La red vial europea acorrala a su fauna



La fauna salvaje de Europa, acorralada por las carreteras

Fecha de Publicación
: 14/07/2016
Fuente: El Mundo (España)
País/Región: Europa


La construcción de carreteras y líneas férreas se considera un indicador de progreso. Las infraestructuras de transporte permiten a los ciudadanos una mayor movilidad al comunicar mejor los núcleos poblaciones, pero también están acorralando a las especies de animales salvajes que viven en esas zonas.
Lo demuestra un nuevo estudio publicado esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), liderado por investigadores españoles del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). "Por un lado se producen más atropellos pero también hay animales que evitan estar en el entorno de la carretera. Por otro lado, puede ocurrir que el entorno se degrade y dejen de usarlo. O que produzcan un efecto barrera, es decir, que los animales no la crucen lo que, a la larga, puede ocasionar aislamiento y pérdida de diversidad genética", enumera Aurora Torres, investigadora del Departamento de Ecología Evolutiva del MNCN y autora principal.
"Al medir las infraestructuras llegamos a la conclusión de que están por todas partes. En Europa la mitad del territorio no urbanizado está a menos de 1,5 km. de distancia de la infraestructura de transporte más cercana", señala la científica en conversación telefónica.
La investigación ofrece un mapa europeo del impacto de las infraestructuras de transporte, aunque los datos más detallados son los de España pues han incluido también las edificaciones y han usado una base de datos cartográfica más precisa. Nuestro país es, por cierto, uno de los que mejor salen parados en el contexto europeo.
Ocupa el puesto 29 de 36 países en el ranking elaborado con las distancias medias a la infraestructura de transporte más cercana. La peor situación para los animales salvajes según este criterio se da en Bélgica, Luxemburgo y Holanda (encabezan ese listado), mientras que es más favorable en Islandia, Noruega y Estonia.
Las zonas remotas son muy importantes para la conservación de especies salvajes, y éstas están desapareciendo hasta el punto de que ya prácticamente no es posible establecer zonas de control para observar su comportamiento. "En el caso de los mamíferos, en el 97,9% del territorio español hay efectos notables de las infraestructuras, es decir, sólo quedaría un 2,1% libre de sus efectos. En el caso de las aves, el área de influencia es de un 55%, así que un 44% estaría libre de efectos", detalle Torres.
La situación empeorará previsiblemente porque según calculan, dentro de 15 años nuestro planeta tendrá más kilómetros de carreteras asfaltadas que los que nos separan de Marte.
Según sus cálculos, los modelos predicen que las infraestructuras de transporte reducirán la población de aves en 22% y la de mamíferos, en un 47%.

La avutarda
Este estudio surgió a partir de la tesis doctoral de Torres. "El primer capítulo estaba centrado en la avutarda. Evaluamos el impacto que tuvo la construcción de la Radial 2 (R2) en su población, aprovechando que disponíamos de datos anteriores pues el grupo del museo liderado por Juan Carlos Alonso, coautor del artículo, llevaba años estudiando a la avutarda de modo que era una oportunidad única", señala.
"Por ello, pudimos analizar cómo cambió la distribución de la avutarda antes, durante y después de la construcción de la autopista Radial 2", una autopista de peaje que discurre entre la M40 y Guadalajara a lo largo de 62 kilómetros. El periodo abarcó aproximadamente desde 1997 a 2009 y geográficamente comprendía la Comunidad de Madrid y parte de la provincia de Guadalajara, cerca de dos zonas protegidas Estepas cerealistas de los ríos Jarama y Henares y Estepas cerealistas de la Campiña.
"La avutarda estaba en una situación complicada porque sus poblaciones habían disminuido mucho por varias razones. Una de ellas era la caza. Desde que se prohibió su caza, en los años 80, su población se ha ido recuperando aunque su hábitat sigue amenazado por el uso de pesticidas y la intensificación agrícola, explica. "A nivel nacional se considera que su población es estable aunque se ha extinguido en la mayor parte de Europa y prácticamente la totalidad de su población se concentra en España y Rusia".
n su estudio, compararon el comportamiento de la población de avutarda en tres zonas: el área de impacto (a 2 km de la R2), una zona intermedia (a 6 km. de distancia ) y otra más alejada a 10 km. "Observamos que en la zona intermedia el número de individuos se mantuvo más o menos estable. Una vez la autopista entró en uso, en la zona de impacto la población disminuyó de forma muy significativa y la avutarda evitaba una zona de 700 metros, mientras que en la más alejada fue donde se produjo un aumento del número de individuos", afirma.
"Concentrar a casi todos los individuos en un solo sitio es peligroso porque, además del riesgo de pérdida de diversidad genética, si se produce un incendio, por ejemplo, se puede extinguir toda la población", señala. Y a partir de ahí, extendió el estudio a otras especies.
En el estudio los investigadores analizan el impacto en seis especies emblemáticas españolas que ya sabían que eran vulnerables a las infraestructuras del transporte (la avutarda, el cárabo, el lince ibérico, el águila imperial, el lobo, y el oso), obteniendo varios patrones.
"Por ejemplo, la avutarda, el águila , el lince y el oso suelen evitar los primeros 500 metros de proximidad a las infraestructuras. En el caso del cárabo y el lobo, las carreteras no afectan a su distribución porque siguen utilizándolas pero incrementa su mortalidad porque sufren atropellos.

Especies beneficiadas
Estudios previos también han mostrado, no obstante, que algunas especies se ven beneficiadas por las infraestructuras de transporte o bien no se ven afectadas. Entre ellas, figuran "las que son atraídas por la carretera porque ofrecen un recurso importante (por ejemplo, alimento) y son capaces de evitar los vehículos, y aquellas que no evitan las molestias del tráfico pero sí evitan las carreteras y cuyos principales depredadores son negativamente afectados por las carreteras", apunta la investigadora
No obstante, Torres subraya la importancia de ser prudentes porque "si bien algunas especies como los milanos (real y negro) tienen una mayor abundancia en la proximidad de carreteras, se desconoce si el balance beneficioso".
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs