La caza de foca puso en peligro 11 especies



Los cazadores de focas situaron al borde la extinción a once especies

Fecha de Publicación
: 28/11/2018
Fuente: La Vanguardia (España)
País/Región: Internacional


Hasta finales del siglo XIX millones de focas eran cazadas cada año en todo el mundo. De ellas se aprovechaba la carne, el pelaje -que servía para la elaboración de gorros, botas o guantes, entre otros-, la grasa -para las lámparas de aceite o para la elaboración de cosméticos-, y el omega 3, empleado en la elaboración de fármacos.
Esta situación llevó a once especies de estos pinnípedos marinos al borde de la extinción, según se desprende de un estudio científico publicado este mes de noviembre en la revista especializada Nature Communications en el que han participado expertos en genética de poblaciones de la British Antarctic Survey (BAS) y de la Universidad de Bielefeld (Alemania).
En concreto, el trabajo denota que dos tercios de las especies que viven actualmente sobrevivieron al apogeo de la caza de focas en cantidades suficientes como para retener la mayor parte de su diversidad genética, que es lo que garantiza su devenir, ya que, a mayor diversidad, mayor capacidad de las especies de sobreponerse a los cambios introducidos de forma no natural.
“Cuando una especie carece de diversidad genética, tiene menos posibilidades de adaptarse a las condiciones ambientales cambiantes o de protegerse contra parásitos o patógenos. Se puede comparar el conjunto de genes con una caja de herramientas: cuantas menos herramientas tenga, menos equipado estará para diferentes situaciones “, expone en este sentido Joseph Hoffman, el investigador principal del trabajo.
Para la elaboración del estudio los investigadores recopilaron datos genéticos de 33 especies diferentes –todas las que viven en la actualidad- y simularon cuales podrían haberse extinguido debido a la pérdida de su variabilidad genética derivada de la caza intensiva. Luego compararon el resultado de la simulación con la variabilidad genética actual de cada especie.
Según el trabajo, las cuatro especies más afectadas por la pérdida de diversidad genética son el elefante marino (Mirounga), la foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus), la foca monje de Hawái (Neomonachus schauinslandi) y la foca anillada (Pusa hispida), que son en las que se centró la caza.
En referencia a ellas, los expertos explican que estas especies poseen sólo un 20 % de la diversidad genética de las que no fueron cazadas con tanta intensidad, lo que implica que los ejemplares de una misma especie son muy iguales entre ellos genéticamente hablando, con lo que todos responderán igual de bien o de mal a los cambios.
En el caso del elefante marino del norte (Mirounga angustirostris), por ejemplo, la población llegó a reducirse hasta pocas decenas de ejemplares y, aunque hoy se ha recuperado hasta más de 200.000 ejemplares, los investigadores vigilan de cerca su evolución porque la especie es más vulnerable a los cambios que otras por la falta de diversidad genética.
Por último, los autores explican que la caza de focas afectó más a aquellas especies que dan a luz a sus crías en tierra, pues a diferencia de las que lo hacen en el hielo, son mucho más accesibles y no hace falta viajar hasta enclaves remotos del Groenlandia o de la Antártida para encontrarlas. Además, durante la época de reproducción se amontonan en un mismo espacio, lo que facilita su captura.
Actualmente se estima que se matan cada año 750.000 focas con fines comerciales, la mayoría de ellas en Canadá, Groenlandia y Namibia.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs