Perdiendo la batalla contra la muerte de los arrecifes de coral



Los arrecifes de coral pierden la batalla contra el cambio climático

Fecha de Publicación
: 05/08/2018
Fuente: La Vanguardia (España)
País/Región: Internacional


Los países están incumpliendo sus compromisos de lucha contra el cambio climático, empezando por los europeos, que prometen pero no ejecutan. La Unión Europea quiere liderar esta lucha, pero la mayor parte de los países miembros siguen sin alcanzar los objetivos marcados en el Acuerdo de París en cuanto a la reducción de emisiones de carbono se refiere.
La humanidad se sirve de la tecnología para sobrellevar los efectos de las emisiones mientras el resto de especies agonizan en sus respectivos hábitats, como es el caso del coral, al ser incapaces de adaptarse a tal rapidez en los cambios. En el Mediterráneo, por ejemplo, ello, sumado a la sobreexplotación, ha hecho que la situación del conjunto del coralígeno sea, a día de hoy, crítica.
Los datos más recientes disponibles indican que sólo entre un 4% y un 10% de las poblaciones situadas entre los 0 y los 50 metros de profundidad presentan un buen estado de conservación en esta cuenca. La prueba más evidente de ello es que durante las últimas cuatro décadas las capturas se han reducido hasta en un 75% en todo el Mediterráneo con respecto a los rendimientos de los desembarcos notificados hace 30 años.
Según un artículo científico publicado el pasado mes de junio en la revista especializada Nature, la tasa de crecimiento vertical del coral es mucho menor que el ritmo al que crece el nivel medio del mar, algo que tiene graves implicaciones en cuanto a la protección de la costa se refiere, pues los arrecifes de coral, al igual que las macroalgas, frenan las olas y controlan la disipación de su energía al entrar en contacto con el fondo o con cualquier otra superficie.
Para la elaboración del trabajo, los autores, investigadores de la universidad británica de Exeter, analizaron las tasas de crecimiento de más de 200 arrecifes de coral ubicados entre los océanos Atlántico –sobre todo la costa oeste, la más cercana al Caribe- e Índico, y las compararon con el incremento estimado del nivel medio del mar, que los expertos auguran que alcanzará los 0,5 metros en 2100 en estas zonas.
La lenta tasa de crecimiento de estos organismos se debe a la presión que ejercen sobre ellos la contaminación del agua, la pesca o el cambio climático, que provoca la muerte por estrés fisiológico de los corales.
En concreto, es el cambio de las características químicas del agua lo que induce a lo que se conoce como el ‘blanqueamiento del coral’, una enfermedad que implica la expulsión o muerte de las zooxantelas, las algas simbiontes de estos organismos.
Tras el hallazgo, los investigadores alertan de que al desaparecer los arrecifes de coral, muchas de las islas del Índico y del Caribe quedarán totalmente expuestas a la dinámica costera, con lo que las inundaciones serán mucho más frecuentes. Asimismo, subrayan que incluso en los mejores escenarios, es decir, aquellos que estiman un menor impacto derivado del cambio climático, sólo una ínfima parte de los arrecifes podrán recuperarse.
Por ello, aseveran que los esfuerzos para combatir el cambio climático –centrados ahora en la reducción de las emisiones decarbono- deben ir acompañados de más control de la calidad del agua y de una mejor gestión de la pesca, que ha de ser sostenible y garantizar los recursos derivados de esta actividad económica a las generaciones futuras.
Las poblaciones prístinas de coral pueden alcanzar los 50 centímetros de altura y más de 4 de diámetro en la base, aunque actualmente en el Mediterráneo rara vez superan los 5 milímetros de diámetro en su base y los 5 centímetros de altura.
El valor indicador para determinar si una población de coral está en buen estado es que el 50% de las colonias tengan más de 7 milímetros de diámetro en la base y que un 30% de las colonias midan más de 10 centímetros de altura.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs