El caos climático

Un caos climático sin precedentes

Fecha de Publicación: 18/08/2010
Fuente: ABC
País/Región: Internacional



Inundaciones, temperaturas extremas, incendios... son solo algunos de los fenómenos que de forma simultánea se están produciendo este verano, mientras los científicos empiezan a hablar sin pudor de cambio climático
La realidad a veces supera a la ficción, pero esta vez se ajusta perfectamente a la teoría. El conocimiento científico sugiere que un mundo que se calienta por el aumento de los gases de efecto invernadero se caracterizará por fuertes lluvias en verano, potentes tormentas de nieve en invierno, sequías más intensas en algunas zonas y más olas de calor, incluso en lugares donde no es habitual. Todos ellos son eventos climáticos extremos. Y de esos hemos tenido unos cuantos este verano. Temperaturas de récord en Rusia, inundaciones en India, Pakistán y China, sequías severas en el África subsahariana, lluvias torrenciales en Estados Unidos, sequía en Australia, olas de frío en Argentina y Bolivia y hasta el desprendimiento en Groenlandia de un iceberg cuatro veces mayor que Manhattan... Una sucesión de episodios que la Organización Meteorológica Mundial (OMM)asegura que «no tiene precedentes».
Tanto es así que desde este organismo internacional se afirma, por primera vez de manera tan tajante, que «la secuencia de estos eventos casa con las proyecciones del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de eventos climáticos extremos más frecuentes e intensos debidos al cambio climático». Es decir, que lo que está ocurriendo este verano es un indicador del cambio climático, o casi la evidencia de que éste ya está aquí. No es una idea nueva —la ola de calor en buena parte de Europa en el verano de 2003 supuso uno de los primeros avisos claros del cambio climático— pero no es menos cierto que los científicos suelen ser reacios a relacionar de manera tan directa desastres puntuales con el calentamiento global.
Rafael Simó, investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona y que estudia el impacto de los océanos en el cambio global, explica que aunque él «igual no lo diría así», sí entiende que hagan esa afirmación. «Lo que ha ocurrido en Rusia es difícilmente explicable por las oscilaciones naturales que suele sufrir esa región hasta la fecha. Igual no se repite, pero tiene la pinta de que efectivamente sea la tendencia en el futuro».
Fenómenos en aumento
Por su parte, Ángel Rivera, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), matiza que desde los servicios meteorológicos hace tiempo que se viene diciendo que estos fenómenos «van en la línea o al menos no se contraponen con lo que dicen las proyecciones de cambio climático, pero como ese cambio maneja la estadística lo que hay que ir viendo es si el número de fenómenos adversos va en aumento o no». De ahí, que la Organización Meteorológica Mundial (OMM) organice a finales de septiembre en París una conferencia mundial para, como explica Rivera, «intentar homogeneizar procedimientos que nos permitan cuantificar esos fenómenos extremos». Si con los huracanes o los ciclones es muy fácil estudiar la evolución pues existen categorías de clasificación, no ocurre lo mismo con las olas de frío o de calor, o con las lluvias torrenciales, por ejemplo.
Según Rivera, esto «responde a una preocupación creciente porque da la impresión de que el número de fenómenos adversos va incrementándose» y también a que dada «la situación verdaderamente clara de evolución del cambio climático, la OMM se ha planteado dar una respuesta más contundente, tanto en declaraciones como en productos para que toda la información llegue a la sociedad, cada vez más vulnerable». Rivera lo tiene claro: «Lo que no se puede discutir es que la curva de aumento de la temperatura media del planeta está subiendo, es verdad que con dientes de sierra, pero eso no lo duda nadie».
2010, entre los más cálidos
Y mientras la OMM llama la atención sobre un conjunto de cosas que están sucediendo de manera casi simultánea, la Agencia Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA) presentaba su balance del mes de julio, que termina como el segundo julio más cálido a nivel global desde que se tienen registros. Así, la temperatura media global en superficie y en los océanos fue en julio de 16,5 grados centígrados, 0,6ºC por encima de la media del siglo XX, que fue de 15,8. Sólo julio de 1998 fue más cálido.
Además, la NOAA afirma que 2010 va camino de convertirse en el año más caluroso de la historia. A la espera de cómo se comporte lo que queda de año, el periodo entre enero y julio fue el más cálido que se recuerda, con una temperatura media de 14,5 grados centígrados. En segundo lugar queda el periodo de enero a julio de 1998, año que hasta ahora encabeza la lista de los más tórridos.

----------------------------------------------------------------------------------

Cumbre de científicos en EEUU para intentar anticipar los desastres climáticos

Fecha de Publicación: 18/08/2010
Fuente: El Mundo (España)
País/Región: Estados Unidos


Decenas de científicos norteamericanos y británicos se reúnen esta semana en Boulder (Colorado) para intentar crear un sistema de alarma y prevención de futuros desastres naturales causados por el 'clima extremo'.
Lo que ha ocurrido en Moscú y en Pakistán va a ser el centro de nuestra atención cuando nos reunamos en Colorado, ha anticipado al diario 'The Guardian Peter Stott', director de control y seguimiento del clima del Met Office (los servicios meteorológicos británicos). A ambos lados del Atlántico hemos estado siguiendo lo que ha sucedido con la finalidad de entender mejor cómo se producen estos fenómenos.
Los expertos británicos y norteamericanos han decidido unir fuerzas en un grupo de trabajo conocido por las siglas ACE (Attribution of Climate-related Events), con la finalidad de investigar el papel del cambio climático, identificar las zonas de mayor riesgo y analizar la posible interrelación entre fenómenos de clima extremo.
La finalidad es poder anticipar fenómenos como los que hemos visto este verano para poder actuar con tiempo, asegura Stott. Tenemos que desarrollar mejores herramientas para localizar las zonas que serán afectadas por severas inundaciones, sequías y olas de calor, e intentar salvar así miles de vidas humanas.
El encuentro de Colorado cuenta con el máximo respaldo gubernamental de Gran Bretaña y Estados Unidos, a través de la Met Office, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR).
Entre los científicos que acuden al encuentro de Boulder hay una casi total unanimidad: fenómenos como los que hemos visto este verano serán más frecuentes y severos si la temperatura media en el planeta sigue subiendo. ¿Está el caos del clima relacionado con el calentamiento global? Probablemente, titulaba en primera página 'The New York Times' en su edición del pasado fin de semana, con el testimonio de media docena de científicos que apuntaban la posible relación entre los dos fenómenos.
El clima está cambiando y las manifestaciones extremas ocurren con más frecuencia y casi siempre con más intensidad, asegura al diario neoyorquino Jay Lawrimore, del Centro Nacional de Datos Climáticos de Carolina del Norte. Lo que está ocurriendo es consistente con nuestro entendimiento de cómo responde el clima al aumento de los gases invernadero.
Si alguien me pregunta si pienso que la ola de calor de Rusia tiene algo que ver con el cambio climático, la respuesta es sí", declara por su parte el climatólogo de la NASA Gavin Schmidt. Si la pregunta es si como científico puedo probarlo, la respuesta es 'no'... al menos de momento.
Creo que no es correcto preguntar si esta tormenta o aquella otra ha sido causada por el cambio climático o si ha sido debida a causas naturales, matiza por su parte la New York Times Kevin Trenberth, el jefe de análisis del clima del NCAR. Hoy en día, siempre hay un elemento de ambas. Trenberth acaba de hacer público un estudio sobre el huracán Katrina y concluye que las precipitaciones de lluvia que dejaron bajo el agua tres cuartas partes de Nueva Orleans- se intensificaron notablemente debido al calentamiento global.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs