Huracanes más violentos por el cambio climático



El cambio climático ha hecho que los huracanes se vuelvan más feroces

Fecha de Publicación
: 23/05/2020
Fuente: Clarín (Argentina) - NYT
País/Región: Internacional


Así lo revela un estudio basado en el análisis de imágenes satelitales de tormentas producidas entre 1979 y 2017.
A lo largo de las últimas cuatro décadas, los huracanes se han hecho más fuertes en todo el mundo. Así lo demuestra un análisis de los datos de observación, apoyando lo que la teoría y los modelos informáticos vienen sugiriendo desde hace mucho tiempo: el cambio climático está haciendo que estas tormentas sean más intensas y destructivas.
El análisis, basado en imágenes satelitales que datan de 1979, muestra que el calentamiento ha aumentado la probabilidad de que un huracán se convierta en un evento de Categoría 3 o más, con vientos sostenidos de más de 177 km por hora, en alrededor de un 8% por década.
 "La tendencia está ahí y es real", dijo James P. Kossin, investigador de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y autor principal del estudio, publicado el lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences. "Hay una cantidad importante de evidencia de que estamos haciendo estas tormentas sean más severas".
Kerry Emanuel, un experto en huracanes del Instituto Tecnológico de Massachusetts que no participó en el estudio, dijo que los hallazgos estaban "muy en línea con lo que se espera".
"Cuando ves que las cosas se mueven así por todo el mundo, los patos están en orden", dijo.
Pero en el Atlántico Norte, donde la actividad de los huracanes ha aumentado en las últimas décadas y las tormentas han causado decenas de miles de millones de dólares en daños en Estados Unidos y el Caribe, otros factores distintos al cambio climático pueden haber jugado un papel más importante en el aumento de la intensidad, dijo Emanuel.
La física sugiere que a medida que el mundo se calienta, los huracanes y otros ciclones tropicales deberían ser más fuertes, porque el agua más caliente proporciona más de la energía que alimenta estas tormentas. Y las simulaciones climáticas han mostrado desde hace tiempo un aumento de los huracanes más fuertes a medida que el calentamiento continúa.
Pero confirmar esto a través de las observaciones ha sido problemático, debido al número relativamente pequeño de huracanes cada año y a la dificultad de obtener datos sobre sus velocidades de viento y otras características. Incluso en los Estados Unidos, las tormentas que no amenazan potencialmente a las poblaciones se miden menos que otras.
"Estamos todos haciendo un mal trabajo de medición de los ciclones tropicales en todo el mundo", dijo Emanuel. "Todos creímos que deberíamos estar viendo huracanes más intensos. Pero es muy, muy difícil encontrarlo en los datos".
Kossin y sus colegas sortearon las limitaciones utilizando imágenes satelitales de tormentas en todo el mundo y usando computadoras para interpretarlas con un algoritmo de coincidencia de patrones, o conjunto de instrucciones, largamente aceptado. Ya lo habían hecho antes, en un estudio publicado en 2013, pero ese análisis sólo incluía imágenes de 1982 a 2009 y los hallazgos, aunque similares, no eran estadísticamente significativos.
En el nuevo estudio los investigadores ampliaron el conjunto de datos por 11 años, utilizando imágenes de 1979 a 2017.
"La primera vez que lo hicimos encontramos tendencias, pero no había subido al nivel de confianza que requeriríamos", dijo Kossin. Los hallazgos del nuevo estudio son estadísticamente significativos.
"Esto quiere decir que las observaciones históricas también están de acuerdo" con la teoría y los modelos, añadió.
El estudio examinó las tormentas tropicales en todo el mundo porque eso proporcionó muchos más datos que los que se observaron en una sola región. Y cada región tiene una variabilidad natural u otros factores que pueden afectar a la intensidad de la tormenta y hacer más difícil determinar los efectos del calentamiento.
"Cuando se mira el cuadro globalmente, tiende a eliminar esa variabilidad regional", dijo Kossin. "La tendencia se eleva por encima de las cosas laterales".
En el Atlántico Norte se ha registrado un aumento en la cantidad de huracanes en los últimas décadas, un hallazgo que se ha obtenido combinando la intensidad con otras características como la duración y la frecuencia de las tormentas. El jueves, la NOAA emitirá su pronóstico de actividad para esta temporada, que oficialmente va del 1 de junio al 30 de noviembre. Los pronósticos de otras organizaciones han sugerido que este año puede ser activo.
Pero el Atlántico Norte es una región en la que el cambio climático puede ser eclipsado por otros factores, dijo Emanuel.
"Vemos señales claras y fuertes tendencias en el Atlántico Norte", dijo. "El problema es que no podemos atribuirlo únicamente a los gases de efecto invernadero".
Algunos científicos dicen que la variabilidad natural a largo plazo de las temperaturas de la superficie del mar, en una escala de tiempo de décadas, ha desempeñado el papel principal en la actividad de las tormentas del Atlántico Norte.
Otros dicen que las reducciones obligatorias de las emisiones de azufre procedentes de la quema de combustibles fósiles en los últimas décadas pueden ser más importantes, al afectar a las temperaturas oceánicas a través de una serie de conexiones atmosféricas.
Cualquiera sean los factores principales, el estudio sugiere que el cambio climático desempeñará un papel a largo plazo en el aumento de la virulencia de las tormentas en el Atlántico Norte y en otros lugares, dijo Kossin. La planificación dedicada a ver cómo mitigar el efecto de las grandes tormentas debe tener esto en cuenta.
"A corto plazo, estas tendencias no van a cambiar el panorama de riesgos", dijo Kossin. Pero a largo plazo, dijo, "el paisaje de riesgo podría cambiar para peor".
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs