Pescadores panameños en problemas

La pesca furtiva y la contaminación sacuden los mares de pescadores panameños

Fecha de Publicación
: 13/12/2016
Fuente: Terra
País/Región: Panamá


Cada día en las aguas del Pacífico y el Caribe de Panamá, cientos de pescadores se aventuran a conseguir su sustento, pero su realidad no es la misma desde que la pesca ilegal y el aumento de desperdicios arrojados al mar han ocasionado la reducción de las especies marinas.
Aunado a eso, los trabajadores del mar tienen que luchar también contra los factores incontrolables del cambio climático que amenaza con la migración inesperada de los animales.
El pescador Franklyn Torres de la península de Azuero, en la provincia central de Herrera, aseguró que la llegada de barcos de otros lugares ha causado daños al ecosistema marino porque estos no respetan las leyes de veda y contaminan al abandonar las redes de plástico que ya no usan.
En declaraciones a Efe, Torres dijo que esos problemas ya le están pasando factura, principalmente porque cuando sale a alta mar no captura lo suficiente en los lugares donde tiene sus mallas.
"Los barcos 'bolicheros' se llevan la sardina y camarones que quedan varados a menos de una milla de la costa Pacífica; tengo evidencia porque descaradamente dejan sus redes", reclamó.
Muchos de estos barcos, que aplican la pesca de arrastre, dañan a los animales que no les interesan y los regresan muertos al mar quedando como residuos flotantes.
"Lo que va a pasar es que nuestros hijos no van a poder conocer los pescados y se los tendremos que enseñar en foto, porque si no actuamos desaparecerán", advirtió con pesar.
El experimentado pescador resumió la situación del lugar como irregular, debido que la Autoridad Aeronaval (Senan) de Panamá no siempre puede ayudarlos a monitorear los botes ajenos, además estos se ocupan de otros asuntos relevantes de seguridad nacional.
En el Caribe, el pescador artesanal Cesar Troya, de Colón, indicó a Efe que en los últimos años se han reducido las poblaciones de peces, lo que se evidenció aún más con la ampliación del Canal de Panamá.
"Esos trabajos requirieron de dragados, muy cerca de la bahía de Colón, y al realizarlos dejaron el agua sucia por levantar el suelo marino. Los peces se fueron más lejos", indicó.
A raíz de esa circunstancia, el pescador con una experiencia de 30 años tuvo que navegar a aguas más lejanas para poder conseguir su mercancía.
Aunque esto le sucede no es excusa para dejar de pescar y llevar los alimentos para vender al principal Mercado de Abastos de Colón y a restaurantes cercanos.
"Mi pesca consiste básicamente en pez sierra, jurel, cojinúa, pargo, róbalo, incluso hasta tiburón, cuya carne en el mercado no sobrepasa el dólar con veinticinco centavos la libra", reveló.
Relató que cada noche sale al océano donde captura unas 50 o 100 libras de peces que le dejan una ganancia de 150 dólares, la que debe distribuir entre el ayudante y los gastos de combustible, equipo y otros.
A pesar de estar acostumbrado a la faena, recalcó que cuando se adentra al mar le incomoda encontrarse con residuos de búnker y basura que dejan a su paso algunos barcos comerciales de mayor tamaño.
"Si no cuidamos lo que tenemos, nunca vamos a tener nada, (...) es hora de poner en acción el Plan de Pesca sostenible que tiene el Gobierno", acotó.
Hace una semana, la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) y el Ministerio de Desarrollo agropecuario (MIDA) lanzaron el Plan de Acción para la Pesca Sostenible dirigido a la pesca artesanal, industrial y deportiva, y la acuicultura comercial, para controlar con mayor rigor los productos que se extraen del mar.
En esa ocasión el titular del MIDA, Eduardo Carles, explicó a Efe que ambas instituciones van a poder ordenar la organización del sector pesquero con los nuevos datos que cada grupo aportará sobre su producción.
"Hay que reconocer la oferta pesquera nacional. Existe mucha desinformación en este rubro, por eso queremos realizar una hoja más técnica para saber qué se vende y adónde se exportan los productos del mar", indicó entonces el ministro, y vaticinó que en cinco años ese sector se convertirá en una parte importante del desarrollo comercial de Panamá.
Mientras tanto, ambos pescadores tendrán que esperar con anhelo para que el plan se ejecute por completo en los próximos dos años, y sirva para establecer de una vez por todas la pesca sostenible y responsable en Panamá.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs