Zapotecas que resisten los transgénicos



Campesinos zapotecas hacen frente a transgénicos con maiz zapalote chico

Fecha de Publicación
: 13/10/2016
Fuente: IstmoPress
País/Región: México


Sus pies simulan el cansancio acumulado por los años, no así sus manos que con fuerza desgranan los elotes de la mazorca del maíz zapalote chico que cultivó en este año con abono orgánico. Pablo Pineda Robles es campesino de 71 años, junto con otros nueve agricultores más cultivaron diez hectáreas de maíz para hacer frente a los transgénicos.
Los campesinos de origen zapoteco forman parte de la organización social “Xhuba Biini” que dirige Rosario del Carmen Carrasco y asesora el profesor Tomás Chiñas Santiago, por segundo año esta agrupación gestionó recursos a través de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) que contribuyó en parte para impulsar este cultivo en la zona juchiteca.
Acompañados de autoridades de la Sagarpa y también campesinos, los integrantes de Xhuba Biini realizaron una demostración de su cosecha, ofrecieron atole de elote, elote cocido y tamales con la finalidad de que los asistentes pudieran comprobar el sabor, olor y frescura que se logra al utilizar abono orgánico para cultivo.
“Decidí impulsar la siembra, pues considero que sin maíz no hay vida, es un alimento de nuestros antepasados, el origen de todos nosotros nace de esta semilla rica en proteínas y vitaminas”, explicó Tomás Chiñas Santiago.
En nuestro Istmo comemos totopo (tortilla muy tostada que se cuece en hornos) y otras variedades, por eso acudimos con los campesinos y ellos aceptaron; los resultados los vemos. A pesar de la escasez de agua y el viento fuerte, el cultivo está firme, detalló.
Durante la demostración culinaria, los campesinos señalaron que es necesario que las autoridades se involucren todavía más en el campo con nuevos proyectos productivos.
Lamentaron que la autoridad municipal de Juchitán carezca de un censo de campesinos y ganaderos y que siempre recurra al de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
El campo debe encaminarse más, la siembra del maíz es un hecho sagrado y no lo debemos olvidar, qué bueno que haya estas cosas, hoy son 10 campesinos, mañana 200 y posteriormente mil, expresó.
En el Istmo existen aproximadamente 17 mil productores agrícolas, entre ellos de maíz, mango, ajonjolí, frijol, melón, sandía, cacahuate y sorgo.
Pablo Pineda Robles no ve su vida sin el campo, nació en el rancho que sus padres construyeron, creció en medio del elote tierno y la mazorca y hoy a sus 71 años sigue cultivando el grano de la vida.
Es uno de los 10 campesinos que participó en el proyecto y el cual vio su fruto crecer, para cosechar una hectárea invirtió cerca de 8 mil pesos.
Su terreno es temporal, por lo que anualmente espera que las gotas de agua caigan para que comience a sembrar.
A sus hijos les heredó el campo a pesar de que son profesionistas, por las mañanas trabajan y por las tardes visitan sus cosechas.
“A los jóvenes les pido que no dejen morir el campo, es muy noble y también es un trabajo pesado, uno tiene que organizarse, invertir y lograr mejoras para su vida”, dijo
Junto con su esposa Julieta Regalado, Pablo compartió el atole caliente y los tamales elaborados con el maíz tierno que obtuvo de la hectárea que sembró.
El elote es muy rico, el atole y el tamal también y no se digan las tortillas, queremos seguir viviendo del campo pues es nuestro todo, aquí comemos caldo de gallina, de conejo, armadillo, palomas; los criamos y los comemos. Cuando nuestra cosecha da, se comparte con los vecinos y familiares porque para nosotros es una bendición, sostuvo.
Durante la demostración culinaria, los campesinos señalaron que es necesario que las autoridades se involucren todaví más en el campo con nuevos proyectos productivos.
Lamentaron que la autoridad municipal de Juchitán carezca de un censo de campesinos y ganaderos y que siempre recurra al de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
“Con este recorte presupuestal sabemos que el campo y las comunidades indígenas son las primeras que afectará, exhortamos a las autoridades a seguir apoyando, a nosotros nos gusta el campo, es nuestra vida, aquí mi tierra es muy fértil y para muestra fueron todos estos granos blancos con que elaboramos los alimentos en esta demostración”, expresaron.
El campo debe encaminarse más, la siembra del maíz es un hecho sagrado y no lo debemos olvidar, qué bueno que haya estas cosas, hoy son 10 campesinos, mañana 200 y posteriormente mil, expresó.
En el Istmo existen aproximadamente 17 mil productores agrícolas, entre ellos de maíz, mango, ajonjolí, frijol, melón, sandía, cacahuate y sorgo.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs