Portugal, luego de incendios vino el problema para la fauna



La fauna salvaje agoniza tras la oleada de incendios en Portugal

Fecha de Publicación
: 04/09/2017
Fuente: El Comercio (Ecuador)
País/Región: Portugal


Durante los dos últimos meses, veterinarios y biólogos luchan por salvar la vida de decenas de animales salvajes que quedaron atrapados en los cientos de incendios forestales que este verano asolaron buena parte de la zona centro y norte de Portugal.
Desde que se desencadenó la oleada de incendios forestales a mediados de junio el centro que más actividad tiene es el de Recuperación Salvaje de Castelo Branco, distrito de la región Centro donde se han registrado los fuegos más graves. "Estamos atendiendo hasta 60 animales a la vez", aseguró Samuel Infante, uno de los responsables de este centro que pertenece a la entidad ambientalista Quercus y tiene su sede en el Instituto Politécnico de Castelo Branco.
Zorros, ardillas, halcones, águilas o buitres son sólo algunas de las muchas especies que estos días les entregan para salvarles la vida. Muchos animales mueren durante el fuego, sin opción de escapatoria, como ocurre en muchos casos a los conejos, que acaban calcinados en el interior de las madrigueras, pero otros son encontrados malheridos horas después y logran sobrevivir.
"La mayoría, el 70 %, de los animales que recibimos son rescatados por brigadas de la Guardia Nacional Republicana (GNR)", explicó Infante y el resto son localizados por los vecinos de la zona o efectivos de Protección Civil.
Es el caso de un zorro que llegó a finales de junio procedente del incendio de Pedrógo Grande (en el que murieron 64 personas y se calcinaron 46 000 hectáreas) con serios problemas en los ojos a causa del humo y con quemaduras severas en las patas.
 El animal necesitó cuidados extremos y la rehabilitación pertinente, antes de que fuera devuelto a su hábitat. Los fuertes golpes de calor también ponen en riesgo la vida de las crías, sobre todo, de las aves.
Es el caso de un águila imperial ibérica, ejemplar en peligro de extinción, que llegó al centro de Castelo Branco tras caerse de un nido y romperse un ala, debido a un golpe de calor.
"Los agentes de la GNR de Portalegre (centro del país) la vieron y nos la entregaron y ahora ya está recuperada", aseguró Samuel Infante.
A juicio de los responsables del centro, los buitres son, quizás, las aves que más están sufriendo, ya que están en período de anidación y muchas de las crías acaban muriendo por los incendios forestales.
Tras el fuego que hace un mes afectó a la comarca de Vila Velha do Rodo (región Centro), fueron rescatados cuatro buitres heridos, de los que dos ya están devueltos a su hábitat y otros dos siguen en el centro para su total recuperación.
Sin embargo, algunos animales que llegan al centro acaban muriendo, como uno de los dos gavilanes que fueron rescatados en el incendio de Mao de mediados de agosto. "A uno lo pudimos salvar, pero otro se murió a causa de las heridas", explicó Infante.
El Centro de Recuperación Salvaje, sin financiación estatal, trabaja gracias al empeño del Instituto Politécnico de Castelo Branco, donde Quercus tiene sus instalaciones, y con la ayuda de veterinarios, biólogos y estudiantes universitarios que prestan desinteresadamente su trabajo para ayudar a la fauna salvaje. Al año cuenta con un presupuesto medio de USD 71 587, destinado sobre todo a adquirir material y medicinas que ayuden a curar las heridas de los animales que acoge.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs