Agujero de ozono: ahora el problema está en el Ártico



El Ártico registra un agujero de ozono que puede ser aún mayor

Fecha de Publicación
: 09/04/2020
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Internacional


El Artico registra actualmente un agujero de la capa de ozono -protectora de los rayos ultravioleta- a unos 18 kilómetros de altura, fenómeno que no se había anotado desde la primavera boreal de 2011, ha informado este martes el Servicio de Vigilancia Atmosférica (CAMS) del Sistema europeo Copérnico.
Los investigadores del Servicio de Vigilancia Atmosférica han hecho un seguimiento de la “actividad inusual en la capa de ozono” durante la primavera en el Artico que demuestra que la mayoría del ozono en la capa situada a una presión de entre 50 y 80 hPA (aproximadamente 18 kilómetros de altura) “se ha agotado”.

Capa de ozono, la protectora frente a los rayos ultravioleta
La capa de ozono estratosférica actúa a modo de “escudo protector” de la vida terrestre de los efectos “potencialmente dañinos de la radiación ultravioleta”, según un comunicado de CAMS.
Según los científicos de Vigilancia Atmosférica, las columnas de ozono sobre amplias zonas del Artico “han registrado valores mínimos récord este año, lo que ha derivado en la formación de un agujero de ozono”.
La última ocasión que se observó un agotamiento de la capa de ozono “igual de marcado sobre el Artico” fue en 2011, durante la primavera boreal, y los científicos de la CAMS “prevén que la situación sea aún mayor en 2020”.
Los datos de CAMS evidencian lo “excepcionalmente reducidos que han sido los valores mínimos de la columna de ozono hasta la fecha en 2020”, según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico y CAMS.

Más común en la Antártida
Este fenómeno se produce cada primavera austral de la Antártida, sin embargo, los agujeros de ozono sobre el Artico “son poco habituales, debido a que, por lo general, el hemisferio norte no cuenta con las condiciones necesarias para que se produzca un agotamiento de la capa de ozono tan marcado”, según CAMS.
En noviembre pasado CAMS informó de que el agujero en la zona austral fue “el de menor envergadura en los últimos 35 años”.
En general, “la estratosfera del Artico está menos aislada que la de su homóloga de la Antártida” y ello se debe a que la presencia de masas continentales y cordilleras en latitudes elevadas en el hemisferio norte altera las pautas meteorológicas, “lo que conlleva que el vórtice polar sea más débil y sufra más perturbaciones”.
El director de CAMS, Vincent-Henri Peuch, ha explicado que las previsiones “sugieren que las temperaturas están ahora empezando a aumentar en el vórtice polar”.
“Ello implica que el agotamiento de la capa de ozono se ralentizará y, en última instancia, se detendrá”, según Peuch, “dado que el aire polar se mezclará con el aire rico en ozono de latitudes inferiores”.
El experto ha añadido que “resulta sumamente importante mantener los esfuerzos internacionales” por monitorizar la evolución del agujero de ozono y la capa de ozono a lo largo del tiempo.

¿Cómo se forman los agujeros en la capa de ozono?
Los agujeros de ozono se forman porque las sustancias que contienen bromo o cloro se acumulan en el vórtice polar, donde permanecen químicamente inactivas en la oscuridad.
Sin embargo, el descenso de temperaturas en el vórtice por debajo de los -78 grados Celsius pueden producir la formación de cristales de hielo en las nubes estratosféricas polares, que desempeñan un papel importante en las reacciones químicas.
A medida que el Sol desprende energía libera los átomos de cloro y bromo presentes en el vórtice, que pasan a estar químicamente activos y destruyen rápidamente las moléculas de ozono, lo que provoca la formación del agujero.
El Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copernicus (CAMS) está implementado a través del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Plazo Medio (CEPMPM) en representación de la Comisión Europea.
.

El sudeste asiático apunta al comercio de fauna salvaje



Tras coronavirus, sudeste asiático favorece medidas contra comercio de fauna salvaje

Fecha de Publicación
: 09/04/2020
Fuente: InfoBae (Argentina)
País/Región: Asia


El brote de coronavirus ha generado un apoyo abrumador para el cierre de mercados ilegales que venden animales salvajes en el sudeste asiático, un epicentro del comercio multimillonario, según un sondeo del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) divulgado el lunes.
Un 93 por ciento de las 5.000 personas encuestadas por WWF en marzo en tres países del sudeste asiático, así como en Hong Kong y Japón, dijeron que los mercados no regulados que venden vida silvestre debían cerrarse para evitar futuras pandemias.
Los científicos creen que el virus se originó en un mercado de vida silvestre en la ciudad china de Wuhan, donde murciélagos, pangolines y otros animales conocidos por transmitir coronavirus se mantenían hacinados en condiciones fétidas.
"Esto ya no es un problema de vida silvestre. Es un problema de seguridad global y salud humana", dijo Christy Williams, directora de Asia Pacífico de WWF, en una conferencia de prensa en la que presentó los resultados de la encuesta.
El apoyo a que cierren los mercados de vida silvestre fue más fuerte en Myanmar, donde por años se han comercializado animales salvajes en las regiones autónomas fronterizas con China. Un tercio de los encuestados en Vietnam dijo que la crisis los había llevado a dejar de consumir ese tipo de fauna.
"El COVID es una llamada de atención", declaró Grace Hwa, jefa de Programa de Comercio de Vida Silvestre Ilegal en WWF Myanmar, en un comunicado.
"El comercio desenfrenado de vida silvestre es un riesgo no sólo para la salud y la economía, sino para toda la estabilidad de la región".
A raíz del brote, que comenzó en Wuhan y se extendió por el resto del mundo, China introdujo una prohibición de crianza y consumo de vida silvestre viva, pero no consideró el comercio de animales como mascotas y para medicina tradicional.
.

Las tortugas beneficiadas del coronavirus



Miles de tortugas marinas en peligro de extinción anidan en las playas vacías durante la cuarentena por coronavirus

Fecha de Publicación
: 09/04/2020
Fuente: 20 Minutos (España)
País/Región: Internacional


La pandemia por coronavirus ha vaciado las calles de gran parte del mundo y ya se había visto en semanas anteriores cómo algunos animales habían empezado a ocupar estos espacios. Pero no solo las calles están vacías, también las playas, algo que algunas especies de tortugas marinas están aprovechando.
En las playas de Odisha, en la India, hace unos días más de 70.000 tortugas Olive Ridley (de 60 centímetros y unos 50 kilos) comenzaron a anidar sin la presencia de los turistas que habitualmente visitan esas playas para verlas, según cuenta La Nación. Estas tortugas se encuentran en peligro de extinción.
Aparte de la presencia de humanos, el año pasado también fue dificultosa la anidación debido a la presencia del ciclón Titli. Según la Organización de Vida Silvestre de esta provincia, el 50% de la población mundial de esta especie anida en sus costas.
La Organización limpia la zona para que las tortugas puedan anidar cómodamente y también protege a las crías de las aves y los cangrejos de la zona. Hasta el momento, 790.000 tortugas han dejado sus huevos en las playas de Gahirmatha y Rushikulya.

Han nacido 97 tortugas en peligro de extinción en Brasil
Las tortugas marinas del norte de Brasil también han aprovechado la ausencia de seres humanos en las playas. En un balnerario del estado de Pernambuco, nacieron 97 tortugas carey en la playa Janga el pasado 22 de marzo.
Según cuenta La Nación, la Prefectura de Paulista informó que la eclosión de los huevos y la entrada en contacto de las tortugas con el agua fue posible gracias a los técnicos del Centro de Sostenibilidad Urbana (NSU). En 2020, han nacido en la costa de Paulista 291 tortugas marinas, de las cuales 204 son de la variedad carey. Estas tortugas se encuentran en "peligro crítico", según indica World Wildlife Fund (WWF).
.

Incendio cerca de Chernobyl dispara la radioactividad



Un incendio forestal cerca de Chernobyl provocó un fuerte aumento de la radioactividad

Fecha de Publicación
: 08/04/2020
Fuente: InfoBae (Argentina)
País/Región: Ucrania


Las llamas se propagaron en más de 100 hectáreas en la parcela forestal situada en torno a la central nuclear, a unos cien kilómetros al norte de la capital ucraniana, Kiev
Ucrania informó este domingo de un aumento de la radioactividad a causa de un incendio forestal declarado la víspera en la zona de exclusión que rodea la central de Chernobyl, donde se produjo en 1986 el peor accidente nuclear de la historia.
“Hay malas noticias: hay una radioactividad superior a la normal en el corazón del incendio”, indicó en Facebook Egor Firsov, que lidera el servicio de inspección ecológica.
Firsov acompañó su mensaje con un video en el que se ve un contador Geiger que muestra un nivel de radioactividad 16 veces más alto de normal.
Las llamas se propagaron en más de 100 hectáreas en la parcela forestal situada en torno a la central nuclear, a unos cien kilómetros al norte de la capital, Kiev.
En un primer momento, los servicios de emergencia aseguraron el domingo que no se había registrado ningún aumento de la radioactividad, aunque el sábado habían afirmado que tenían “problemas” para extinguir el fuego, debido a un incremento de la radioactividad en algunos lugares.
Las autoridades declararon, por su parte, que las localidades de los alrededores no corrían peligro.
Dos aviones, un helicóptero y un centenar de bomberos estaban movilizados contra el incendio.
Además que en la zona de exclusión de Chernobyl, más de 140 incendios están activos en la provincia de Kiev desde hace doce días, lo que está provocando una importante nube de humo que afecta a la capital ucraniana, según las autoridades ucranianas.
El humo de los incendios bajo la alta presión atmosférica y la falta de viento ha provocado polución en torno a Kiev, ha apuntado el Servicio de Emergencia del Estado de Ucrania. Las autoridades han advertido de que esta situación se prolongará durante “varios días”.
La totalidad de los 140 incendios se deben a actividad humana, según ha apuntado el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, principalmente debido a la quema de basura y hierba seca. “Destruye hábitats, contaminan el aire y reducen la fertilidad de la tierra”, ha advertido Klitschko.
El reactor número 4 de la central de Chernobyl explotó el 26 de abril de 1986, contaminando, según ciertas estimaciones, hasta tres cuartas partes de Europa. Tras esta catástrofe, las autoridades evacuaron a centenares de miles de personas y un amplio territorio, de más de 2.000 km2, fue abandonado.
Otros tres reactores de la planta continuaron funcionando tras aquel desastre. El último fue detenido en 2000, lo que marcó el fin de toda la actividad en la central de Chernobyl.
.

Las cumbres de clima y de biodiversidad en el limbo

Interrogantes ante las cumbres del clima y de la biodiversidad

Fecha de Publicación
: 08/04/2020
Fuente: Público (España)
País/Región: Internacional


Este año estaban previstos dos eventos ambientales de suma importancia, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2020 en la ciudad escocesa de Glasgow (COP26) y la Conferencia de Naciones Unidas sobre la Biodiversidad, en la ciudad china de Kunming (COP15), que verán modificadas sus fechas por efecto de la pandemia del coronavirus.
La Conferencia sobre el Cambio Climático se tendría que haber celebrado del 9 al 19 de noviembre de 2020 siendo su objetivo fundamental tratar de alcanzar el acuerdo que no se consiguió en la COP24 de Madrid, por la oposición de, entre otros, los gobiernos negacionistas de EEUU y Brasil, sobre planes de mitigación y adaptación al cambio climático y de esta forma alcanzar los objetivos del Acuerdo de París.
La Conferencia sobre la Biodiversidad que habría de celebrarse entre el 5 y el 10 de octubre lleva por lema "Civilización ecológica: Construyendo un futuro compartido para toda la vida en la Tierra" cuyo propósito es revisar los resultados del Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020 del CBD, así como determinar los nuevos objetivos de la biodiversidad global en 2030, tratando de superar los pobres resultados de la COP14 de Sharm El Sheik (Egipto).
Ambos eventos, independientemente de las fechas que se celebren, son importantes por los resultados que pudieran obtenerse como una última oportunidad para conseguir variar el rumbo actual con dirección hacia el desastre ambiental al que nos abocamos como especie.
En la Cumbre del Clima de Madrid no se llegó a ningún acuerdo relevante, ni con respecto a las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC), que marcan las contribuciones de cada país en su reducción de emisiones, ni sobre la duración del período de implementación para cada país, ni tampoco con respecto al controvertido artículo 6 del Acuerdo de París sobre el uso de los mercados internacionales de carbono, una herramienta perversa inventada por el capital para disponer de una horquilla amplia de emisiones permitidas pero que el propio capital ahora parece no tener claro como regular. Y además, como se vio en esta cumbre, las grandes corporaciones dirigen la agenda política de los gobiernos, que siguen sin ponerse de acuerdo con los fondos de compensación a aportar a los países más vulnerables -y más pobres- al calentamiento global.
La conclusión más importante de la Cumbre de Biodiversidad de Sharm El Sheik es que la mayoría de los países no lograron alcanzar los objetivos de las Metas de Aichi para 2020 y solo unos pocos han adoptado sus estrategias y planes de acción nacionales en materia de biodiversidad como instrumentos de políticas transversales para todo el gobierno. Tampoco la diversidad biológica se está integrando de manera significativa en planes y políticas intersectoriales, políticas de erradicación de la pobreza o planes para una economía sostenible como tampoco se están movilizando recursos suficientes o implementando estrategias de comunicación y concienciación de la ciudadanía.
De lo que se trataría ahora por tanto es que estas dos nuevas cumbres, que estaban previstas para el otoño y que esperemos que se celebren a la mayor brevedad posible, rompan de una vez la dictadura de algunos países y los intereses del capital que sostienen sus políticas e impiden avanzar en la resolución o al menos en la mejora de las graves consecuencias que asolan la humanidad con los dos principales problemas ambientales del planeta: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.
Pero esta posibilidad de trabajo, cada vez demandada por más sectores sociales y ambientales globales, se encuentra, para poder avanzar en su cristalización, con el problema añadido de la pandemia sanitaria en curso. La crisis sanitaria del coronavirus que conllevará importantes daños económicos y sociales puede suponer una excusa por parte del capital para intentar un nuevo asalto a la voluntad popular de mejorar sus condiciones de vida con el pretexto de que la primera tarea debe ser la recuperación económica y que por tanto los problemas ambientales pasan a ser secundarios. Hay un grave peligro de involución en lo social y ambiental propiciado por los depredadores de lo común, de los que quieren mantener a capa y espada sus negocios negros de las fósiles, de los que destruyen los bosques diversos de los trópicos y del ecuador para plantar sus monocultivos insalubres, de los grandes productores de ganado intensivo enfermo de tanto antibiótico y tanta hormona, de los grandes distribuidores de alimentos que destruyen las economías locales y coartan el derecho a la soberanía alimentaria de los pueblos. Hay un peligro evidente de que estos grandes poderes transnacionales quieran limitar o directamente eliminar los logros alcanzados en la esfera ambiental, en la línea de personajes tan nefastos para el equilibrio ecosistémico como Trump o Bolsonaro.
Este año 2020 era un año considerado por la ONU como fundamental para el medio ambiente, un año decisivo en el que los países definirían la agenda de la acción ambiental para la próxima década. No obstante, el "super año" para el medio ambiente de la ONU contaba con algunos eventos que no podrán celebrarse. Después de la COP13 de la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres que se ha celebrado en Gandhinagar (India) entre el 15 y el 22 de febrero y el Foro Mundial sobre Biodiversidad de Davos (Suiza), celebrado entre el 23 y el 28 de febrero, se han aplazado la Conferencia sobre los Océanos de las Naciones Unidas , Lisboa (Portugal), prevista entre el 2 y el 6 de junio, el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, Marsella (Francia), previsto entre el 11 y el 19 de junio y la ya citada Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático 2020 (COP26 de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático). Previsiblemente se aplazarán el encuentro internacional del Agua y Cambio Climático: acelerar la acción, Estocolmo (Suecia), previsto entre el 23 y el 28 de agosto y la también citada Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad (COP15)  a celebrar en Kunming (China), que incluía también la 10ª Reunión de las Partes del Protocolo de Cartagena y la 4ª Reunión de las Partes en el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de su utilización (COP/MOP 4 del Protocolo de Nagoya). Queda por saber qué hará la ONU sobre su 75° período de sesiones de la Asamblea General (UNGA 75), en Nueva York en la que estaba prevista para el 22 de septiembre una reunión de los gobernantes asistentes sobre biodiversidad, como adelanto de la COP15, con el objetivo de lograr compromisos en torno a la degradación ambiental del planeta, así como para los actos del quinto aniversario del lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), previstos para el 27 de septiembre.
Estamos en un momento clave desde el punto de vista ambiental en el que, en noviembre de 2019, el Informe sobre la Brechas de Emisiones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) advirtió, poco antes de celebrarse la COP25 de Madrid sobre el Clima,  de que "el mundo debe reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero GEI) un 7,6% cada año entre 2020 y 2030, o el mundo perderá la oportunidad de limitar el calentamiento global en 1,5°C, como lo establece el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París". De no cumplirse estos objetivos el escenario más probable es superar el umbral de los 3ºC con respecto a los niveles preindustriales, de consecuencias imprevisibles.
Por otra parte el Convenio de la Organización de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD) se había marcado plantear como objetivo para la próxima cumbre proteger, al menos, el 30 % de la biodiversidad en la tierra y el océano para el año 2030, en un contexto de inmensa pérdida de biodiversidad tal como reflejaban el último informe de Planeta Vivo de WWF de 2018, que indica que la población mundial de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles ha disminuido un 60% entre 1970 y 2014, debido a las actividades humanas o el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistema de la ONU (IPBES), de mayo de 2019, que indica que un millón de especies, de los 8 millones existentes, están en peligro de extinción por la sobreexplotación de los recursos terrestres y marino.
Dicho en pocas palabras, o rebajamos las emisiones de GEI y limitamos al máximo la actual tasa de extinción de especies o la estructura de la vida en sus relaciones ecosistémicas tal como la conocemos en este momento cambiará totalmente en las próximas décadas.
Por eso es importante que el desastre sanitario del coronavirus no suponga una excusa por parte del capital para seguir con sus políticas biocidas eliminando del debate político, social y económico cualquier tentativa de colocar en su centro el caos ambiental que se nos avecina. Máxime cuando una de las lecciones que podemos intuir de estos días de confinamiento es que es posible bajar las emisiones cambiando de modelos de producción o cuando observamos que distintas especies recuperan espacios que ocupamos de forma dominante. Sabemos, claro está, de la temporalidad de estas sensaciones, que serán efímeras si no somos capaces de repensar el modelo de vida que nos imponen, de continuo consumo y de individualismo exacerbado, responsables últimos del desastre ambiental al que estamos abocados. Trabajar por mitigar los efectos del cambio climático o por frenar la catástrofe de la pérdida de biodiversidad no es un capricho de cuatro ecologistas ni un desvarío científico, es el medio de intentar restablecer o ayudar a restablecer un equilibrio en los ecosistemas que incorpore en su interior a todos las especies en su función, incluida la nuestra.
Hace tiempo que sabemos que el problema es el sistema económico y político en el que vivimos. En un momento tan delicado como el actual vemos como de la desgracia y el dolor se hace negocio, se especula con los materiales necesarios para aliviar el sufrimiento. Un sistema así no merece permanecer. Por ello es importante que la pandemia que asola el mundo nos haga reflexionar sobre este sistema y también sobre los límites que nos debemos imponer como especie con respecto a nuestro entorno ambiental. Debemos desechar de una vez la idea imperante de profunda raíz religiosa del ser humano como centro del universo, entender nuestro papel en la biosfera y respetar los delicados equilibrios biológicos que nos sustentan y que nos protegerán de futuros episodios como los que ahora vivimos.
.

Un cachorro de león enviado por encomienda aérea



Cachorro de león africano es rescatado en el aeropuerto de Oaxaca

Fecha de Publicación
: 08/04/2020
Fuente: La Verdad (México)
País/Región: México


El tráfico de especies en peligro de extinción es un problema que atañe a todo el mundo, y aunque, pareciera inverosímil, en pleno estado de Oaxaca, un cachorro de león africano fue rescatado en en Aeropuerto Internacional de ese estado, un verdadero logro ante una de las prácticas más odiadas por los activistas y que, dará a este felino la oportunidad de estar en libertad.
Cachorro de León es rescatado en Oaxaca
Un cachorro de león fue rescatado de una caja de madera reciclada con varios orificios, la cual, estaba adaptada con unos orificios, donde, podía ingresar el aire, para que, el felino pudiera respirar durante su viaje, el espacio en ella era tan reducido que en cuanto sus salvadores abrieron la puerta de la caja salió rápidamente en busca de su libertad, este hermoso ejemplar estaba siendo transportado de manera irregular.

¿Quién rescato al cachorro de león?
Por medio de la cuenta oficial en Twitter, la Guardia Nacional de México, dio a conocer por medio de una publicación, acompañada de un video del rescate del cachorro de león, que el felino se encontraba siendo transportado de manera ilegal.
Guardia Nacional publicó: “Al combatir el tráfico ilegal de especies, protegemos la naturaleza. En el aeropuerto de #Oaxaca aseguramos un cachorro de león africano, trasladado sin la debida documentación zoosanitaria. #JusticiaYPaz”.
Además, se informó que, durante la revisión los agentes, pudieron notar que, solo había un documento que parecía ser una factura, pero, no había otro documentos que acreditará al ejemplar, pues, indicaron: "carecía de la documentación zoosanitaria correspondiente, así como del microchip de marcaje, con el cual se identifica a esta especie".
Pese a que, el León está considerado solo como una especie vulnerable, (por sus siglas en inglés VU), pues, pertenece a la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, de no proteger su tráfico ilegal está en alto riesgo de convertirse en una especie en peligro de extinción.
.

Si no sanamos el clima, volveremos a enfermar



Si no sanamos el clima, volveremos a enfermar

Fecha de Publicación
: 07/04/2020
Fuente: Agencia IPS
País/Región: Internacional


Sumidos en un confinamiento y en una crisis sanitaria sin precedentes, nos afanamos en encontrar fármacos y vacunas para la covid-19. Estudiamos el funcionamiento del virus y su ciclo vital, valorando las distintas hipótesis sobre su origen. Pero lo que resulta indiscutible es que son nuestros hábitos y comportamientos los que nos ponen en peligro. Porque detrás de esta pandemia está la destrucción de la naturaleza.
No hay sistema sanitario ni fuerzas de seguridad de ningún estado que pueda brindarnos la protección que nos brinda la naturaleza. Una naturaleza que, eso sí, sea rica en especies y que funcione bien.

La biodiversidad, escudo ante los virus
Hace quince años se aportaron las primeras indicaciones científicas sobre la función protectora de la biodiversidad. Gracias a efectos como la dilución de la carga vírica y la amortiguación del contagio, la biodiversidad es una inmensa y eficaz barrera para las zoonosis.
Se ha visto en multitud de casos prácticos, desde la gripe aviar a la enfermedad de Lyme, que han ido corroborando y reforzando los primeros estudios teóricos y las primeras simulaciones epidemiológicas.
Cada día comprendemos mejor el origen de la actual pandemia. Los estudios moleculares permiten desentrañar algunos de los pasos claves en esta zoonosis: originada muy probablemente en los murciélagos, pasó en algún momento a los pangolines y de estos al ser humano.
El SARS-CoV-2 ha coevolucionado largo tiempo con el murciélago de forma que cuando este está sano, la carga vírica es mínima. Sin embargo, en estados de estrés, como cuando se le persigue, caza y manipula, el sistema inmune del animal se deprime y la carga vírica se dispara.
Les ocurre algo similar a los demás hospedadores como el pangolín, objeto de caza y tráfico ilegal en muchas regiones de Asia y de África. Es en esa situación, con el hospedador inmunodeprimido alcanzando una alta carga vírica, cuando el virus resulta más peligroso para el sur humano.

Así nos protege la naturaleza
Una naturaleza sana, de ecosistemas funcionales y ricos en especies nos protege de una manera muy amplia ante infecciones por patógenos. No solo a través de la biodiversidad.
Por ejemplo, la naturaleza puede frenar el polvo del desierto y reducir la contaminación atmosférica, dos vehículos que propagan virus y que acentúan los síntomas respiratorios en los pacientes afectados por la covid-19.
Cuando incorporamos el cambio climático en la ecuación, la naturaleza tiene menos margen para atenuar impactos y proteger nuestra salud. Este fenómeno global no solo lleva a muchos bosques a flaquear en su función de sumideros de carbono, sino que los hace más propensos a incendios de grandes dimensiones, como los ocurridos recientemente en Australia.
El humo afectó a 80 %  de la población del país. Pero el problema no lo tuvieron solo los australianos. Como ocurre ahora con la pandemia, el humo recorrió rápidamente el planeta.
No hay organización nacional o internacional que pueda prevenir que el humo de los incendios llegue a las principales ciudades del mundo en 10 días, acentuando sus problemas de contaminación. Del mismo modo, no hay industria ni empresa capaz de reducir los gases con efecto invernadero en la medida en que lo hacen los bosques tropicales.
Las funciones que una naturaleza sana hace por nosotros, entre ellas la de protegernos de zoonosis, son impagables.

Globalización y migraciones climáticas
Buena parte del problema con las zoonosis actuales es la globalización, que implica rápidos y masivos movimientos de la población humana. Por eso, las medidas más eficaces y urgentes que se han tomado han sido relacionadas con la limitación a los movimientos de personas.
Pero quizá se nos olvida que el cambio climático lleva décadas amplificando movimientos migratorios a gran escala en diversas regiones del planeta. El fenómeno no solo dispara migraciones de regiones africanas o tropicales a Europa o Estados Unidos, sino que también las dispara dentro de estas zonas. Ya ocurre en Europa.
Los movimientos provocados por causas ambientales generan, a su vez, graves problemas naturales, sociales y sanitarios.

La crisis climática sigue ahí
El confinamiento puede servirnos para aprender y reflexionar sobre el día después. Últimamente escuchamos el mantra de que todos nuestros esfuerzos ahora servirán para recuperar la normalidad pronto.
Pero ¿qué normalidad? ¿La que nos trajo aquí? ¿La normalidad que favorece pandemias, que destruye ecosistemas, que provoca el cambio climático, que genera desigualdad social y se basa en un modelo económico insostenible?
En China vuelven ya a quemar carbón para generar energía, y más que antes si puede ser, porque su objetivo es relanzar la economía sin reparar en costes ambientales.
La pandemia nos muestra con crudeza cuan sensibles somos a un medio natural que no funcione bien. La situación actual debería servir de ensayo para repensar una gran crisis que nos está esperando, que no cesa y que es aún más compleja de gestionar y atajar que la pandemia del coronavirus: la del cambio climático.
Los políticos no se ponen de acuerdo en las cumbres mundiales del clima, pero cada uno en su país y a su manera acaba convergiendo en relanzar una y otra vez la economía al modo tradicional.
Si vamos a trabajar en no volver a esa normalidad inviable, sino a una nueva normalidad más en equilibrio con la naturaleza y sostenible en el tiempo, es necesario cuestionar profundamente el marco social y económico en el que nos movemos.
Nadie querrá sufrir otra pandemia en unos meses. Una pandemia que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS, puede ser mucho más letal que la del coronavirus.
En la ecuación de la biosfera, el Homo sapiens no puede acaparar una cuota tan grande de recursos ni generar cambios ambientales a una tasa tan superior a la velocidad de regeneración y recuperación de los ecosistemas.
Será solo mediante la mirada común de todos, expertos y no expertos, economistas, biólogos, médicos, matemáticos y sociólogos, como abordaremos un día después realmente diferente y con esperanzas fundadas de no caer en otro confinamiento a los pocos meses de salir de este.
.

Más extensiones de tierra árida por el cambio climático



Cambio climático aumentará las tierra áridas y hará que sean menos productivas

Fecha de Publicación
: 07/04/2020
Fuente: La Verdad (México)
País/Región: Internacional


El cambio climático hará que existan más extensiones de tierra árida que, además, serán menos productivas, ¿por qué?
El cambio climático amenaza al mundo en todas sus facetas, no hay nada que no se vea afectado ante el brusco calentamiento global que cada día más se incrementa por la contaminación generada por el ser humano, y ahora, investigadores alertan que, miles de tierras se volverán áridas y sus probabilidades de ser tierras fértiles están en juego.
Tierras más áridas y poco productivas
La Universidad Estatal de Washington, realizó una investigación que fue publicada en Nature Communications el viernes pasado 3 de abril, donde alerta sobre los efectos que tiene el cambio climático sobre la tierra, y es que, además de dejarla evidentemente árida, también, la dejará poco fértil, pues, su producción primaria bruta caerá bruscamente.
Los ecosistemas como los matorrales, sabanas y praderas, son el 41 por ciento del territorio del planeta y son de gran importancia, pues, en ellas hay tierras de cultivo no irrigadas y sirven, para el pastoreo, su productividad brinda alimento al menos al 38 por ciento de los habitantes
Al respecto, el asistente de investigación en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de WSU, Jingyu Yao, señaló: “Nuestros resultados destacan la vulnerabilidad de las tierras secas a los fenómenos climáticos extremos más frecuentes y severos”

¿Cómo dieron con los resultados?
La investigación se basó en estadísticas del ciclo del carbono de 13 lugares del mundo que, se compararon con datos de satélites sobre la vegetación y su productividad, junto con la información existente sobre cálculos de modelos globales sobre los efectos esperados en el futuro por el cambio climático, y los resultados fueron alarmantes.
La investigación arrojó que, para el año 2100, habrá un 12 por ciento de más tierras áridas, las cuales, debido a que habrá menos precipitaciones, serán menos productivas, esto realizando una comparativa con los datos obtenidos y los estadísticos de hace 10 años atrás.
Heping Liu, profesor del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental, quien realizó el estudio, indicó: “En nuestra sociedad, no estamos prestando mucha atención a lo que está sucediendo con las regiones de tierras secas”.
.

Un planeta sin contaminación

Un planeta sin contaminación

Fecha de Publicación
: 07/04/2020
Fuente: El Levante (España)
País/Región: Internacional


Parece mentira que haya tenido que darse un virus como el Covid-19 para que el planeta se vacíe de coches, de humo de las fábricas, de papeles por el suelo, es decir, de contaminación.
Después de este confinamiento y de darnos cuenta lo mucho que necesitamos respirar aire fresco, pasar la mañana rodeados de naturaleza o cerca de la playa, solo espero que hayamos recapacitado de lo que estamos ocasionando al planeta, y es que no es nuestro planeta. A pesar de que ha estado muy presente este tema los últimos meses, con el Covid-19 ha pasado a un segundo plano pero no hay nada más que explicar, todos sabemos lo que debemos y lo que no debemos hacer para mantener nuestro planeta en las condiciones adecuadas.
Ahora que tenemos tiempo, y esta vez de verdad, es el momento de recapacitar y de reciclar, hacer desde casa todo lo que esté en nuestra mano, tener más claro que nunca que cuando acabe el confinamiento y volvamos a salir a la calle, a ir al pueblo o a la playa tengamos en cuenta lo mucho que lo hemos echado de menos y lo dispuestos que estamos a cuidar de su naturaleza.
Tenemos la oportunidad de empezar de cero y cuidar el planeta, nuestro planeta o el que nos hemos apropiado, eso sí sin olvidar cómo lo dejamos antes de esta cuarentena, todo y todos tenemos un fin ¿no? pues después de esto debemos seguir unidos, solidarios y empáticos para salvar el planeta, nuestro planeta.
.

Los mercados de animales vivos, problema a resolver



Una campaña mundial reclama la prohibición de los mercados de animales vivos

Fecha de Publicación
: 06/04/2020
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Internacional


La organización Igualdad Animal ha lanzado una campaña global en la que reclama a Naciones Unidas (ONU) la prohibición de los mercados de animales vivos -donde se pudo originar el COVID-19- a nivel mundial para "proteger la salud y seguridad pública".
Con imágenes inéditas, obtenidas en mercados de animales vivos de China, India y Vietnam, entre ellos el de Wuhan, supuesto epicentro de la expansión del COVID-19, la campaña incluye una petición a António Guterres, secretario general de la ONU para prohibir “los mercados húmedos”.

Mercados húmedos
Esta denominación hace referencia, en parte, “a la sangre, tripas, escamas y agua que cubren el suelo”, señala la organización en un comunicado, de mercados en los que los animales vivos conviven con “los restos de los que son matados in situ para los clientes que desean comer carne recién sacrificada”.
La campaña, que se ha lanzado en ocho países, denuncia la situación de animales, como ciervos, mapaches, cocodrilo y perros, “viviendo en condiciones insalubres, sufriendo deshidratación, hambre y enfermedades”.

Peligro para la sanidad pública
La organización asegura que “en estos mercados no regulados se originaron enfermedades, como el SARS” y los científicos “creen que comenzó también el COVID-19”.
Esto se debe, explica, a que los animales exóticos y los criados tradicionalmente “se mezclan en minúsculas jaulas y recintos infectos, creando el perfecto caldo de cultivo para el desarrollo de enfermedades zoonóticas”.
Esta no es la primera vez que un virus mortal se relaciona con el comercio y consumo de animales vivos, señalan, ya que “la gripe H1N1 -gripe porcina- y MERS -Síndrome Respiratorio de Oriente Medio- son ejemplos de virus que probablemente se originaron en animales y luego mutaron pasando a los seres humanos y causando graves pandemias”.
De hecho, prosiguen, “los científicos creen que el COVID-19 muy probablemente se originó en el mercado de mariscos en Wuhan (China), famoso por el comercio de animales salvajes”.
Por esto, Igualdad Animal reclama la prohibición de todos los mercados de animales vivos, que representan “un peligro inmediato y real para los seres humanos” y, además, son “terriblemente crueles e inhumanos para los animales”.
.

Víctimas indirectas del Coronavirus: los osos



La “cruel” industria de la bilis de oso prospera ante la amenaza de COVID-19

Fecha de Publicación
: 06/04/2020
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Internacional


Aproximadamente 24.000 osos han sido enjaulados o están siendo criados para extraer su bilis y usarla en la medicina tradicional asiática, después de que China recomendara esta sustancia para tratar los síntomas graves del COVID-19, según un informe de la organización internacional World Animal Protection (WAP).
La cifra, aportada por esta organización conservacionista en su informe ‘Cruel Cures’ (‘Remedios Crueles’), revela “la crueldad de la cría de osos y el crecimiento inaceptable del comercio de bilis de oso” a nivel mundial, puesto que se extrae “de osos vivos, que sufren en el proceso una de las formas más extremas de maltrato animal”.

Negocio millonario
Sólo en China, esta industria legal tiene un valor de “más de mil millones de dólares” pero, al ser desarrollada por “grandes compañías farmacéuticas de renombre”, su comercialización se ha extendido a otros países como Estados Unidos, Canadá o Japón.
El alto número de osos enjaulados “debería hacer sonar las alarmas a raíz del contagio de COVID-19, ya que el 60 % de las enfermedades infecciosas emergentes son zoonóticas y, de éstas, el 70 % se cree provienen de animales silvestres”, precisa un comunicado de WAP.
Aunque según la organización el coronavirus es una “pandemia como ninguna otra”, recuerda que las enfermedades zoonóticas -las que pueden transmitirse de animales a personas- causan “más de dos millones de muertes humanas al año”.
El riesgo para la salud pública que supone criar especies silvestres se basa en dos factores críticos que favorecen la aparición de zoonosis: “el manejo de animales en estrecha cercanía y su mantenimiento en malas condiciones”.

Criados en cautiverio
El estudio asegura que los osos son criados en cautiverio sobre todo en China, pero también en Vietnam, Birmania, Laos y Corea del Sur, “atrapados en pequeñas jaulas estériles” en condiciones similares a las de “una granja industrial”, donde sufren “vidas largas y miserables”.
Y ello pese a que, según indica esta organización internacional, tanto el gobierno chino como el vietnamita prohibieron recientemente el consumo de animales silvestres.
Una prohibición que “debe extenderse para incluir el uso de la vida silvestre en la medicina tradicional, evitando el abuso de animales como osos, tigres y pangolines”, ha reclamado, con el fin de reducir “drásticamente” la amenaza que supone para la salud humana y el sufrimiento para los animales.
El informe añade que, aunque la bilis de oso se usa principalmente en la medicina tradicional china para tratar la inflamación, reducir el colesterol o hacer frente a las enfermedades oculares entre otros, también se emplea en productos como la pasta de dientes, los cosméticos o incluso el alcohol. 
WAP indica que existen alternativas y de hecho solicita al gobierno de Pekín que “elimine las preparaciones de bilis de oso de su lista recomendada, respaldando sólo los medicamentos a base de plantas para tratar los síntomas de COVID-19″, ya que la industria encargada de la extracción ha “florecido en los últimos 36 años, gracias a la caza furtiva”, lo que ha llevado a una progresiva reducción del número de ejemplares de oso silvestre.
.

Los océanos se podrían recuperar (si hacemos algo)



Los océanos pueden recuperar la vida perdida en tres décadas

Fecha de Publicación
: 06/04/2020
Fuente: El País (España)
País/Región: Internacional


La mejora podría alcanzar hasta un 80% de la abundancia de hábitats y animales previos a los impactos del siglo XX, según un estudio de 16 universidades del mundo
El mundo todavía está a tiempo de recuperar de forma sustancial (entre un 60% y un 80%) de la abundancia de la vida marina y los hábitats de los océanos y en un tiempo que puede parecer récord: 30 años. Es la conclusión de un estudio —publicado este miércoles en la revista científica Nature— en el que investigadores de 16 universidades han recopilado la respuesta de los ecosistemas marinos a las actuaciones de conservación que se han llevado en el mundo desde 1970 y que propone una hoja de ruta a seguir. “El desafío de reconstruir la vida marina es factible si se toman medidas rápidas para evitar llegar a un punto de inflexión en el que el colapso sea irreversible. No podemos esperar una década más para mitigar el cambio climático”, explica Carlos Duarte, catedrático de la King Abdullah University of Science and Technology (Arabia Saudí) y autor principal del estudio.
Los investigadores han identificado nueve ecosistemas esenciales para lograr la recuperación: marismas, manglares, praderas submarinas, arrecifes de coral, algas, bancos de ostras, pesquerías, megafauna (animales de gran tamaño) y las profundidades marinas. Son lugares, aclaran, en los que se debería aplicar una combinación de seis medidas de conservación que abarcan la protección de las especies, pesca responsable, restauración de hábitats, preservar las áreas marinas, reducción de la polución y mitigación del cambio climático. “No se trata de devolver el océano a un punto de referencia concreto del pasado, porque los registros que se tienen están muy fragmentados y el océano ha cambiado de forma considerable”, plantean.
Se parte de un escenario en el que al menos un tercio de las poblaciones de peces sufren sobrepesca, se han perdido entre un tercio y la mitad de los hábitats marinos vulnerables y una buena parte de las costas padecen contaminación —con el plástico como protagonista—, eutrofización (recepción de residuos orgánicos en exceso), agotamiento de oxígeno y estrés por la subida de las temperaturas. En este entorno, muchas especies marinas se encuentran en peligro de extinción.
Pero, a pesar del aciago panorama, “las pérdidas en la biodiversidad del océano son menos pronunciadas que en tierra y la mayoría de las especies afectadas son capaces de recuperarse a un ritmo rápido cuando se eliminan las presiones”, plantea el artículo científico. La prueba se encuentra en los aumentos espectaculares que han experimentado, por ejemplo, “las ballenas jorobadas que migran desde la Antártida a la costa este de Australia, que han pasado de unos pocos cientos de animales en 1968 a más de 40.000 en la actualidad”. O en los elefantes marinos, que han logrado dejar atrás los 20 ejemplares reproductores de 1880 —en el siglo XIX se cazó a la especie hasta casi la extinción— a más de 250.000. Incluso las poblaciones de tortuga, que globalmente se encuentran en mal estado, “muestran una tendencia positiva”, entre ellas, la tortuga verde, que en Hawái ha incrementado rápidamente sus poblaciones. “Se protegen sus nidos en las playas, se han dejado de cazar y existen artes de pesca mejoradas para evitar el daño colateral de la captura de especies no deseadas de las que las tortugas pueden escapar”, indica Duarte.
El investigador explica que los datos que aportan en su estudio no son optimistas sino realistas. “Lo que ocurría es que faltaba por evaluar el resultado de las actuaciones que se pusieron en marcha entre los años setenta y ochenta″, aclara. Y es ahora cuando se observan los frutos de medidas como el convenio Cites, un acuerdo internacional adoptado en 1975 que vela para que el comercio internacional de animales y plantas silvestres no sea una amenaza para su supervivencia, o de la moratoria en 1982 de la caza de ballenas. "Se observa un cambio de tendencia con un impulso enorme de la recuperación de especies y hábitats, que se puede incrementar si se hacen las cosas bien”, sostiene Duarte. A escala local y regional se han logrado aumentar poblaciones de peces agotadas, con restricciones de capturas o regulación de las artes de pesca; recuperar bancos de ostras y otros invertebrados en una década al suprimir las causas del estrés o restaurar praderas submarinas y marismas y manglares en una o varias décadas.

El manglar del Mekong
Una de las iniciativas más exitosas que menciona el artículo es la del bosque del manglar del delta del Mekong (Vietnam), el segundo mayor del mundo, devastado por el agente naranja y el napalm que arrojó la aviación estadounidense durante la Guerra de Vietnam. “Es el mayor proyecto de restauración ecológica que se ha abordado en ningún lugar. En 15 años se replantaron con medios muy sencillos 1.500 kilómetros cuadrados de manglar”, explica Duarte. También están aumentando los intentos de restauración de praderas submarinas, que en Europa sufrieron pérdidas constantes durante la segunda mitad del siglo XX. En la última década se ha observado una recuperación del 15%, que se debe a la reducción de las emisiones de nutrientes que llegan desde la agricultura y desde las urbes que no depuran bien sus aguas. Todos estos datos disponibles “sugieren que muchas especies y hábitats requieren de una a tres décadas (una generación humana) para acercarse a rangos de abundancia no alterados o de referencia”, puntualiza el artículo.
El estudio es menos optimista en el caso de los arrecifes de coral. “Hemos comprobado que el cambio climático está teniendo un resultado devastador en estos ecosistemas. Pensamos que se puede recuperar entre un 60% y un 80% de lo perdido para casi todos los hábitats, pero para el coral la cifra baja a un 15% de incremento de arrecifes sanos, es el escenario mejor al que podemos aspirar”, concreta Duarte. Los ecosistemas de los océanos profundos también son más complejos de recuperar por su lento crecimiento.
Para cumplir los objetivos que se marca el estudio, es imprescindible cumplir con las previsiones de aumento de extensión de las áreas de protección marítima. En 2000 había 3,2 millones de kilómetros cuadrados de océano protegidos, el 0,9%, que se han extendido a 26,9 millones de kilómetros cuadrados (el 7,4% del océano o el 5,3% si se consideran solo aquellas que están completamente implementadas). Pero hay que seguir avanzando, porque las previsiones apuntan a que, de seguir este ritmo, se podría contar con un 10% a finales de este año, el 30% en 2037 y el 50% en 2044.
Los científicos apuntan a la necesidad de lograr un mayor compromiso de la sociedad civil, empresas privadas, corporaciones, industrias y los movimientos sociales con este objetivo de restauración. “Cualquier industria que opere en el océano tiene que contribuir al impacto positivo neto de conservación y el esfuerzo sale a cuenta, porque según los cálculos del economista Edward Barbier de la Universidad de Colorado, el retorno económico es de 8 a 10 dólares por cada dólar invertido”.
.

La COP 26 de cambio climático se pasa para el 2021



La Cumbre del Clima de Glasgow, la COP26, se pospone a 2021 por el coronavirus

Fecha de Publicación
: 04/04/2020
Fuente: RTVE (España)
País/Región: Internacional


La pandemia de coronavirus, que deja ya más de 46.000 muertes en todo el mundo, ha obligado a la ONU y Reino Unido, a posponer para 2021 la Cumbre del Clima que estaba prevista para el mes de noviembre en Glasgow (Escocia), generando un estado de incertidumbre en las conversaciones para abordar el calentamiento global.
Así se han acordado en una videoconferencia mantenida por la máxima responsable de la ONU para el cambio climático, Patricia Espinosa, con responsables de Reino Unido y sus socios italianos.
"La conferencia climática COP26 de Glasgow se pospondrá a partir de noviembre al año que viene debido a la situación mundial de coronavirus", ha anunciado en una declaración el Ministerio de Medio Ambiente de Finlandia, Krista Mikkonen, citando a funcionarios climáticos de la ONU.
La COP26 estaba prevista que se celebrara entre el 9 y el 18 de noviembre en Glasgow (Escocia), organizada por Reino Unido en asociación con Italia.
Se esperaba que el encuentro renovase el compromiso internacional del acuerdo negociado en París 2015 y que tenía como objetivo estabilizar el clima de la Tierra. Sin embargo, con todos los países inmersos en contener la pandemia de coronavirus COVID-19 y centrados en mitigar los efectos negativos que está trayendo a la economía mundial, se ha decidido posponerla a más adelante y dar más tiempo a los países para prepararse.

Inversores y activistas dan la bienvenida al aplazamiento
Se esperaba que 2020 fuese un año crucial para la diplomacia climática y las acciones para revertir la extinción acelerada de plantas, animales e insectos.
Sin embargo, algunos inversores, diplomáticos y activistas han dado la bienvenida a este aplazamiento argumentando que permitiría ganar más tiempo a los Gobiernos para preparar un resultado más exitoso del que podría ser posible en la cara de una pandemia global y la agitación de los mercados financieros.
El ministro británico Alok Sharma, designado para presidir la COP26, ha recordado que lo principal ahora es centrar los esfuerzos en salvar vidas y ha señalado que se seguirá trabajando "incansablemente" frente a la crisis climática.
La máxima responsable de la ONU para el cambio climático, ha insistido en la misma idea y ha llamado a las naciones a impulsar significativamente la ambición climática en línea con el Acuerdo de París.
"El COVID-19 es la amenaza más urgente a la que se enfrenta la humanidad hoy en día, pero no podemos olvidar que el cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad a largo plazo", ha indicado.
El ministro italiano de Medio Ambiente y Protección de la Tierra y el Mar, Sergio Costa, ha defendido que la lucha contra cambio climático requiere "una acción fuerte, global y ambiciosa" y ha reiterado su compromiso con la celebración del evento 'Juventud por el clima'. "Seguiremos trabajando con nuestros socios británicos para que la COP26 sea un éxito", ha añadido.
También la presidenta de la COP25, la ministra Carolina Schmidt, ha asegurado que el aplazamiento de la Cumbre "es una medida necesaria para proteger a todos los delegados y observadores".
"Nuestra determinación es asegurarnos de que continúe el impulso de la ambición climática, en particular para la preparación y las presentaciones de los nuevos planes de reducción de emisiones de este año", ha señalado.
.

Primates afectados por el Covid-19



Chimpancés, gorilas y orangutanes en riesgo por culpa del coronavirus

Fecha de Publicación
: 04/04/2020
Fuente: El Caso (España)
País/Región: Internacional


En los últimos años, varias organizaciones ecologistas han estado alertando del riesgo de contagio que hay entre los humanos y los primates, básicamente en países como Borneo o Sumatra, donde el contacto entre los turistas y estas especies es muy habitual. En los últimos meses, sin embargo, hay un nuevo motivo de preocupación: el coronavirus.
Pero no hay que ir tan lejos, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno se ha pronunciado sobre esta problemática: "Los primates, nuestros parientes más próximos, son susceptibles de contagiarse con enfermedades humanas", ha publicado en sus redes.

El Covid-19 también puede afectar a los primates
Esta semana, la revista científica Nature ha publicado un estudio realizado por el doctor Fabian Leendertz, del Instituto alemán Robert Koch, y Thomas Gillespie, profesor en el Instituto Emory Global Health, en los Estados Unidos, y del cual se hace eco el diario The Guardian.
La base de la investigación se centra en la coincidencia en un 98% del ADN de los humanos y el de los primates, así como una afección probada de las enfermedades respiratorias en esta especie. Por ejemplo, cuando llega la época de lluvias, los chimpancés son más susceptibles a contraer neumonías.
Por lo tanto, viendo la expansión que tiene el Covid-19 por todo el mundo y observando la repercusión que tiene entre los humanos, hay un temor real a que también pueda llegar a los orangutanes, gorilas o chimpancés, por ejemplo. Hay que tener en cuenta, además, que muchas de estas especies están en peligro de extinción.

Como evitarlo
Para evitar el contagio de los primates hay parques nacionales en el Congo y Ruanda que han cerrado las puertas a los turistas, teniendo en cuenta que son los que más se acercan a estos animales para darles de comer, a pesar de las indicaciones contrarias de los trabajadores de estos espacios protegidos.
La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza sugiere que el contacto entre humanos y primates se reduzca al mínimo. Si se tiene que producir, añaden, aconsejan que se mantenga una distancia de entre 7 y 10 metros. Por descontado, si las personas están infectadas o lo han sido, en ningún caso se tienen que acercar a los primates.
Desde la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza también se solicitan máscaras para los trabajadores de las reservas que tengan que estar en contacto con los animales y de esta manera evitar cualquier riesgo.
.

Otro golpe climático de Estados Unidos



EE.UU. relaja sus exigencias para automóviles en un nuevo revés para el clima

Fecha de Publicación
: 04/04/2020
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Estados Unidos


El Gobierno de Estados Unidos ha dado marcha atrás este martes a su iniciativa más ambiciosa contra la crisis climática, al relajar notablemente las exigencias para que los fabricantes de automóviles produzcan vehículos más eficientes en cuanto a su consumo de combustible y sus emisiones de carbono.
El Ejecutivo del presidente de EE.UU., Donald Trump, ha publicado su norma definitiva para suavizar los estándares de control de emisiones y consumo para los automóviles que impuso en 2012 el Gobierno de Barack Obama (2009-2017).
“Esta regla es la mayor iniciativa de desregulación que ha emprendido el Gobierno” de Trump, afirman en un comunicado conjunto el Departamento de Transporte de EE.UU. y la Agencia de Protección Medioambiental del país (EPA, por su sigla en inglés).
De acuerdo con el diario The New York Times, la norma permitirá que los vehículos que circulen en Estados Unidos emitan casi mil millones de toneladas más de dióxido de carbono durante su vida útil que bajo la norma de Obama, y cientos de millones de toneladas más que si se ajustaran a los estándares de Europa o Asia.

Menos exigencias
Con la nueva regla, que entrará en vigor aproximadamente dentro de dos meses, Trump busca deshacer la medida más significativa contra la crisis climática de Obama, tras ordenar la retirada de EE.UU. del Acuerdo de París sobre el clima y desregular las emisiones de las centrales térmicas de carbón.
Si la regla de Obama exigía que los niveles de eficiencia en el consumo de los automóviles alcanzaran las 54,5 millas por galón en 2026 (23 kilómetros por litro), la nueva norma de Trump rebaja la meta hasta las 40,4 millas por galón para ese mismo año (17 kilómetros por litro).
Para lograrlo, los estándares de eficiencia en las emisiones de los vehículos deberán aumentar el 1,5 % cada año hasta 2026, frente al auge del 5 % previsto en la norma de Obama.
El Gobierno de Trump argumenta que la mayoría de fabricantes de automóviles no estaban alcanzando esas metas, y que los cambios permitirán “reducir el precio medio de un nuevo vehículo en alrededor de 1000 dólares (unos 912 euros)”, según el comunicado oficial.
Eso “facilitará que los estadounidenses puedan permitirse comprar vehículos más nuevos”, que son “más seguros que nunca”, señaló el Departamento de Transporte, que calcula que podría haber hasta “3300 menos muertes en accidentes” de carretera con los automóviles construidos de acuerdo con los nuevos estándares.

Más contaminación
Sin embargo, las estimaciones del Gobierno también indican que morirán más estadounidenses como resultado del aumento en la contaminación del aire que si se mantuvieran en pie los estándares de Obama, según fuentes conocedoras del estudio citadas por el diario The Washington Post.
“Esto dañará el aire que respiramos, detendrá los avances para luchar contra la crisis climática y aumentará el coste de conducir. La única ganadora de esta medida es la industria petrolera”, dice en un comunicado Gina McCarthy, que dirigió la EPA durante parte del Gobierno de Obama.
El propio Obama ha reaccionado a la noticia, al tuitear que el país “no puede permitirse más consecuencias por la negación” de la emergencia climática y hay que tener eso en cuenta a la hora de “votar” en las elecciones presidenciales de noviembre.
Desde que la Casa Blanca anunció su plan para deshacer la norma de Obama en 2018, varios fabricantes de automóviles instaron además al Gobierno de Trump a no implementar cambios tan radicales, porque es probable que la medida acabe en los tribunales durante años y la industria quede en un limbo regulatorio, según el New York Times.
.

Covid-19: crítica a China por los controles de fauna silvestre



Critican científicos controles en China por consumo de fauna silvestre

Fecha de Publicación
: 03/04/2020
Fuente: UdeG TV
País/Región: China


Además, el grupo de investigadores publicó en Science que para proteger la salud humana de nuevas enfermedades zoonóticas, la restricción de capturar fauna silvestre no debe limitarse solo al consumo humano sino también a otros usos como el medicinal
Aunque el Congreso Nacional de China prohibió el consumo de especies silvestres a partir del 24 de febrero y de manera indefinida para evitar un nuevo brote de enfermedades de transmisión animal-humano, científicos de diversas universidades del país asiático advierten que la determinación debe ser permanente y estricta.
En una publicación en la revista Science este 1 de abril, los científicos critican que la política actual de prohibición es ambigua y facilita que la carne silvestre siga vendiéndose en el mercado con el pretexto de ser criada en cautiverio.
Además, el grupo de investigadores publicó en Science que para proteger la salud humana de nuevas enfermedades zoonóticas, la restricción de capturar fauna silvestre no debe limitarse solo al consumo humano sino también a otros usos como el medicinal, ya que en China son ampliamente utilizados con fines terapéuticos la bilis de serpiente, las escamas de pangolín e incluso heces de murciélago, estas dos últimas especies relacionadas con el inicio de la transmisión del nuevo coronavirus.
De hecho, el mercado medicinal e ilegal chino también ejerce una fuerte presión sobre la fauna silvestre mexicana, ya que se han decomisado embarcaciones completas con pepino de mar extraído del Golfo de México y principalmente de vejiga de totoaba, un pez endémico del mar de Cortés cuya captura ilegal tiene al borde de la extinción a otra especie exclusiva de esa región, la vaquita marina.
Textualmente, los científicos sostienen que existen riesgos de transmisión de enfermedades durante el proceso de caza, almacenamiento y transportación de animales silvestres para fines medicinales que por cierto, carecen de respaldo científico, por lo que llaman a controlarlos para evitar futuros brotes como el del Covid19, que ha detonado una crisis sanitaria mundial cuyo saldo rebasa las 40 mil víctimas mortales.
.

De gases de efecto invernadero a azúcar comestible

Comerse el cambio climático

Fecha de Publicación
: 03/04/2020
Fuente: ABC (España)
País/Región: España


Investigadores de la Universidad de Loyola trabajan en un proyecto para transformar gases de efecto invernadero en azúcar comestible
Hace algo más de un año, la NASA anunciaba que premiaría con un millón de dólares al investigador o equipo de investigadores que lograra desarrollar un sistema capaz de transformar un gas de efecto invernadero como es el CO2 en glucosa. Su objetivo: utilizarla como combustible para «bioreactores» que podrían ayudar a fabricar u objetos para los futuros colonizadores de Marte.
La Universidad Loyola, a través del grupo de investigación Materiales y Sostenibilidad del Departamento de Ingeniería, trabajará los próximos años en el desarrollo de un proceso químico que permita generar productos de valor a partir de dióxido de carbono (CO2). Mediante dos procesos químicos bien definidos, los investigadores tratarán de convertir el CO2 en azucares que podrán ser viables para otros fines más allá que colonizar Marte, como la industria alimentaria u otros productos de interés general para la industria química.
La innovación principal del proceso que se llevará a cabo durante los próximos dos años radica principalmente, no sólo en el resultado que pone en valor sino también en su limpieza, ya que al no utilizar otros químicos ni hidrógeno, no arrojaría de nuevo gases nocivos al medio ambiente. Para desarrollar el proyecto, la Universidad Loyola cuenta con el investigador Ramón y Cajal Juan Carlos Serrano Ruiz investigador principal del proyecto, además de Manuel Antonio Díaz, Doctor en Ingeniería Química y Ana Cristina Pérez Sequera, estudiante de doctorado en procesos electroquímicos.

Imitar la fotosíntesis
La entidad cuenta con el laboratorio multidisciplinar Carbocat que está especializado en la captura, almacenamiento y valorización de CO2 y que permitirá el desarrollo del proyecto. El proceso, que se abordará en las instalaciones de la Universidad Loyola, consta de una fase electroquímica y otra química. Ambos procesos pueden ser llevados a cabo en agua y a temperaturas muy suaves (cercanas a la temperatura ambiente), lo cual supone una importante ventaja competitiva frente a otras tecnologías. Además, el proceso consigue la transformación de CO2 sin necesidad de aportar hidrógeno, un gas que normalmente es producido a partir de combustibles fósiles. Lo que hace que el proceso en su conjunto sea totalmente limpio y sostenible.
«La transformación que queremos desarrollar imita en cierta forma al proceso natural de fotosíntesis que realizan las plantas desde hace millones de años. El gran problema que nos encontramos con el CO2 es que es una molécula muy estable químicamente y que, por tanto, es muy difícil de transformar. En este proyecto pretendemos realizar esta transformación de una forma eficiente y mediombientalmente sostenible, aunque eso conlleva una serie de retos«, afirma el investigador principal Juan Carlos Serrano.
Los retos principales del proyecto son, por un lado, conseguir que los dos pasos descritos anteriormente sean eficientes y, sobre todo, que ambos se realicen en continuo, es decir, que constituya un proceso integrado. Una vez conseguido esto a lo largo de las distintas fases del proyecto, estará finalizado este nuevo proceso único, limpio y sostenible capaz de transformar el gas contaminante en carbohidratos aptos para la industria alimentaria o en productos químicos para la industria.
El CO2 es el gas efecto invernadero más conocido. La acumulación de este gas en atmósfera es uno de los principales problemas de nuestro tiempo, ya que supone la principal causa del calentamiento global. De este modo, abordar proyectos científicos que permitan la captura y posterior valorización de este gas constituye uno de los grandes retos de nuestro tiempo.
El proyecto está financiado por la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía, en concreto por la Convocatoria 2018 de ayudas para la realización de proyectos de I+D+I, destinadas a entidades privadas calificadas como agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento. El grupo de investigación Materiales y Sostenibilidad de la Universidad Loyola, liderado por Juan Carlos Serrano, trabaja en otros proyectos relacionados con la conversión de biomasa en biocombustibles, nuevos materiales para el almacenamiento de energía o el diseño virtual de materiales para aplicaciones sostenibles.
.

Avistaje auspicioso de un leopardo de las nieves



Logran captar a un leopardo de las nieves, especie en peligro de extinción

Fecha de Publicación
: 03/04/2020
Fuente: Milenio
País/Región: Rusia


El Sailugem en el Monte Chernaya fue el lugar donde se descubrió a una de las especies más raras del planeta.
Considerada como una de las especies más raras del planeta y en peligro de extinción: leopardo de las nieves fue fotografiado a poca distancia por una expedición de investigación científica en el territorio del Parque Nacional Sailugem, en el sur de Rusia. El investigador Aleksey Kuzhlekov fotografió al desde una distancia de 20 metros, y las imágenes fueron compartidas por el Parque y en Ministerio de Recursos Naturales de Rusia.
El investigador relató que pudo grabar un video de una hembra de leopardo de las nieves en la cámara de un teléfono móvil (…) “De repente, una hembra de leopardo de las nieves salió de detrás de una roca. Nos encontramos con miradas casi inexpresivas. Me detuve en seco por miedo a asustarla”.
 ​“Por unos segundos se miraron el uno al otro. Alcé cuidadosamente la cámara y comencé a tomar fotos. Por supuesto, me di cuenta de que algo increíble estaba sucediendo: tres días para ver un leopardo de las nieves cuatro veces, tomar fotos y videos, esto es incluso más de lo que soñé durante casi 10 años", relató.
De acuerdo con la dependencia rusa, el Sailugem en el Monte Chernaya, a una altitud de tres mil metros sobre el nivel del mar, fue el lugar donde se descubrió al par de leopardos de las nieves.
Señaló que esa especie es una de las prioritarias del proyecto nacional "Preservación de la diversidad biológica y el desarrollo del turismo ecológico" del proyecto nacional Ecología. El monitoreo de la población es apoyado por el Ministerio de Recursos Naturales de Rusia y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés).
El Proyecto Altai, que protege los paisajes naturales y la vida silvestre en Rusia, señaló que algunos investigadores de leopardos de las nieves (Panthera uncia) creen, a partir de 2019, que existían alrededor de 100 ejemplares.
Refirió que como depredador, juega un papel importante en el mantenimiento del equilibrio ecológico en la región, desde grandes mamíferos hasta pastos e incluso roedores. Precisó que desde 1998, se han realizado esfuerzos de conservación, entre ellos, programas contra la caza furtiva, pero gran parte del hábitat está fuera de las áreas protegidas.
.

Nueva condena para Bayer-Monsanto por el glifosato



Bayer pagará 40 millones de dólares en litigio por herbicida de Monsanto

Fecha de Publicación
: 02/04/2020
Fuente: Agencia DW
País/Región: Estados Unidos


Desde hace dos años, el grupo farmacéutico alemán mantiene otro importante litigio en Estados Unidos por los presuntos efectos cancerígenos de los herbicidas de Monsanto.
El grupo farmacéutico y agroquímico alemán Bayer pagará casi 40 millones de dólares en un litigio en Estados Unidos sobre el glifosato, el herbicida más utilizado del mundo acusado de provocar problemas de salud.
Un grupo de demandantes acusaban a Bayer de haber escondido los riesgos para la salud del glifosato cuando en 2018 compró la compañía Monsanto, su rival, por 63.000 millones de dólares, según un documento del tribunal de Kansas City publicado el lunes y difundido por la agencia Bloomberg.  
En total el grupo pagará 39,6 millones de dólares (35,9 millones de euros). "El caso fue resuelto a satisfacción de todas las partes" y está "bajo reserva de aprobación del tribunal" competente, dijo Bayer en un comunicado a la AFP.  
Desde hace dos años Bayer tiene otro litigio en curso en Estados Unidos, el más importante por esta cuestión, en el que miles de demandantes le atacan por los presuntos efectos cancerígenos de los herbicidas de Monsanto, entre ellos el Roundup.
En total se trata de unas 48.600 acusaciones, indicó el grupo.
Bayer perdió sus tres primeros juicios en Estados Unidos y fue condenado a multas muy altas, que luego fueron reducidas en un segundo examen del juez.
.

Otro problema para la la Antártida: los mejillones



Los mejillones podrían invadir la Antártida y dañar su biodiversidad

Fecha de Publicación
: 02/04/2020
Fuente: Agencia EFE
País/Región: Antártida


El reciente hallazgo de mejillones en la Antártica abre la puerta a una posible invasión de esta especie, que cambiaría "por completo" el ecosistema del continente blanco y provocaría una "tremenda pérdida de diversidad" para el planeta, según revela una investigación liderada por expertos chilenos y divulgada este lunes.
La fuerte subida de la temperatura del Océano Austral a causa de la crisis climática y una creciente afluencia de barcos han generado “la mezcla perfecta” para la llegada de especies invasoras a la Antártida.
La existencia de mejillones o ‘choritos’ no se había registrado nunca antes y, dado que son unos “excelentes competidores por el espacio”, podrían “crecer y rápidamente dominar el ambiente”, explica a Efe la autora del estudio, Leyla Cárdenas.
.

Advierten sobre la contaminación lumínica en biodiversidad



La contaminación lumínica amenaza la biodiversidad

Fecha de Publicación
: 02/04/2020
Fuente: El Espectador (Colombia)
País/Región: Internacional


La contaminación lumínica también provoca el declive de las luciérnagas, especie en la que la función de la luz es la búsqueda de pareja, y el exceso de luz artificial impide que se encuentren y bloquea su sistema de comunicación.
Desorientación, trastornos de la rutina, desplazamiento a otros hábitats, desajustes en la cadena trófica o mortalidad, son algunos de los efectos negativos que la contaminación lumínica provoca sobre la fauna y que hacen peligrar el equilibrio de ecosistemas y la pérdida de biodiversidad.
La contaminación lumínica “es como un pesticida más en la práctica”, explicó Alejandro Sánchez de Miguel, astrofísico en el Departamento de Calidad del Cielo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA). Además, se ha convertido en uno de los factores más importantes de la llamada “apocalipsis de los insectos”, es decir, la pérdida “en los últimos 25 años de alrededor del 75 % de los insectos”.
Este tipo de contaminación representa una alteración significativa en la cadena trófica al ocupar los insectos una posición intermedia, la atracción de estos hacia la luz de los burgos provoca que otras especies se trasladen fuera de sus hábitats. "Esto supone un factor de riesgo adicional” tanto para los animales como para la salud humana, ya que pueden ocasionar “plagas agrícolas o enfermedades”", aseguró Sánchez de Miguel.
Los seres vivos que han evolucionado sobre la Tierra lo han hecho “bajo un régimen de luz y oscuridad” que con la iluminación artificial se ha visto trastocado, ha señalado por su parte el biólogo de la Estación Biológica de Doñana, Airam Rodríguez, un impacto que “se empezó a estudiar en torno al 2006”.
No obstante, “hay muchos animales de hábito nocturno que viven con alta contaminación lumínica y apenas perciben que es de noche”, ha explicado el titular en el área de Zoología de la Universidad de Valencia, Joaquín Baixeras. Sin embargo, los sistemas de navegación y sensorial, así como el ritmo cronobiológico de las especies nocturnas están adaptados a bajas condiciones de luz, según Baixeras, y el efecto “más negativo” que tiene esta clase de contaminación es “la mortalidad directa”.

Especies afectadas
En esta situación se encuentran aves como la pardela cenicienta en Canarias, concretamente en Tenerife -entre el 20 de octubre y el 10 de noviembre- se rescatan 2.800 polluelos que caen deslumbrados, contó Rodríguez, a pesar de que “se estima que esta cantidad solo representa el 60 % de los ejemplares”.
Las crías de tortuga marina se desorientan por la luz y cuando eclosionan del huevo en las playas, se dirigen hacia tierra en lugar de al mar, y muchas “acaban deshidratadas, engullidas o atropelladas”, según Rodríguez.
La contaminación lumínica también provoca el declive de las luciérnagas, especie en la que la función de la luz es la búsqueda de pareja, y el exceso de luz artificial impide que se encuentren y bloquea su sistema de comunicación.
“Los insectos viven muy poco tiempo” y en ese periodo deben “alimentarse y reproducirse”, si se introduce “un factor de interferencia tan grande como es la luz” se les “obliga a desviar su atención hacia estos focos”, señaló Baixeras. Los polinizadores nocturnos podrían ver reducidas sus colonias, lo que afectaría a la polinización de las plantas y, con ello, se disminuiría la cantidad de frutos y semillas disponibles.

Deterioro de la biodiversidad
Rodríguez considera que esta contaminación hace “una limpieza de genotipos” con “un efecto en cascada” que conlleva “un deterioro de la biodiversidad al perderse especies, individuos y las relaciones surgidas entre los ejemplares”. La luz artificial ha provocado, asimismo, cambio de hábitos como sucede con los cernícalos primilla en la Giralda de Sevilla que alimentan a los polluelos durante más tiempo, mientras ir a cazar a los pastizales les supondría volar entre 20 y 40 kilómetros”, según Rodríguez.
Se deben adoptar medidas como alumbrar “lo esencial”, es decir “mucho menos” de la iluminación que hay en la actualidad, según Baixeras, lo que contribuiría de manera significativa a proteger la biodiversidad, aclaró Baixeras. En esa misma línea, Rodríguez apuesta por sistemas con sensores de personas y de baja intensidad, mientras Sánchez de Miguel pide apagar el alumbrado ornamental.
“Hay que reducir la cantidad de luz de forma científica” y propone la realización de “informes de impacto ambiental” donde “biólogos y ambientalistas evalúen cómo paliar este tipo de contaminación y sus efectos negativos en la pérdida de biodiversidad, concluyó.
.

Una ola de calor... en la Antártida



La Antártida experimenta su primera ola de calor jamás registrada

Fecha de Publicación
: 01/04/2020
Fuente: Agencia DW
País/Región: Antártida


Científicos registraron la primera ola de calor del también llamado continente antártico, tras un aumento en las temperaturas a fines de enero. Los investigadores expresaron su preocupación por el daño a flora y fauna.
Investigadores del Programa Antártico Australiano registraronun evento de ola de calor en la estación de investigación Casey, en la Antártida Oriental, durante el verano del hemisferio sur 2019-2020.
Los hallazgos del equipo fueron publicados en la revista Global Change Biology este martes, y los autores advirtieron que los cambios podrían afectar los patrones climáticos globales.
Entre el 23 y el 26 de enero, un equipo de investigación en Casey, en el oeste de Australia, registró las temperaturas máximas y mínimas más altas jamás vistas en la base.
Durante el período, las temperaturas mínimas fueron superiores a cero grados Celsius, mientras que las máximas alcanzaron un máximo de 7,5 grados.
El 24 de enero, el equipo de Casey registró una temperatura alta récord de 9.2 grados Celsius, 9 grados más que el máximo promedio de la estación.

Calor en la Antártida Argentina
Al mismo tiempo, también se registraron temperaturas récord en la Antártida Argentina. El mes pasado, la temperatura más alta jamás registrada, 18,3 grados, se registró en la estación de investigación argentina Base Esperanza.
Los autores del estudio dijeron que los efectos locales del cambio climático podrían tener un impacto global.
"La Antártida puede estar aislada del resto de los continentes por el Océano Austral, pero tiene impactos mundiales", dijeron.
"Impulsa la cinta transportadora oceánica global, un sistema constante de circulación oceánica profunda que transfiere el calor oceánico alrededor del planeta, y su capa de hielo derretida se suma al aumento global del nivel del mar".
La coautora del estudio, Dana Bergstrom, dijo que en un principio el calor podría afectar positivamente a las poblaciones locales, pero también podría provocar sequía y estrés por calor en especies adaptadas para el frío.

¿Qué es una ola de calor?
Se  clasifica como ola de calor a un período de tres días consecutivos en el que se registran temperaturas máximas y mínimas muy altas.
Si bien un aumento en las inundaciones de agua de deshielo asociadas con temperaturas más altas podría proporcionar agua adicional a dichos ecosistemas, ayudándoles a corto plazo, también podría desalojar las plantas y cambiar radicalmente la composición de las comunidades de invertebrados y microbios.
"Según nuestra experiencia de veranos calurosos anómalos anteriores en la Antártida, podemos esperar que se reporten una multitud de impactos biológicos en los próximos años, lo que ilustra cómo el cambio climático está afectando incluso las áreas más remotas del planeta", dice el estudio.
.

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs