Aves favorecidas y perjudicadas por el nuevo clima



El cambio climático amplifica los impactos negativos o positivos en aves de todo el planeta

Fecha de Publicación
: 03/04/2016
Fuente: ABC (España)
País/Región: Internacional


Las poblaciones de aves comunes están respondiendo de una manera pronunciada al cambio climático, aunque no siempre de forma negativa. Sea para mal o para bien, una investigación liderada por la Universidad de Durham (Reino Unido) revela por primera vez que el clima está teniendo una influencia similar a gran escala sobre la abundancia de aves en zonas muy distantes del globo. Según detallan en la revista «Science», lo que está haciendo el cambio climático es aumentar o disminuir las poblaciones más de lo que cabría esperar en condiciones normales.
Diversas investigaciones han demostrado que el calentamiento global está modificando los lugares de distribución de las aves o en qué momento regresan de su migración en el sur. Incluso se han sugerido posibles cambios morfológicos frente a climas alterados. Sin embargo, hasta el momento, no existían demasiados estudios que abordasen el impacto del cambio climático sobre las poblaciones a gran escala.
El equipo científico, dirigido por Phillip Stevens, de la Universidad de Durham -y en el que han colaborado la Royal Society for the Protection of Birds (RSPB), el Servicio Geológico de Estados Unidos y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), entre otros-, plantea un sistema de predicción de este impacto y divide a las aves en dos grupos: las que saldrán perjudicadas por el calentamiento global y las que, por el contrario, verán sus poblaciones aumentadas con la subida de las temperaturas. Para su análisis utilizaron registros climáticos entre 1980 y 2010, y los compararon con los datos de población en ese mismo periodo de 145 especies de aves comunes en Europa y 380 de Estados Unidos.
«Para trazar el modelo hemos obtenido índices de tendencias de grupos de especies desde 1980 a 2010 a partir de programas de seguimiento. Se han analizado 380 aves comunes reproductoras de Estados Unidos y 145 de Europa, lo que supone el 89% de las aves nidificantes en nuestro continente. En España, por ejemplo, hemos empleado los indicadores de especies tan habituales como el herrerillo, el carbonero o los gorriones», explica Virginia Escandell, técnico de SEO/BirdLife y coautora de la investigación.
En concreto, el estudio toma en consideración 96 especies presentes en España. A partir de tendencias poblacionales y modelos climáticos, 59 de ellas se incluyeron en el grupo cuyas poblaciones pueden verse afectadas negativamente por el cambio climático. Las 37 restantes podrían resultar favorecidas.

Unos suben y otros bajan
Entre las que se verían favorecidas se encuentran especies que ya son comunes en nuestro entorno como el agateador europeo, frecuente en bosques e incluso parques, el petirrojo europeo o el pico picapinos, uno de los pájaros carpinteros más extendidos. En el otro extremo, entre las que se verían desfavorecidas, se hallan aves como el escribano cerillo, propio de las campiñas atlánticas -más frías-, que ya está experimentando un declive poblacional. Similar fenómeno viven los ejemplares de collalba gris, más presente en la mitad norte del país. La curruca rabilarga, habitual de los grandes jarales de muchas zonas del centro y oeste peninsular, también experimenta declive en España y, sin embargo, crece en Reino Unido, dado que prefiere climas más fríos.
Las poblaciones de abejaruco han aumentado en Europa en los últimos años. Su distribución siempre ha sido más al sur. Por contra, especies con distribuciones más al norte, como el pinzón real o el carbonero montano, han sufrido declive. El chochín común ha visto decaer sus poblaciones más al sur, con veranos más calurosos, y sin embargo crecen en el norte, donde el clima comienza a ser más suave.
La investigación parte de la premisa de que el cambio climático no afecta por igual a todas las especies. «Mientras algunas se ven favorecidas, sus poblaciones aumentan y amplían su distribución geográfica, otras se ven perjudicadas: sus poblaciones se ven reducidas y su área de distribución mengua», explica Escandell. Pero el fenómeno ocurre de manera similar tanto en Europa como en Estados Unidos, algo que permite afirmar que las poblaciones de aves comunes de ambos continentes se han visto afectadas de forma similar por el cambio climático en los últimos 30 años, insiste la técnico de SEO/BirdLife.
La investigación constata el impacto del cambio climático en determinadas poblaciones de aves pero, como indica Escandell, el ecosistema está formado por conjuntos de organismos que probablemente también se están viendo afectados, algo que sugiere que las consecuencias del calentamiento global sobre la biodiversidad serán mayores de lo previsto.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs