Brasil: hidroeléctricas acaban con al vida de ribereños



Hidroeléctricas multiplican destierro de los ribereños en Brasil

Fecha de Publicación
: 27/01/2017
Fuente: IPS
País/Región: Brasil


“Hoy tenemos Internet, televisión. Antes ni teníamos electricidad, pero era mejor”, recordó Lourival de Barros, un desterrado de las centrales hidroeléctricas que se multiplicaron por la geografía de Brasil principalmente a partir los años 70.
Barros fue expulsado de su casa en Sento Sé a fines de 1976. La ciudad de unos 7.000 habitantes quedó sumergida bajo el embalse de Sobradinho, algo más de un año después.
Otras tres ciudades, Casa Nova, Pilão Arcado y Remanso, desaparecieron también bajo las aguas, junto con decenas de poblados ribereños, en el norte del estado de Bahia, en la región del Nordeste brasileño.
En total fueron desplazadas 72.000 personas, según organizaciones sociales, o 59.265 según la empresa responsable del proyecto, la Compañía Hidroeléctrica del São Francisco (CHESF).
El sacrificio se hizo en nombre de las necesidades energéticas del país y del desarrollo de una región  “irrelevante” y estancada en el analfabetismo y una economía “de subsistencia”, con gente “primitiva” en aislamiento, que teme el cambio, según opinaban los gobernantes de entonces, en plena dictadura militar (1964-1985).
Para reasentar la población de Sento Sé se construyó una nueva ciudad con el mismo nombre, con mejores viviendas, incluyendo baños internos y servicios como electricidad y desagüe en la red pública, pero “perdimos mucho más”, evaluó Barros, un pescador de 70 años, jubilado como trabajador rural, con ocho hijos, nueve nietos y tres bisnietos.
“Teníamos mucho pescado en el río. En la represa, al inicio se podían pescar 100 kilogramos al día, pero los peces mermaron en los últimos 10 o 15 años, ahora es difícil lograr 10 kilos, solo alcanza para alimentar la familia”, comparó en su diálogo con IPS.
“Teníamos 2.000 pescadores y todos vivían de ello. Hoy si hay 50 que lo logran, es mucho”, aunque en el gremio estén inscritos casi 9.000, muchos para recibir el seguro del período de veda para proteger la reproducción de los peces, dijo. “Lo necesitan”, justificó.
Barros se lamenta que los peces propios del área desaparecieron y se introdujeron en el lago artificial otras especies amazónicas, incluida una de pavón (Cichla) que se come a los demás.
También se queja de que su familia disponía de cinco terrenos para sembrar y él mismo poseía  una  molienda para hacer harina de mandioca (yuca), por lo que no recibieron ninguna indemnización. “Perdimos todo”, subrayó.
Hasta ahora, no se compensaron muchas propiedades y bienes inundados, señaló Adzamara Amaral, autora del libro-reportaje “Memorias de una ciudad sumergida”, elaborado en 2012 como trabajo final de su carrera de periodismo en la Universidad del Estado de Bahía.
Su propia familia aún reclama en la justicia una indemnización por 15.000 hectáreas registradas como propiedad de su abuelo, una herencia familiar de tres siglos, con tres casas y fincas frutales.
A la nueva ciudad construida para acoger a los desplazados se la privó del alma fluvial, al igual que sucedió con otras urbes “reconstruidas”.
Además de los peces, se perdió la agricultura típica del cenagal, que aprovechaba las tierras ribereñas ensanchadas en la época de estiaje y fertilizadas por los sedimentos traídos por el río en las crecidas.
Allí se sembraba mucho maíz y frijol entre abril y octubre. “Por eso se le llama el “Nilo brasileño” al río São Francisco”, observó la joven Amaral a IPS.
Con la represa, el agua avanzó hacia áreas rocosas o de la Caatinga (vegetación exclusiva del Nordeste) y se alteró el ciclo de bajas y crecidas del río, extinguiendo la agricultura de vaciante, el periodo decreciente de las aguas.
El traslado a la nueva Sento Sé, con una población actual de unas 41.000 personas, acentuó el aislamiento de su población, entre otras razones porque se duplicó la distancia en relación a Juazeiro, un municipio de 220.000 habitantes que es el polo económico y educativo del norte bahiano.

Ver Nota Completa
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs