Turismo de lujo en el Ártico gracias al cambio climático



El calentamiento global abre la puerta al turismo de lujo en el Ártico

Fecha de Publicación
: 25/05/2016
Fuente: ABC (España)
País/Región: Ártico


Las aguas revueltas son ganancia para los pescadores. Y las que se deshielan en el Ártico abren la puerta a un negocio fantástico para los operadores turísticos. Este verano debutará en las aguas gélidas del Ártico un crucero de la compañía Crystal Cruises, con mil pasajeros abordo y todas las comodidades posibles en un entorno hasta ahora reservado para exploradores.
Muchos han visto en el cambio climático y en el deshielo que provoca en el Ártico una oportunidad económica: extracción de recursos fósiles, nuevas rutas de transporte (China acaba de presentar un plan para una vía marítima) y turismo.
Este último ya es una realidad con el crucero, por el que se han pagado entre 25.000 y 125.000 dólares por persona para una ruta que conectará Anchorage, en Alaska, con Nueva York a través del mítico paso del Noroeste, a través de aguas canadienses y estadounidenses.

Tras los pasos de Amundsen
El paso lo atravesó por primera vez el aventurero noruego Roald Amundsen, que requirió tres años para su viaje. Hasta 1944, no se pudo hacer la ruta en menos de un año. Ahora, el Serenity, el crucero de Crystal Cruises, la completará en algo menos de un mes.
El viaje es posible por el retroceso en la capa de hielo. El pasado agosto, la extensión del hielo se había reducido un 30% respecto a la medición hecha 25 años atrás. Como resultado, el tráfico marítimo se ha disparado: en los años 90, cuatro barcos cubrían la ruta cada año. En 2013, fueron 13 naves. El verano pasado, 20. Son sobre todo rompehielos mercantes que abastecen con suministros a las pequeñas comunidades desperdigadas en esos territorios remotos y pequeños barcos turísticos.
Ahora el Serenity llevará 1.700 personas abordo entre pasajeros y tripulación, en una nave de un tamaño descomunal para lo que están acostumbradas esas aguas. Tiene 250 metros de eslora, con trece cubiertas, casino, cine, seis restaurantes y campo de prácticas de golf.
Los tickets -que no incluyen extras como 4.000 dólares por paseos en helicóptero o excursiones de 6.000 dólares a glaciares en Groenlandia- se agotaron en apenas tres semanas. La compañía planea otro gran crucero para el verano 2017. Pero ya no será la única: Regency Seven Seas Cruises ofrece un viaje similar, con destino a Montreal, en Canadá, para el verano que viene. Las grandes compañías de cruceros internacionales no tardarán en llegar.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs