El combo que explica el desastre de Portugal



La cultura de prender fuego y el eucalipto, mechas de incendios de Portugal

Fecha de Publicación
: 24/08/2017
Fuente: El Diario (España)
País/Región: Portugal


La cultura de prender fuego y la gran cantidad de masa forestal repoblada con eucalipto son algunos de los principales obstáculos para combatir, año tras año, los incendios forestales en Portugal, según João Branco, presidente de la organización ambientalista lusa Quercus.
"Hay una cultura de prender fuego a los montes", lo que supone un problema a la hora de prevenir los incendios, incidió Branco en declaraciones a Efe.
Desde la asociación ambientalista, la mayor de Portugal, estiman que "el 98 % de los incendios tienen origen humano", o bien intencionados, o bien por algún tipo de negligencia.
Pero el presidente de Quercus (Asociación Nacional de Conservación de la Naturaleza) admite no tener "ni idea" de por qué todos los años hay tantos fuegos intencionados pero subraya que "lo evidente es que acontece todos los años".
Para Quercus, es "fundamental" reducir de forma considerable la superficie de eucalipto que hay por todo el territorio, ya que es un tipo de árbol que favorece la propagación de los incendios.
Entre las posibles soluciones, la plantación de especies autóctonas que no faciliten la propagación de las llamas y representen una mayor riqueza ambiental, tales como el roble, el alcornoque u otros de la familia "quercus".
"Actualmente, en Portugal hay un millón de hectáreas plantadas de eucalipto", un árbol que, a priori, puede ser rentable para la industria papelera, dijo Branco.
Eso significa que una tercera parte de la superficie forestal de Portugal está poblada por este tipo de árbol, que se multiplica con mucha rapidez.
Incluso, en zonas del litoral centro y norte portugués, donde se originan muchos de los incendios, la superficie forestal plantada con eucalipto es casi del cien por cien, añadió.
Otro de los problemas a los que se tendrá que enfrentar Portugal durante los próximos meses es la contaminación temporal de los ríos.
Con las lluvias, habrá arrastres de cenizas y de vegetación carbonizada que irá a los lechos fluviales y provocará una alta tasa de mortandad entre los peces.
"No es una contaminación química, es una contaminación temporal ya que las cenizas acabarán en el mar", aclaró João Branco.
El río Zêzere, el segundo de mayor longitud de Portugal con 200 kilómetros y afluente del río Tajo, será uno de los más perjudicados este año, ya que en su cuenca se desencadenaron a lo largo del verano numerosos incendios de gran magnitud.
Quercus alerta asimismo de la pérdida de miles de animales a causa de los incendios, especialmente especies cinegéticas como el conejo, base de la alimentación de otros animales en peligro de extinción.
Branco explicó que, por ejemplo, el lobo verá reducido su hábitat a causa de los numerosos incendios registrados en el norte del país, sobre todo en el distrito de Vila Real, en comarcas como Chaves o Boticas, próximas a la frontera de Galicia.
Y el buitre negro, en peligro de extinción, también ha sufrido las consecuencias del incendio que se desató hace unos días en Vila Velha de Rodão (región Centro), donde las llamas arrasaran varias zonas de anidación.
La superficie agrícola no escapa a las consecuencias de los voraces incendios forestales, sobre todo, en la comarca de Fundão, donde en los últimos días las llamas devastaron varias zonas de cerezos.
En la aldea de Alcangosta, señera por producir la tradicional "Cereza de Fundão" que se exporta a todo el mundo, ardieron numerosos cerezos, sobre todo, de pequeños productores locales, según el presidente de la cooperativa de la Cereza de Fundão, José Pinto de Castello Branco.
En declaraciones a Efe, el responsable de la cooperativa apostó por "retomar las especies autóctonas" en las proximidades de las plantaciones agrícolas y evitar las que favorecen el fuego.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs