Un planeta en alerta

Un planeta en alerta

Fecha de Publicación: 05/01/2008
Fuente: Prensa (Panamá)


Hubo un tiempo en que las especies transitaban por una masa continental de bosques, un océano verde, vegetal.
A lo largo y ancho de las Américas estos bosques formaban una gran cadena de ecosistemas que sirvieron –desde el surgimiento del istmo centroamericano– para el paso de las especies emblemáticas entre ambos continentes.
Pero, poco a poco, los gigantes del bosque fueron desapareciendo. De aquella cadena de vida que constituyó un fascinante puente biológico fueron quedando escasos eslabones, el bosque se fue fragmentando y muchas otras especies que eran indicadoras de la salud del planeta ya no se vieron como antes, comenzaron a extinguirse.
En la actualidad el problema se ha agravado debido a los desastres causados por el cambio climático. Y miles de especies también se enfrentan a su extinción.
Los datos sobre el holocausto ecológico causado por los malos hábitos de la humanidad son inacabables y se radicalizan cada año, como lo ha corroborado el informe GEO 4, desarrollado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) en 2007. Esta suerte de tomografía compleja hecha por expertos al cuerpo enfermo de nuestro continente arroja un diagnóstico preocupante.
Ricardo Sánchez, director regional para América Latina y el Caribe del Pnuma, presenta las evidencias científicas del GEO 4. El informe científico actualiza los datos presentados por la ONU y deja la certeza de que el cambio climático está produciendo un aumento de la temperatura, una elevación del nivel del mar y una mayor intensidad y frecuencia de fenómenos extremos.
"Desafortunadamente en nuestra región han coincidido un conjunto de eventos extremos que, actuando sobre un medio ambiente con alto nivel de vulnerabilidad, han producido desastres de un impacto extraordinario. Podemos ver lo que ha pasado en México, Tabasco y Chiapas; ves lo que ha pasado en República Dominicana, donde más del 30% del territorio quedó inundado ante la depresión tropical; ves los impactos en Haití, en la región oriental de Cuba, donde las pérdidas se calculan en más de 500 millones de dólares por estos eventos; si nos vamos hacia el sur, recordemos en mayo las inundaciones extraordinarias que hubo en Uruguay, lo que ha ocurrido también en algunas regiones de Argentina; veamos los incendios forestales que tuvieron lugar en Paraguay, producto también de la influencia del clima actuando sobre un medio ambiente con estas características. La conclusión desde diversos puntos de vista muestra que el cambio climático es un hecho, y una muestra son los efectos de estos desastres", dice Ricardo Sánchez durante la presentación del informe, realizada en la Ciudad del Saber en Panamá.
A las catástrofes se suma el derretimiento de los hielos y la sabanización de las selvas amazónicas. En tanto, el consumo crece y no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, el calentamiento global se radicaliza; en consecuencia, nuevas áreas sin hielos van en aumento.
Ricardo Sánchez vuelve a alertar: "Los cambios en la Amazonia van a producir cambios en todo el clima, en América del Sur y otros impactos que rebasan también esta área, impactos de carácter planetario. La necesidad de manejar sosteniblemente la Amazonia, y de tener estrategias concertadas, tiene que estar en la primera línea. En Brasil se vienen haciendo importantes esfuerzos para tratar de disminuir los ritmos de deforestación y se han tenido algunos resultados positivos, pero también hay todavía altos niveles de presión y elevados niveles de deforestación en la Amazonia".
Es por ello, que el Pnuma ha iniciado y concluido con éxito la campaña "Plantemos el Planeta", al alcanzar la meta soñada que fue sembrar mil millones de árboles en el ámbito mundial. Ahora esos millones de bebés vegetales requerirán de los cuidados –con la ayuda de nosotros– para poder sobrevivir y llegar a la madurez, para así convertirse en las fábricas de agua, purificadores y aires acondicionados naturales que ejerzan sus servicios para combatir el calor y la desertización que nos amenaza.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs