólo se ocupan de liberar a los cientos de presos, sino reflexionan acerca del real respeto al derecho al libre tránsito y manifestación en la ciudad.
Alrededor del mediodía, cientos de integrantes de Vía Campesina se reunieron frente a las instalaciones del Ministerio de la Agricultura danés, mismo que se encuentra a pocas calles de la céntrica plaza municipal. Rodeados por otros cientos de manifestantes solidarios y por mucha gente que ahí se encontraba, los militantes realizaron un llamativo performance de la relación entre campesinos y tierra, y entre los dos y la industria agroalimentaria multinacional, señalada como culpable de la actual situación de los agricultores y como corresponsable del calentamiento global.

Agricultura sustentable, la alternativa: UNORCA
Alberto Gómez, de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), grupo perteneciente a Vía Campesina, comentó: "El gobierno de México justifica lo que ocasiona la producción industrial de cerdo, como por ejemplo Granjas Carroll, es decir, los daños ambientales que provoca. El gobierno actúa en contra de los intereses de los campesinos, pero también de la sociedad en su conjunto, pues esto favorece el hecho de que México sea un país trasnacionalizado".
Gómez agregó que "por parte de la organización hubo contactos y pláticas con representantes de otros gobiernos, sobre todo los pertenecientes al G-77". Sin embargo, explica el militante campesino originario de Michoacán, "lo que sucede adentro (en la COP15) es que hay un bloque de países que quiere borrar todo lo de Kyoto y replantear las negociaciones. Nosotros vamos más allá, pues no son una solución la agricultura industrial, los transgénicos, los agrocombustibles; ésas son falsas soluciones, como lo es también la labranza cero, pues ese sistema prevé un uso intensivo de químicos que agreden a la tierra, la empobrecen".
Por el contrario, sostiene Gómez, "nuestra propuesta de agricultura sustentable es la alternativa y contribuye a frenar el calentamiento global, inclusive lo podría enfriar". La propuesta de Vía Campesina, entonces, es contraria al actual sistema agroindustrial: "cultivos y producción agrícola para las comunidades, con comercio local nada más. Los habitantes consumen cerca de donde se produce, evitar los largos traslados".
Concluye resumiendo la situación en México: "En el actual contexto de crisis, un país que no es capaz de producir los alimentos que necesita es un país débil, sujeto a presiones, un país dependiente".

La "democracia de la obediencia"
Terminada la movilización de Vía Campesina, una marcha improvisada cruzó las pocas calles que separan la sede del Ministerio de la Agricultura de la del KF09. Alegre y ruidosa, la pequeña marcha avanzaba cuando, en un operativo evidentemente improvisado, la policía detuvo, frente a las miradas incrédulas de los asistentes, a 10 manifestantes.
Ese episodio indignó a los presentes, pero no provocó mayor sorpresa, pues en estos días las detenciones de manifestantes son constantes y arbitrarias en prácticamente toda la ciudad. Es suficiente andar con apariencia sospechosa en la calle y tener la suerte de cruzar uno de los numerosos bloqueos policiacos para ser arrestado y llevado a la mal afamada cárcel-granja. El sábado se concluyó con mil detenciones, pues a las 400 de la marcha se fueron sumando otras más, realizadas tanto después de la magna manifestación internacional como en la protesta organizada esa misma noche en solidaridad con los presos anteriores.
Este domingo también se realizaron otras 200 detenciones con lujo de violencia durante la protesta Golpea la Producción, en la que unos 500 manifestantes caminaron hacia el puerto de Copenhague. Marcharon medio kilómetro antes de que la policía "se cansara y se nos lanzara encima", narra uno de los manifestantes. "Nos hicieron sentar y tras media hora de tenernos ahí, nos preguntaron quiénes querían manifestarse más." Y todavía sin creerlo él mismo, cuenta: "Los que levantaron las manos fueron llevados directamente a la cárcel; los demás fuimos revisados con cierta rudeza".
La noche del sábado, el jefe de la policía de Copenhague, Per Larsen, interrogado por los periodistas con respecto al elevado número de detenciones, ofreció disculpas por los casos de los muchos inocentes, primero arrestados y luego de seis horas liberados sin cargos. "Al momento del arresto no podemos saber quién es culpable", explicó.

----------------------------------------------------------------------------------

Copenhague progresa "muy lentamente"

Fecha de Publicación: 15/12/2009
Fuente: BBC Mundo
País/Región: Internacional


Según de Boer los avances hasta el momento no han sido suficientes.
Las negociaciones en la cumbre de Copenhague están progresando muy lentamente, advirtió el secretario de la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático.
Yvo de Boer dijo que todavía quedaba por hacer "una enorme cantidad de trabajo" antes de que se pueda firmar un acuerdo final.
"Durante la última semana hemos visto progreso en diversas áreas, pero no lo suficiente. Todavía queda mucho trabajo por hacer y temas que cubrir para que esta conferencia ofrezca los resultados que la gente espera", manifestó el funcionario.
De Boer hizo estas declaraciones en momentos en que cerca de 120 jefes de Estado y gobierno están llegando a la etapa final de la Cumbre de Cambio Climático en Copenhague, que tiene como objetivo sellar un acuerdo que ponga freno al calentamiento global.
Después de trabajar durante toda la noche del lunes –luego de que las negociaciones se vieran interrumpidas durante cinco horas por desacuerdos entre los países en desarrollo y las naciones desarrolladas- los delegados lograron resucitar las conversaciones que estuvieron muy cerca de colapsar.
Pese a que se ha resumido el diálogo, aún queda mucho por resolver en los últimos tres días de la cumbre para que se llegue a firmar un acuerdo y, según Matt McGrath, uno de los corresponsales de la BBC en Copenhague, la discusión se ha estancado en cuestiones técnicas que no hacen sino reflejar las profundas divisiones entre los países ricos y los países pobres.
Por esta razón, muchos confían en que la llegada de líderes y jugadores internacionales clave -como el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el primer ministro británico Gordon Brown y el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, entre otros- inyecte un sentido de urgencia al encuentro.
Dos carriles

Manifestantes
Tras la interrupción del lunes, los organizadores de la conferencia decidieron aceptar la exigencia del bloque G77/China que instaba a mantener dos canales de conversación en paralelo.
Un grupo, liderado por Alemania e Indonesia, se dedicará entonces a examinar mayores recortes de las emisiones de CO2 por parte de las naciones desarrolladas, tal como detalla el Protocolo de Kioto.
Mientras que otro grupo, encabezado por el Reino Unido y Ghana, se concentrará en cómo financiar a largo plazo proyectos en países pobres para mitigar el impacto del cambio climático.

China vs. EE.UU.
La creación de un fondo para financiar ayuda a los países más pobres es uno de los puntos contenciosos entre China y Estados Unidos.
China –el mayor emisor de CO2 del mundo, seguido por EE.UU.- es aún considerado un país en desarrollo. Por esta razón sería un candidato a recibir dinero del fondo.
Esta situación ha causado revuelo en el Senado estadounidense y los negociadores de ese país en la cumbre han manifestado que no están dispuestos a darle a China –el mayor acreedor de deuda pública estadounidense con US$800.000 en bonos- un solo centavo.
Pero según le dijo un funcionario chino de alto rango a la BBC, China tampoco está dispuesta a aceptar ni un solo dólar estadounidense para este propósito.
Hasta el momento, la distancia entre estos dos países parece difícil de zanjar: EE.UU. no quiere ayudar con fondos a uno de sus principales rivales económicos y China, por otra parte se niega a cumplir con la petición de EE.UU. de que un organismo internacional verifique si China está o no reduciendo sus emisiones.
Habrá que ver si en los próximos días los líderes reunidos en la cumbre lograr salvar ésta y otras diferencias.

----------------------------------------------------------------------------------

La presidenta de la Cumbre de Copenhague reconoce que las negociaciones están complicadas

Fecha de Publicación: 15/12/2009
Fuente: ADN
País/Región: Internacional


La danesa Connie Hedegaard, admitió hoy que "aún hay muchos obstáculos" en las negociaciones dirigidas a forjar un nuevo acuerdo para la reducción de emisiones contaminantes.
Después de un día de desencuentros entre representantes de los países ricos y pobres, intentan conciliar posturas de cara a un futuro acuerdo para mitigar las consecuencias del calentamiento climático. Ayer, se interrumpieran las negociaciones con el bloque africano, molesto por la actitud de los países ricos, Hedegaard manifestó que las próximas 48 horas "serán críticas" para que la cita de Copenhague "sea un éxito".
En tanto, el secretario ejecutivo de la cumbre, Yvo de Boer, reconoció que "lleva tiempo" poner de acuerdo a 192 países que incluyen a islas del Pacífico "que pueden desaparecer si sube el nivel del mar", productores petrolíferos "que temen por su economía", naciones ricas "que no quieren perder empleo" y emergentes "que quieren erradicar la pobreza", informó la agencia Efe.
Hedegaard rebatió las críticas vertidas por algunos países en desarrollo que han acusado a la presidencia de fomentar procesos de discusión "antidemócraticos" y "poco transparentes" por conducir las negociaciones con un grupo de cincuenta ministros del Medio Ambiente.
Insistió en que los ministros, reunidos en Copenhague desde el fin de semana, son un "grupo representativo" del conjunto de las 192 delegaciones, incluido el llamado G77, los países no alineados, las islas del Pacífico y el grupo de los Países Menos Desarrollados (LDC, por sus siglas en inglés). En tanto, explicó que los dos grupos de trabajo de la cumbre tienen hasta última hora de hoy para redactar sendos borradores de acuerdo, que serán debatidos en la sesión plenaria de mañana.
Los ministros de 192 países reanudaron hoy en Copenhague los contactos en la Cumbre del Cambio Climático, tras un día de desencuentros entre representantes de los países ricos y en desarrollo para forjar un acuerdo que regule las emisiones de gases de efecto invernadero.
Según el programa oficial, esta tarde se reanudará la sesión plenaria para dar paso a la ceremonia de alto nivel de la conferencia, en la que participará el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon.
Los distintos grupos de trabajo negociaron durante la pasada noche para tratar de acercar posiciones sobre la reducción de las emisiones hasta el años 2050 y las fórmulas de financiación a los países pobres para mitigar los efectos del cambio climático.
Tras un día de infarto ayer, con un claro enfrentamiento entre el mundo desarrollado y en desarrollo, la presidenta de la cumbre, Connie Hedegaard, ha formado varios grupos de trabajo con miembros de ambos grupos para intentar conciliar posturas.
A su vez, Hedegaard hizo alusión a las críticas de los países menos desarrollados, que acusan a las naciones ricas de querer "matar" el Protocolo de Kioto -que obliga a esas últimas a fijar objetivos vinculantes sobre reducción de emisiones-, en virtud de un nuevo acuerdo que incluya a los emergentes y a EEUU, que no firmó el documento.
Elogió la labor desarrollada por los ministros como "un buen paso adelante" en el proceso de diálogo y añadió que la actitud tajante mostrada por muchas delegaciones de los países en desarrollo ante la prensa "no se corresponde con el espíritu que reina" en las negociaciones.
"Hemos visto progresos significativos en los últimos días, pero no es suficiente. Queda aún un enorme terreno que cubrir si queremos alcanzar un acuerdo ambicioso", apuntó De Boer, quien instó a las delegaciones a proponer "ideas innovadoras" que conduzcan a un consenso.
De Boer rechazó las críticas recibidas por la presidencia danesa y consideró que "se ha hecho todo lo posible para fijar las condiciones necesarias que permitan alcanzar un acuerdo" entre los 192 países.
"Ahora es el momento de que los líderes, que empezarán a llegar a Copenhague esta noche, consigan alcanzar un acuerdo", indicó. De Boer asumió la responsabilidad por el caos organizativo en los accesos que la cumbre vive desde ayer, tras la llegada de las delegaciones ministeriales.
La ONU acreditó a unas 46.000 personas, de las que sólo 15.000 pueden acceder al Bella Center, sede de la conferencia, por motivos de seguridad. Desde hoy, las ONG han sufrido restricciones para acceder al palacio de congresos y, según De Boer, las limitaciones se mantendrán en los próximos días. "Vamos a poner especial énfasis en que puedan acceder a la cumbre los representantes de los distintos gobiernos, para poder asegurar que haya un acuerdo al final de la semana", agregó.

----------------------------------------------------------------------------------

La cumbre de Copenhague trabaja sobre un borrador de financiación entre fuertes presiones

Fecha de Publicación: 15/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


La cumbre de Copenhague trabaja hoy con un borrador para financiar los efectos del cambio climático en los países pobres mediante un fondo gestionado por un mecanismo aún por designar, en medio de fuertes presiones para lograr un acuerdo concreto antes de su clausura, el próximo viernes.
El documento, que circulaba en la conferencia, no contenía cifras ni porcentajes y subrayaba que el nuevo fondo "respaldará proyectos, programas, medidas y otras actividades" para mitigar los efectos del cambio climático, así como transferencia tecnológica para ello.
El mecanismo "deberá proporcionar acceso efectivo, simplificado y mejorado a los recursos financieros en el momento adecuado, incluido el acceso directo", apuntaba el texto.
Sin embargo, no precisaba el monto que deberá ser transferido a los países receptores, la manzana de la discordia de esta cumbre y motivo de un serio enfrentamiento entre los Estados ricos y las naciones en desarrollo encabezadas por el grupo G77 de no alineados.
José Antonio Hernández de Toro, portavoz de Oxfam Internacional, comentó al respecto que al texto le faltan los porcentajes y cantidades, que deberán establecer los ministros de Medio Ambiente cuanto antes para que los jefes de Estado y de Gobierno, que comenzaron a llegar hoy a Copenhague, puedan refrendarlo.
Hernández de Toro criticó también que en el borrador no aparezca la naturaleza jurídica sobre la que debe apoyarse la financiación destinada a la mitigación y adaptación al cambio climático.
La presión para alcanzar un acuerdo, tras haber llegado ya algunos de los 110 jefes de Estado y de Gobierno, crecía por momentos, mientras los grupos de trabajo se reunían para buscar un consenso, dificultado aún por las enormes divergencias entre los países ricos y pobres sobre las medidas contra el cambio climático.
Por la tarde se suspendió hasta nuevo aviso un pleno para analizar la tareas del Protocolo de Kioto, el documento vigente hasta 2012 que regula las emisiones de gases de efecto invernadero para 37 países industrializados y que las naciones en desarrollo quieren que tenga alcance global.
Para apoyar las reivindicaciones sobre un acuerdo vinculante en Copenhague que estipule cuotas globales de emisiones, las manifestaciones se sucedieron por cuarto día consecutivo en la capital danesa con un nuevo total de más de 1.300 detenidos, que en su gran mayoría fueron puestos ya en libertad.
Entre ellos estaba el portavoz de Climate Justice Action (CJA), el alemán Tadzio Müller, que fue detenido hoy por la Policía a la salida de una rueda de prensa en el Bella Center, donde se celebra la conferencia, por estar considerado como uno de los cerebros de las ruidosas protestas contra el cambio climático.
Desde la inauguración de la cumbre, el 7 de diciembre, Copenhague se ha convertido en un continuo desfile de personalidades, como el ex presidente de EEUU Bill Clinton y su vicepresidente Al Gore; el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, o el arzobispo de Sudáfrica, Desmond Tutu.
El primer líder político en llegar fue el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, que precedió al príncipe Carlos de Inglaterra, quien debía ser seguido hoy mismo por el primer ministro británico, Gordon Brown.
Para la próxima madrugada se espera al presidente de Brasil, Luiz Inázio Lula da Silva, y su colega boliviano, Evo Morales, que participarán mañana en la cumbre, junto con el mandatario mexicano, Felipe Calderón, y los jefes de Estado venezolano, Hugo Chávez, y colombiano, Álvaro Uribe.
En un simbólico acto organizado por la Audiencia Climática Internacional, el arzobispo Desmond Tutu y la ex presidenta irlandesa Mary Robinson publicaron un veredicto global sobre el coste humano del cambio climático.
En la sentencia, organizada por Oxfam Internacional, Robinson afirmó que el cambio climático "está minando los derechos humanos en una proporción sin precedentes".
Desmond Tutu recurrió a su propia experiencia del cambio climático e hizo un llamamiento a los líderes del mundo para que no hagan oídos sordos a las voces de los más vulnerables.
"Yo también estoy aquí ante ustedes como testigo. He visto con mis propios ojos los cambios que ha sufrido mi país, Sudáfrica. El Cabo del Sur ahora mismo está experimentando la peor sequía que se recuerda. No hay suficiente comida. Queda muy poca agua. La situación se hace más y más desesperada", explicó el arzobispo.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs