Nueva baja de la caza furtiva de elefantes



Disminuye la caza furtiva de elefantes

Fecha de Publicación
: 06/06/2019
Fuente: National Geographic
País/Región: Internacional


El furtivismo de estos probóscidos cayó un 4% en 2017, según un estudio publicado en la revista Nature. Los vaivenes del precio del marfil y la prohibición del comercio en China podrían estar detrás de este declive.
La caza furtiva de elefantes registró un pico en 2011, pero disminuyó significativamente en 2017, según un nuevo recuento publicado recientemente en al revista Nature Communications. La caída de la demanda en China, donde el comercio de marfil fue declarado ilegal en 2017, podría ser, junto con la volatilidad del precio del producto, el culpable de esta caída.
La caza ilegal de elefantes empezó a aumentar en el África subsahariana en 2005, previsiblemente a causa del aumento de la demanda de marfil en China, donde este material se utiliza para elaboración de remedios tradicionales. En 2014, por ejemplo, se estima que la población continental de elefantes de sabana (Loxodonta africana) se había reducido aproximadamente a un tercio.
Para realizar un censo de los elefantes abatidos por la caza furtiva, los guardas que colaboran para la aplicación de la convención CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), examinaron los cadáveres encontrados en 53 localizaciones en parques naturales de todo el continente africano con el fin de elaborar informes anuales.
Colin Beale, ecólogo de la Universidad de York (Reino Unido) y coautor del nuevo estudio recopiló datos sin procesar entre los años 2002 y 2017, que posteriormente analizó para observar la evolución del furtivismo. Descubrió que en 2011 se había producido un pico en la caza furtiva. Ese año, calcula, se abatió hasta un 10% de todos los elefantes del continente.

Un 4% menos de caza furtiva
Sin embargo, los científicos se dieron cuenta de que a partir del año 2017 esta actividad ilegal se desplomó cerca de un 4 %. ¿A qué se debe ese súbito declive?
La principal hipótesis de Bale y sus colegas de estudio se basa en previsible aumento del precio del marfil, lo que habría causado una importante reducción en la cantidad ofertada. Como el marfil de elefante está prohibido desde 1989 por el convenio CITES, los investigadores tuvieron que basarse el tráfico de un pariente extinto, el mamut, para elaborar un seguimiento de los precios del mercado. Advirtieron el aumento del precio al por mayor, entre los 22 dólares por kilo en 2002 hasta los más de 90 dólares en 2011.
Por otra parte, la prohibición del comercio de marfil decretada en 2017 por el Gobierno de la República Popular de China también podría haber contribuido a reducir el número de elefantes muertos por la caza furtiva, según apuntan tanto los investigadores como las organizaciones conservacionistas. La aparición en los medios de comunicación de personajes famosos (entre ellos el actor y director Jackie Chan o la estrella del baloncesto Yao Ming) condenando el negocio del tráfico de marfil podría haber ayudado a reducir la demanda de este producto. Con todo, según afirma el propio Bale a National Geographic España, las verdaderas razones habría que buscarlas en la desaceleración de la economía en China. "La demanda cae como consecuencia de la caída de los precios", alega el experto.

Reducir la pobreza
Además del análisis de los precios del marfil, los investigadores encontraron los siguientes tres factores, de mayor a menor influencia: la cantidad de corrupción de un país, la tasa de pobreza de las aldeas cercanas a las poblaciones de elefantes y las autoridades judiciales y policiales. Para Beale, la lucha contra la pobreza es incluso más efectiva que el refuerzo del control gubernamental.
Aun así, los investigadores alertan de que los buenos datos puedan traducirse en una reducción aportaciones destinadas a mejorar los controles gubernamentales contra el tráfico ilegal, una medida, que, según el experto, ha conllevado importantes avances en la protección de estos animales en África oriental. Los investigadores alertan de que todavía no estamos fuera de la zona de riesgo. Eso sí, según Bale, la evolución de los datos del tráfico de marfil han demostrado que la "prohibición del comercio de marfil por sí sola no es suficiente para parar el tráfico ilegal".
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs