NASA descubre 39 puntos ocultos de contaminación



Un satélite de la NASA descubre 39 puntos secretos de la contaminación mundial

Fecha de Publicación
: 05/06/2016
Fuente: La Vanguardia
País/Región: Internacional


Los gobiernos de todo el mundo y las grandes y medianas empresas de cualquier punto del planeta están obligados a declarar las emisiones de gases contaminantes provocadas por su actividad. En este inventario de emisiones se incluyen también los gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.
Los datos que se relacionan en este inventario sirven, por ejemplo, para conocer la responsabilidad de cada país en los problemas globales de contaminación y cambio climático, y para fijar los objetivos de los acuerdos internacionales destinados a reducir estos impactos.
No siempre es fácil comprobar si los datos sobre emisiones facilitados por las empresas y los gobiernos son ciertos, y en diversas ocasiones se ha especulado sobre la ocultación de grandes focos de emisiones.

La vigilancia espacial ayuda al planeta
Un equipo de investigadores de Estados Unidos y Canadá ha utilizado ahora los datos acumulados por el satélite científico Aura, de la NASA, y un nuevo sistema de análisis de estos datos con el objetivo de descubrir las emisiones reales a la atmósfera de gases como el dióxido de azufre, procedente de fuentes naturales como los volcanes o actividades humanas como la combustión de hidrocarburos y los pozos y refinerías de petróleo.
El dióxido de azufre es un gas con efectos muy negativos sobre el medio ambiente y la salud de las personas; y en concreto, interviene en los procesos de lluvia ácida y potencia el efecto invernadero (cambio climático).
Los resultados de esta investigación liderada por Chris McLinden se presentan esta semana en un artículo publicado en la revista Nature Geosciences y son realmente esclarecedores.

Los puntos que no aparecen en el inventario
Las observaciones del satélite Aura durante el periodo 2005-2014 han permitido descubrir 39 puntos del planeta desde los que se están emitiendo a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de azufre sin que las empresas y gobiernos responsables hayan informado de ello.
Además, los datos analizados por estos investigadores indican que existen centenares de puntos en todo el planeta en los que las emisiones reales de gases contaminantes son muy superiores a las declaradas por las empresas y los gobiernos respectivos.
Las 39 fuentes de emisión no declaradas son principalmente yacimientos de petróleo y gas, centrales eléctricas que queman carbón o petróleo e industrias como las fundiciones.
De los 39 puntos no declarados en los inventarios oficiales, 14 se encuentran en Oriente Medio y 12 de ellos están relacionados con los pozos y refinerías de petróleo en países como Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Qatar, Irán y Kuwait.
En el artículo científico no se detallan uno por uno los puntos de emisiones no declarados pero se muestra un ejemplo gráfico en la zona del Golfo Pérsico.
Por orden de importancia, el resto de puntos de contaminación no declarada se encuentran en países como México, Rusia, China e incluso uno de ellos en Marruecos.
En este sentido, el artículo también incluye un sencillo mapamundi en el que se sitúan aproximadamente los puntos de emisiones descubiertos y los países responsables. En este mapamundi se marcan también otros puntos de emisiones de origen natural, como los volcanes, que deben ser tenidos en cuenta para mejorar la gestión global de la contaminación atmosférica en el planeta.
El estudio se centra en la detección de las emisiones de dióxido de azufre pero también facilita datos sobre emisiones de dióxido de nitrógeno, otro de los contaminantes procedentes de la combustión de hidrocarburos.
Para crear inventarios de emisiones completos y exactos primero se debe conocer la ubicación de las fuentes de contaminación. Gracias a la utilización de satélites como el Aura, “podemos tener una medición independiente de estas fuentes de emisión”, con unos datos mucho más fiables que los facilitados por las industrias y las agencias gubernamentales, ha indicado Chris McLinden.

Nuevo tratamiento de las imágenes
La utilización del Aura de la NASA para la detección de puntos de emisión de contaminantes ha sido posible gracias a modernos sistemas de tratamiento y análisis de las imágenes acumuladas desde 2005 por este satélite diseñado para el estudio de fenómenos como el agujero de la capa de ozono.
Bryan Duncan, científico atmosférico en el Centro Goddard de la NASA, destaca que el estudio que ahora se presenta, “es la demostración perfecta de cómo los satélites y las nuevas técnicas de análisis de datos nos permiten identificar las fuentes de contaminantes cada vez con más detalle en todo el planeta”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs