Indígenas víctimas de agroquímicos

Los indígenas también son víctimas de los agroquímicos

Fecha de Publicación: 11/01/2008
Fuente: Ultima Hora - Carlos Marcelo Aquino, Capiibary


La comunidad indígena Ka'aty Mirî, en el distrito de Capiibary, en San Pedro, luego de ser por muchos años un lugar de exuberante vegetación, ahora quedó en medio de miles de hectáreas
Algunos de estos ciudadanos extranjeros arriendan las propiedades y otros directamente las compran.
La propiedad del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), habitada actualmente por 23 familias ava guaraní, está siendo despoblada de a poco. Es que a la situación de pobreza y abandono en que viven, se han sumado las continuas fumigaciones de los cultivos que contaminan varias nacientes de agua, incluso un arroyo desde donde ellos se abastecen para beber.
Ramón Benítez, uno de los líderes, cuenta que ya presentaron quejas en todas las instituciones, desde el mismo Indi hasta la Fiscalía, pasando por la Municipalidad, Secretaría del Ambiente (Seam), pero nadie escuchó sus denuncias.
"Puedo decir que mi comunidad está resignada, por eso muchas familias se fueron hacia la capital huyendo de las fumigaciones, pero estamos todavía los que creemos que en algún momento alguna institución del Gobierno se preocupará de nosotros. Los adultos podemos soportar pero las criaturas no, existen inclusive ya fallecidos por esta situación", señaló Benítez mientras observaba a sus hijos cargando agua de una de las nacientes de la zona en estado deplorable.

MUY CERCA
La escuelita de la comunidad indígena se encuentra solo a 25 metros del cultivo más próximo. Esta institución cuenta con 40 alumnos y un solo docente.
Los padres no saben cómo van a hacer cuando comiencen las clases y que los propietarios sigan fumigando. Esperan que las autoridades hagan cumplir la ley y exijan al propietario que no fumigue desde los 100 metros de las viviendas y la escuela.
Óscar Ramón Benítez tiene su vivienda muy cerca del sojal, con dos hijos, uno de 2 años y otro de tan solo 2 meses. Está preocupado por lo que pueda suceder a los pequeños, aunque como la mayoría de los afectados se muestra resignado, diciendo que en nuestro país los pobres o los indígenas "no tienen derecho, siempre ganan los que tienen dinero", expresó.

DOS MUERTOS
Los indígenas denuncian que ya fallecieron dos niños a causa de los efectos de los agrotóxicos, inclusive muestran las dos tumbas que están en un lugar donde los padres de las pequeñas víctimas vivían y luego tuvieron que abandonar la comunidad.
El lugar ahora está totalmente rodeado de cultivos, las pasturas fueron convertidas en sojales y los montes arrasados por topadoras para el cultivo de la oleaginosa.

LOS PROPIETARIOS
La comunidad indígena Ka'aty Mirî está rodeada del sojal de Amauri Foester, junto a otra propiedad que anteriormente pertenecía a Peter Kennedy y que, según los lugareños, fue adquirida por brasileños.
El tercer terreno también linda con la propiedad de los nativos, pero ellos no saben a quién pertenece, aunque sí aseguran también que es de extranjeros.
La incursión de los brasileños que provienen de la localidad altoparanaense de Santa Rita, en la zona de San Pedro, agudizó nuevamente el enfrentamiento con los lugareños, que se oponen a que los cultivos extensivos de soja sean rociados con agroquímicos por las consecuencias señaladas.
El irrespeto a las leyes ambientales por parte de los extranjeros es lo que eleva la tensión de los lugareños.

LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS VISITÓ LA ZONA
El abogado Juan Martens, de la Comisión de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy), visitó la calle Boquerón de Tajy Karê y la colonia indígena Ka'aty Mirî, al igual que Ybype de Lima, para cerciorarse de las denuncias de los afectados y presentar denuncia en la Fiscalía.
Conversó con los afectados, quienes le pusieron al tanto de los atropellos a sus derechos por parte de los brasileños.
Martens prometió presentar denuncia en la Fiscalía General y acompañar de cerca las investigaciones. Asimismo, estuvieron funcionarios del Senave y el director de Agroquímicos, Basilicio Santacruz.
Estos constataron que efectivamente los brasileños no cumplen con las leyes ambientales y serán notificados para que no fumiguen 50 metros de la calle y 100 de las viviendas, según Senave.
Los afectados esperan que la visita de los funcionarios de dichas instituciones tengan efectos positivos y realmente se hagan cumplir las leyes no como en años anteriores, lo que después quedó en la nada.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs