A 10 años del Protocolo de Kioto sin mucho éxito



El Protocolo de Kioto celebra su décimo aniversario contra el cambio climático

Fecha de Publicación
: 18/02/2015
Fuente: La Vanguardia (España)
País/Región: Internacional


El protocolo, según los expertos, tiene el beneficio de haber sido jurídicamente vinculante, pero el sistema de control ha sido "débil"
La eficacia del Protocolo de Kioto, que entró en vigor hace 10 años (16 de febrero de 2005), es cuestionable desde el punto de vista cuantitativo, pero políticamente fue un hecho "clave" en la lucha contra el cambio climático. Por primera vez, recalca José Luis García, del área de energía de Greenpeace, la comunidad internacional se unió para actuar contra el calentamiento global y adoptó medidas concretas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
El tratado fija metas vinculantes de reducción de las emisiones para 37 países industrializados y la Unión Europea, reconociendo que son los principales responsables de los elevados niveles de gases contaminantes que hay actualmente en la atmósfera -resultado de quemar fósiles combustibles durante más de 150 años-.
Desde su entrada en vigor, Kioto ha movido a los gobiernos a aprobar leyes y políticas para cumplir sus compromisos, a las empresas a incluir el medio ambiente en su toma de decisiones y, además, ha propiciado la creación del mercado del carbono.
En declaraciones a EFE, García recuerda que desde un principio se criticó la insuficiencia de los compromisos adquiridos, pero al mismo tiempo poseía el enorme valor de que era la primera y única herramienta existente con carácter jurídicamente vinculante. "Podemos discutir sobre su eficacia, que cuantitativamente es muy limitada, pero políticamente ha sido clave, es la primera vez que se decidió hacer algo", ha añadido.
Actualmente las negociaciones internacionales están dirimiendo cuál debe "el paso siguiente, que no debe ser tan tibio como Kioto sino mucho más contundente". De lo contrario, ha agregado, "no habrá posibilidad de afrontar las catastróficas consecuencias del cambio climático".
Pese a que "tiene que ser jurídicamente vinculante para asegurar su eficacia", también son conscientes de las dificultades que ello conlleva por la política interna de algunos países, como Estados Unidos y China. En consecuencia, "no ha de ser un obstáculo para no alcanzar un acuerdo que vincule a todos", de la mano de una fórmula que sea compatible con sus propios sistemas jurídicos.
Kioto, ha continuado García, era jurídicamente vinculante, pero el sistema de control ha sido "débil" -por ejemplo, China nunca ha aceptado la verificación de sus datos de reducción de emisión-. Al final, lo importante es que haya "transparencia y que los compromisos puedan ser comprobados".
Naciones Unidas estableció el tratado de cambio climático en la ciudad japonesa del mismo nombre en diciembre de 1997, pero no entró en vigor hasta 2005, con el compromiso de que 37 países industrializados redujeran sus emisiones una media del 5 % respecto a los niveles de 1990, en el período de 2008 a 2012. Además, los países en desarrollo como China, India y Brasil, aceptaron asumir sus responsabilidades, pero sin incluir objetivos de reducción de emisiones. Las metas cubren las emisiones de seis gases de efecto invernadero: dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs