Un 5% más de áreas protegidas salvaría especies



Ampliar un 5% las áreas protegidas triplicaría la biodiversidad

Fecha de Publicación
: 28/06/2017
Fuente: Tendencias Científicas
País/Región: Internacional


Sólo en América se garantizaría la conservación de 1.500 especies de pájaros
Aumentar un 5% el tamaño de las áreas protegidas del mundo permitiría triplicar el conjunto de especies y los diferentes componentes de la biodiversidad, según un estudio que ha integrado en su evaluación la biodiversidad filogenética y la funcional. Sólo en América se garantizaría la conservación de 1.500 especies de pájaros.
Aumentar un 5% el tamaño de las áreas protegidas del mundo tendría un enorme efecto positivo sobre la biodiversidad global, según un estudio realizado sobre la conservación de los mamíferos y los pájaros del que se informa en un comunicado.
Las áreas protegidas son espacios creados para garantizar la vida animal y vegetal y conservar la biodiversidad, así como el mantenimiento de los procesos ecológicos necesarios para su preservación.
En la actualidad, un poco menos del 15% de las aguas terrestres y continentales del mundo, un poco más del 10% de las áreas costeras y marinas bajo jurisdicción nacional, y aproximadamente el 4% de los océanos del mundo, están reconocidos como áreas protegidas, según Protected Planet Report 2016.
Aunque la biodiversidad se evalúa generalmente por el número de especies presentes en una zona determinada, los autores de esta investigación han ido más lejos y cruzado este criterio con otros dos componentes, poco empleados hasta ahora.
Han incluido en la valoración la diversidad filogenética, que refleja la historia evolutiva acumulada por un conjunto de especies, y la diversidad funcional, que refleja la diversidad de huellas de la historia de la vida de una comunidad de especies (como su forma de alimentarse, el período de actividad o su masa).
La diversidad filogenética es una medida de la biodiversidad que tiene en cuenta las relaciones filogenéticas entre taxones.  Un taxón es un grupo de organismos emparentados, que en una clasificación dada han sido agrupados, asignándole al grupo un nombre en latín, una descripción si es una especie, y un tipo. La diversidad filogenética da un valor diferencial a los taxones en función de la "carga evolutiva" que llevan.
La diversidad funcional clasifica las especies en grupos funcionales. Tiene cuatro componentes independientes: la riqueza funcional, la equitatividad funcional, la divergencia funcional y la especialización funcional. La relación entre la riqueza funcional y la riqueza de especies es la clave para entender el efecto que tiene el número de especies sobre los procesos ecosistémicos.

Efecto triplicado
Combinando todos estos elementos, los investigadores han podido identificar las zonas de protección prioritarias localizadas en Madagascar, Sudeste Asiático o en los Andes, gracias a algoritmos de optimización espacial.
Con estos resultados, han podido evaluar el impacto que tendría un aumento del 5% del tamaño de los espacios protegidos sobre muchas especies centinela. La especie centinela es aquella capaz de acumular contaminantes en sus tejidos y ser utilizada para detectar riesgos para los seres humanos al proporcionar alerta anticipada de un peligro. Estas especies pueden ser más susceptibles o tener mayor exposición a un peligro que las propias personas.
De esta forma descubrieron que si se maximiza la protección de la diversidad poligenética o funcional, sería suficiente para triplicar el conjunto de especies y los diferentes componentes de la biodiversidad.
Protegiendo las especies raras más afectadas por estas tres facetas, se puede salvaguardar una biodiversidad mucho más rica tanto a escala local como global. En total, serían alrededor de 1.500 especies de pájaros las que podrían conservarse, según explican en un artículo publicado en Nature.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs