Cumbre de Copenhague: reporte del 5º día








La UE financiará a los países pobres contra el cambio climático hasta 2012

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: ABC (España)
País/Región: Internacional


Los líderes europeos negocian en el curso de una cena en Bruselas la contribución de la UE a la financiación internacional para ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático entre 2010 y 2012, pero vuelven a retrasar la decisión sobre su aportación a partir de 2020.
Alrededor de trece países, incluidos algunos estados del Este, anunciarán contribuciones esta noche, según fuentes comunitarias que también han señalado que la cifra total de la UE podría superar las expectativas de la propia Comisión Europea.
El Ejecutivo comunitario calculó el pasado septiembre que la financiación internacional para estos tres años debería situarse entre los 5.000 y 7.000 millones de euros anuales, a lo que la Unión tendría que aportar entre 500 y 1.500 millones de euros por año.
Si los países europeos confirman sus primeros anuncios de financiación, la cifra global de la UE para ese periodo podría superar los 2.000 millones anuales. España ha comprometido 100 millones anuales, mientras que otros países como Reino Unido, Alemania y Francia se espera que tripliquen esta cantidad.
El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, recordó a su llegada al encuentro que su país está dispuesto a facilitar más de 250 millones de euros anuales entre 2010 y 2012. Bélgica y Dinamarca, por su parte, podrían situarse alrededor de los 150 millones de euros, frente a los 30 millones que parece queentregará Finlandia.
Varios países del Este, como Estonia y Polonia, también han hecho ofertas, a pesar de que la contribución a esta financiación adelantada tiene carácter voluntario.
Polonia ha ofrecido alrededor de 50 millones de euros, pero no ha concretado si esta suma será anual o para el trienio.
La financiación para estos últimos tres años del Protocolo de Kioto, que expira a finales de 2012, es vista como una limosna desde los países en desarrollo más preocupados por lo que recibirán en el plazo de diez años cuando las consecuencias del calentamiento global se agudicen.
Las organizaciones ecologistas, por su parte, aseguran que la UE juega al despiste al dar tanta importancia a esa "contribución adelantada" cuando aún no ha aclarado si elevará su compromiso de reducción de emisiones del 20 al 30 por ciento como prometió si otros actores internacionales realizaban esfuerzos comparables.

----------------------------------------------------------------------------------

La UE sorprende con millonaria ayuda a países pobres para combatir el cambio climático

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: ADN
País/Región: Internacional


La Unión Europea (UE) superó las expectativas al comprometer un total de 2.400 millones de euros por año durante el periodo 2010-2012 para ayudar a los países en desarrollo a combatir el cambio climático.
Según informa la agencia Efe, los líderes europeos pusieron esta cifra sobre la mesa a modo de golpe de efecto para intentar desbloquear las negociaciones de Copenhague (Dinamarca) y reavivar el espíritu de la cumbre en la que muchos ya dan todo por perdido, pero aún no ha concretado cuánto aportará a partir de 2020, una de las cuestiones más polémicas.
El Consejo Europeo recalcó que está dispuesto a aumentar el recorte de sus emisiones en 2020 del 20 al 30 por ciento, pero para ello sigue esperando a que otros países hagan esfuerzos equivalentes. El anuncio de hoy sobre la ayuda a los países en desarrollo "será bueno para lograr un compromiso en Copenhague", consideró en rueda de prensa al término de la cumbre el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la Unión.
Sin embargo, no está claro que una concesión para sólo tres años vaya a tener tanto impacto, entre otras cosas, porque ya hay voces que acusan a la UE de estar ofertando un dinero que no es nuevo y podría proceder de fondos ya comprometidos para ayuda al desarrollo.
Los Veintisiete no han especificado la procedencia de los fondos, pero el presidente francés, Nicolás Sarkozy, aseguró que "el objetivo" es que todo ese dinero sea financiación nueva. La presidencia sueca de turno de la UE confirmó que todos los países de la Unión y la Comisión Europea (CE) contribuirán a la financiación anunciada hoy, a pesar de no estar obligados a ello.
El hecho de que todos los países del bloque, incluso los más débiles económicamente, aporten algo a la suma total está también cargado de simbolismo y deja claro el objetivo estratégico de la Unión, empeñada en recuperar credibilidad y liderazgo en la lucha internacional contra el calentamiento global.
La UE calcula que la aportación del conjunto de países industrializados debe situarse entre 5.000 y 7.000 millones de euros al año para 2010-212, pero hasta ahora se había limitado a decir que los europeos contribuirían a ese total "de manera justa".
La Comisión Europea había calculado en septiembre que los Veintisiete deberían aportar entre 500 y 2.100 millones anuales, pero confiaba en superar esta horquilla. "Es más de lo que esperábamos", reconoció el presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, quien destacó que esta financiación es "muy importante para los países pobres" porque "su futuro depende de acciones inmediatas".
En materia de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2), la UE dejó escapar otra cumbre sin mover ficha a la espera de lo que hagan otros países como Estados Unidos. La UE reiteró una vez más su ya conocido compromiso de recortar sus emisiones en 2020 un mínimo del 20 por ciento con respecto a los niveles de 1990 y de alcanzar el 30 por ciento si otros países industrializados se comprometen a reducciones equivalentes y las naciones en desarrollo se muestran dispuestas a limitar sus niveles de CO2.

----------------------------------------------------------------------------------

Copenhague se acerca a un acuerdo

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: BBC Mundo
País/Región: Internacional


Los países ricos deben reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero en un 25% para 2020.
Éste es uno de los enunciados de los dos borradores del acuerdo final de la Cumbre de Cambio Climático en Copenhague, que serán discutidos la semana próxima por los líderes mundiales que asisten a la cumbre.
En opinión del enviado especial de la BBC a Copenhague, Matt McGrath, lo más significativo de estos borradores es que lo que se perfila como resultado final es la creación de dos documentos en vez de uno, como preferirían los países más ricos.
Uno compilaría una visión compartida sobre las medidas a implementar de manera conjunta a largo plazo y el otro sería una extensión del Protocolo de Kioto, algo que favorecen los países en desarrollo.
Muchos de los elementos presentes en estos textos preliminares están aún entre paréntesis, lo que significa que todavía no se han tomado decisiones al respecto.
Un ejemplo claro que resta determinar es el límite del aumento de la temperatura, que algunos delegados creen que debe fijarse a un máximo de 2ºC mientras que otros creen que el incremento no debe superar 1,5ºC en relación a la era preindustrial.
El límite de 2ºC fue una de las metas acordadas por el G8 y las principales economías del mundo en julio de este año.

Temas pendientes
Aún falta mucho para que los textos estén finalizados. Los temas más complicados, como por ejemplo la forma legal que adoptará el acuerdo, aún no se han especificado.
Los borradores tampoco dan mayores detalles de cuánto dinero se destinará para ayudar a los países en desarrollo a frenar el crecimiento de sus emisiones y a protegerse del impacto del cambio climático.
Según Richard Black, otro de los enviados de la BBC a la cumbre, los países en desarrollo están pidiendo más de lo que las naciones desarrolladas creen necesario, y es probable que los países más pobres pidan, en este sentido, mucha más claridad.

----------------------------------------------------------------------------------

Washington subraya que no habrá acuerdo en Copenhague sin los países en desarrollo

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


El jefe de la delegación de EEUU, Todd Stern, aseguró hoy en la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático, que no habrá un acuerdo en este foro sobre la reducción de los gases de efecto invernadero sin incluir a los países en desarrollo.
En rueda de prensa, Stern explicó que para ello esos países "deberán asumir un papel clave" para solventar la cuestión de la financiación para paliar los efectos de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en las naciones pobres.
El diplomático aludía a China, que hoy, a través de su viceministro de Asuntos Exteriores, He Yatei, recordaba "la obligación legal" del mundo industrializado de reparar los daños causados por las emisiones en las naciones en desarrollo.
Stern reiteró la oferta inicial hecha por Washington de recortar las emisiones en un 17% hasta 2020 frente a los valores de 2005, sin moverse un ápice, pero subrayando las dificultades que puede enfrentar la aprobación de un acuerdo firmado en Copenhague en el Senado de EEUU.
Varios países emergentes, entre ellos China, han criticado duramente esta propuesta por considerar que solo representa una reducción real del 4% comparada con otros países industrializados, que parten del año 1990 para calcular la contaminación.
Sobre el desenlace de la conferencia, que debería producir un documento legalmente vinculante sobre las emisiones y la financiación de programas que palíen los efectos de la contaminación en los países pobres, Stern comentó que "se deberá combinar la ciencia con el pragmatismo para lograr lo posible".

----------------------------------------------------------------------------------

Un borrador sobre el cambio climático acerca posiciones en la cumbre de Copenhague

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


Un primer borrador de acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el aumento de la temperatura del planeta hasta el año 2050 ha acercado las posiciones negociadoras en la Cumbre del Cambio Climático en Copenhague.
El documento entregado hoy a las delegaciones de los 192 países que asisten a esta cumbre, que se prolongará hasta el 18 de diciembre, plantea reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) hasta un 95% en 2050 y limitar la subida de la temperatura entre 1,5 y 2 grados.
"Los países deberán cooperar para que un incremento de la media global de temperatura en la Tierra no exceda unos valores entre 1,5 y 2 grados, por encima de los niveles preindustriales", apunta el texto.
La comunidad científica considera que ese medio grado centígrado de diferencia conllevaría medidas muy costosas y, por eso, ya ha sido motivo de fuertes debates en la conferencia y rechazado por los países ricos.
Además, los países industrializados como grupo deberán reducir las emisiones de CO2 entre el 75% y más del 95% hasta 2050, comparado con los niveles de 1990, según el borrador.
Sin embargo, el documento no menciona el carácter vinculante que deberá tener el documento final rubricado en la capital danesa, tal como precisó hoy el jefe de la delegación de la Unión Europea en la conferencia, Anders Turesson.
El representante de la UE consideró el borrador alentador y lo valoró como punto de partida, aunque no refleje los mecanismos por los que se deberá limitar el incremento de la temperatura a dos grados.
Por su parte, el secretario ejecutivo de la conferencia, Yvo de Boer, señaló que el documento supone "un cambio de dirección" en las negociaciones, pero advirtió de que falta aclarar hasta el fin de semana la cuestión de la financiación para los países en desarrollo para su adaptación a las consecuencias del cambio climático.
De Boer comentó que la reacción de las delegaciones oficiales en Copenhague al borrador "había sido constructiva" y que todos habían mostrado voluntad por trabajar con este texto, aunque también indicó que había habido "serias reservas" al respecto, un aspecto que calificó de normal en cualquier negociación.
Descartó, en principio, la presentación de nuevos textos de la presidencia danesa este fin de semana, cuando llegarán los ministros de Medio Ambiente y altos cargos oficiales para entrar en la fase final de las negociaciones.
En los últimos tres días de la cumbre más de un centenar de jefes de Estado y de Gobierno se encargarán de ultimar un acuerdo vinculante sobre la reducción de las emisiones de CO2 que, de fracasar, obligaría a proseguir con las negociaciones el año próximo.
El documento provisional también solicita que "se coopere para lograr que el techo de las emisiones globales y nacionales (antes de que empiecen a descender) se alcance tan pronto como sea posible".
Fuentes de movimientos ecologistas apuntaron a Efe que el hecho de que no se fije una fecha concreta es muy negativo, ya que en principio el máximo debería marcarse en 2015 y el borrador lo omite.
Un apéndice del documento insta a las naciones desarrolladas a "comprometerse" a reducir los efectos de las emisiones contaminantes y emplaza a los países en vías de desarrollo a adoptar "medidas apropiadas" para mitigar el cambio climático, pero no establece qué medios se les proporcionarán para ello.
Según el documento, los países ricos deben suministrar recursos "nuevos y adicionales" hasta 2012, cuando expira el Protocolo de Kioto, al que se acogieron 37 países industrializados y que deberá ser sustituido por un acuerdo vinculante negociado en Copenhague o más tarde.

----------------------------------------------------------------------------------

Las negociaciones avanzan "menos de lo que deberían y más de lo que parece" pero habrá acuerdo, según España

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: Europa Press
País/Región: Internacional


Las negociaciones para alcanzar un acuerdo contra el cambio climático a nivel mundial "avanzan menos de lo que deberían pero más de lo que parece" ya que la mesa está "al rojo vivo" y se van dando pasos "muy importantes" de cara a lograr un acuerdo global, según informó hoy la directora de la oficina de Cambio Climático, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), Alicia Montalvo, que esta semana encabeza la delegación española en la Cumbre sobre Cambio Climático de la ONU, que comenzó el pasado domingo en Copenhague.
En declaraciones a Europa Press desde la capital danesa, Montalvo reconoció que aunque el ambiente está "muy animado" los países se enfrentan a un proceso "complicado" ya que buena parte es "negociación más que sustancia" y las delegaciones se pierden, en ocasiones, en detalles de procedimiento.
Así, explicó que durante la primera semana se ha avanzado en los temas técnicos como los textos que recogen aspectos transversales como tecnología, adaptación, forestal, capacitación, y en la "forma" que deberá tener el acuerdo que se alcance la próxima semana.
Éste, precisamente es "uno de los temas que se plantean en este momento", ya que hay dos opciones: trabajar sobre una continuación del Protocolo de Kioto y además otro acuerdo que contemple también a otros países o si "como la UE prefería" se trabaja en una opción "única" de un acuerdo "para todos".
En ese sentido, añadió que "esta mañana" los presidentes del grupo del Protocolo de Kioto y del "proceso global" pusieron sobre la mesa sus borradores para trabajar en un sentido que incluiría las dos líneas en paralelo y de este modo poder ir avanzando. "Ahora, justamente, estamos tanto la UE como el resto de las partes, reflexionando lo que supone efectivamente trabajar simultáneamente manteniendo las dos líneas. El acuerdo sería único pero con dos líneas o no. Es tomar posición sobre el planteamiento general y sobre los detalles de los textos", comentó.
No obstante, subrayó que esto "no supone un paso atrás" sino que la UE quería superar el proceso con un acuerdo único, mientras algunos países insisten en que hasta que no haya un acuerdo global jurídicamente vinculante prefieren tener un "regulador" como el Protocolo de Kioto e insisten en que quieren un segundo periodo de compromiso de los grupos.
"Resulta probablemente difícil que alcancemos un acuerdo jurídicamente vinculante que nos afecte a todos y que sea en un único documento y lo más probable es que haya algún tipo de resultado que incluya, bajo cualquier planteamiento, algún segundo periodo de compromiso del Protocolo. Otra cosas es que se acepte o no, eso es algo que estamos discutiendo en la UE porque supone que rehacer nuestra posición", expuso Montalvo.
Además, insistió en que para los Veintisiete "lo importante es que la forma articule la sustancia", por lo que aseguró que "vale la pena mostrar flexibilidad en las fórmulas jurídicas mientras no se renuncie a la ambición ambiental".
Sobre la postura de la UE destacó que es el bloque que demuestra más congruencia desde "el principio" cuando en el Plan de Acción de Bali se propuso un acuerdo global que atendiera las características diferenciadas de los países pero "con el mismo tratamiento para todos".
Sin embargo, la directora de la Oficina Española de Cambio Climático opina que esta semana "se ha avanzado" y confía en que "se va a alcanzar un acuerdo" porque se observa "voluntad clara por todas las partes" a pesar de las "muchas e importantes" discrepancias "relevantes".* A ese respecto, espera que la llegada de ministros de Medio Ambiente y de jefes de estado pueda contribuir a resolver el proceso "de forma más sencilla" y aportar los "grandes números" de reducción de emisiones, las cifras de la arquitectura financiera, los compromisos que pueden tomar los países emergentes en las "reglas del juego" que antes sólo afectaban a los países desarrollados.
Igualmente, resaltó el clima "optimista" entre las distintas delegaciones que esperan a que lleguen los "mayores" para "desenmarañar la madeja" de las cuestiones clave. "Hay un ambiente de optimismo y de nerviosismo al ver que estamos muy cerca y que queda poco tiempo y elemento importantes que acordar. Efectivamente creo que vamos a dar el paso que veníamos a dar", valoró.
Finalmente, elogió el ambiente "espectacular" de la cita de Copenhague por las numerosas e "interesantes" actividades paralelas, que, a su juicio, demuestran "el interés por el asunto" y que hace pensar a las delegaciones que la comunidad internacional está pensando en ello. "Nos convencen de que estamos trabajando sobre bases muy reales y que no nos movemos en una entelequia. Eso anima mucho, porque piensas que estás trabajando en la dirección correcta", concluyó.

----------------------------------------------------------------------------------

Alemania incrementa las presiones para que Copenhague sea un éxito

Fecha de Publicación: 11/12/2009
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


El ministro alemán de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, anunció hoy que Alemania incrementará sus presiones a los países que frenan un acuerdo decisivo en la Cumbre sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas para conseguir que la reunión de Copenhague sea un éxito.
"En Copenhague deben caer los dados. No habrá otra oportunidad", afirmó Röttgen en rueda de prensa en Berlín, en la que recordó que Alemania defiende un acuerdo vinculante para la reducción de las emisiones de CO2 a partir de 2012.
En el caso de que en Copenhague se llegue a un acuerdo, el titular alemán de Medio Ambiente se mostró convencido de que el tratado al respecto podría estar redactado en un plazo de solo seis meses.
"El fracaso de Copenhague sería el fracaso de un centenar de jefes de Estado y Gobierno", advirtió el político cristianodemócrata alemán.
Sin embargo y pese a las señales positivas de naciones importantes como Estados Unidos, Brasil o China, Röttgen reconoció que el éxito no está garantizado y que las negociaciones se alargarán hasta el último minuto de la conferencia.
En ese sentido comentó que los dos temas espinosos de las negociaciones son la financiación de las medidas que se adopten y el alcance de la vinculación del tratado y su obligación de cumplirlo.
Tras calificar de buena señal el acuerdo alcanzado en Bruselas para las ayudas financieras a los países en desarrollo con el fin de combatir el calentamiento de la atmósfera, Röttgen dijo que Alemania aportará el 20 por ciento de esos fondos.
Asimismo subrayó que Alemania se ha planteado metas nacionales muy ambiciosas como la reducción hasta 2020 de un 40 por ciento de las emisiones de CO2 en base a las cifras de 1990, lo que obligará a potenciar el ahorro energético y la eficiencia de su producción.
"Hasta 2020 se pueden ahorrar 50.000 millones de euros de gasto energético" si se llevan a cabo las medidas adecuadas en Alemania, afirmó el ministro, quien comentó que el mercado mundial de las tecnologías ecológicas duplicará su volumen en los próximos diez años.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs