El cambio climático ya no es una amenaza (para EEUU)



Trump ha decidido que el cambio climático ya no es una amenaza a la seguridad nacional

Fecha de Publicación
: 23/12/2017
Fuente: Huffington Post
País/Región: Estados Unidos


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rompió con dos décadas de planificación militar al eliminar el cambio climático de la lista de su administración de amenazas a la seguridad nacional.
La Casa Blanca publicó su informe de Estrategia de Seguridad Nacional el lunes por la tarde antes del discurso de las 14:00 horas del presidente sobre política exterior. El memorando de 56 páginas incluía la palabra "clima" cuatro veces, refiriéndose tres veces a las regulaciones comerciales y una vez al medio ambiente.
El informe enfatiza en el crecimiento económico y los "intereses de seguridad energética". En la única referencia del texto sobre el calentamiento global se hace una distinción entre "contaminación tradicional" y gases de efecto invernadero, un guiño hacia los negadores del cambio climático que descartan el hecho de que las emisiones que calientan el planeta como el dióxido de carbono, son "comida para plantas".
"Estados Unidos seguirá siendo un líder mundial en la reducción de la contaminación tradicional, así como de los gases de efecto invernadero, mientras que crece su economía", explica el informe. "Este logro, que puede servir como modelo para otros países, se deriva de la innovación, avances tecnológicos y ganancias de eficiencia energética, no de una regulación onerosa".
La medida prescinde de décadas de política del Pentágono. También contradice al secretario de Defensa James Mattis, al jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Joseph Dunford, y otros cuatro ex altos mandos militares que fueron citados en la ley de defensa que Trump firmó la semana pasada diciendo cosas como: "El cambio climático es un tema de seguridad nacional "
El anuncio se produjo casi una semana después de que Trump firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que dedica alrededor de 870 palabras a las "vulnerabilidades de las instalaciones militares" relacionadas con el cambio climático en los próximos 20 años. El proyecto de ley advierte que la creciente temperatura global, sequías y hambrunas puede conducir a estados más fallidos —"caldo de cultivo de extremistas y organizaciones terroristas"— y que la instalación de US$ mil millones del radar en el atolón de las Islas Marshall "se proyecta que estará bajo el agua dentro de dos décadas".
"Un aumento de 91 centímetros del nivel de mar amenazará las operaciones demás de 128 sitios militares de Estados Unidos, y es posible que muchos de estos en bases de alto riesgo puedan sumergirse en los próximos años", se lee en el proyecto de ley. "En el Ártico, la combinación del hielo marino, el descongelamiento del permahielo y el aumento del nivel del mar está erosionando las costas, lo cual está dañando las instalaciones de radares y comunicaciones , las pistas, rompeolas y áreas de entrenamiento".
El nuevo informe de seguridad nacional llega en medio de una avalancha de eventos climáticos extremos que los científicos dicen ilustran los efectos del cambio climático. Los incendios forestales que ocurren meses después de la temporada habitual están en pleno apogeo en el sur de California. Los huracanes consecutivos que superaron los pronósticos causaron estragos en Texas, Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EU a principios de este año. El mes pasado, los científicos anunciaron que las emisiones mundiales de combustibles fósiles llegarían a un máximo histórico este año, ya que los niveles de dióxido de carbono comenzaron a aumentar nuevamente después de mantenerse estables durante tres años.
En septiembre de 2016, el entonces presidente Barack Obama emitió un memorándum solicitando a todas las políticas de seguridad nacional "consideraran plenamente los impactos del cambio climático". La acción ejecutiva consolidó una política de facto en el Pentágono, que había comenzado a incorporar el cambio climático en su entrenamiento, y prueba de armas a principios del año pasado. El memorándum se basó en un informe del Consejo Nacional de Inteligencia, que citó las tensiones políticas sobre la disminución de los recursos, el aumento de la migración de las sequías y el clima extremo, y las disputas sobre los esfuerzos de geoingeniería como ejemplos de posibles amenazas a la seguridad.
Pero el cambio climático se convirtió en un problema para los militares mucho antes de que Obama asumiera el cargo en 2009.
Una de las primeras referencias al cambio climático data de mayo de 1990. Ese mes, el US Naval War College emitió un informe de 73 páginas titulado "Implicaciones globales del cambio climático para Estados Unidos", que encontró que "las operaciones navales en el próximos medio siglo puede verse drásticamente afectado por el impacto del cambio climático global ".
El asunto ganó prominencia durante la administración de George W. Bush, a pesar del rechazo del exmagnate del petróleo al cambio climático y la retirada del acuerdo del Protocolo de Kyoto de las Naciones Unidas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero. En octubre de 2003, la Universidad de Defensa Nacional publicó un informe advirtiendo que "el calentamiento global podría tener un efecto escalofriante en los militares".
"La evidencia reciente sugiere que los océanos ya pueden estar experimentando cambios a gran escala que podrían afectar el clima de la Tierra", dice el informe. "Los planificadores militares deberían comenzar a considerar posibles escenarios abruptos de cambio climático y sus impactos en la defensa nacional".
Ese mismo mes, la Oficina de Evaluación Neta del Departamento de Defensa redactó un informe que tomó un tono decididamente más escéptico, pero instó a una acción inmediata: "Hemos creado un escenario de cambio climático que, aunque no es el más probable, es plausible y desafiaría a la seguridad nacional de Estados Unidos" en formas que deberían considerarse de inmediato ".
En 2008, el informe de la Estrategia de Defensa Nacional de la administración Bush establecía definitivamente: Los cambios con las presiones actuales y futuras de recursos ambientales y climáticas pueden generar nuevos desafíos de seguridad... Estos riesgos requerirán manejar las necesidades divergentes de aumentar masívamente la demanda de energía para mantener el desarrollo económico y la necesidad de enfrentar el cambio climático".
Aun así, los militares han sido acusados de no hacer lo suficiente para protegerse contra el cambio climático. La semana pasada, la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, el brazo de auditoría no partidista del Congreso, criticó al Pentágono por eximir docenas de bases de una evaluación de vulnerabilidad climática a nivel departamental, dejando al ejército sin datos consistentes sobre los gastos causados ??por el clima extremo y el aumento del nivel del mar.
"Como resultado", dice el informe, "los servicios militares carecen de la información que necesitan para adaptar la infraestructura en las instalaciones en el extranjero a los efectos climáticos asociados con el cambio climático y desarrollar estimaciones presupuestarias precisas para el mantenimiento de la infraestructura".
Los militares han evitado durante años las batallas partidistas del cambio climático al evitar ciertas frases con diligencia orwelliana. En un capítulo del nuevo libro del periodista Jeff Goodell "The Water Will Come", los funcionarios de la Estación Naval de Norfolk, la estación naval más grande del mundo, admiten que la iniciativa propone levantar muelles como proyectos de mantenimiento sin hacer referencia al aumento del nivel del mar. Sin embargo, la base sufre inundaciones de rutina incluso cuando el sol está brillando, y no hay un plan para arreglarlo, según un informe de InsideClimate News.
El anuncio de Trump del lunes solo puede empeorar el problema. Pero es poco probable que indique un cambio sustancial en la política militar. El informe de la Estrategia de Seguridad Nacional "se ve principalmente como un documento político sin influencia significativa en los negocios del gobierno", dijo Francesco Femia, presidente del Centro para el Clima y la Seguridad.
"Obviamente, parece ser consistente con algunos puntos políticos más amplios que la administración ha hecho sobre el medio ambiente", dijo Femia a HuffPost por teléfono el lunes, cuyo instituto de políticas con sede en Washington incluye a exasesores de seguridad nacional. "Pero no es coherente con lo que ya está sucediendo dentro de la administración".
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs