Los JJOO de Río serán recordados por la contaminación



Saneamiento, sin medalla en Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

Fecha de Publicación
: 28/07/2016
Fuente: IPS
País/Región: Brasil


La gran frustración de los Juegos Olímpicos que se inaugurarán en la ciudad brasileña de Río de Janeiro el 5 de agosto será el incumplimiento de metas y promesas de saneamiento ambiental de sus cuerpos de agua.
Se perdió la oportunidad de darle un empuje decisivo a la descontaminación de la emblemática bahía de Guanabara y de las lagunas de la ciudad, tal como establecía el plan con que la ciudad ganó ser la sede de los Juegos Olímpicos 2016.
Es un fracaso que posiblemente tendrá escasa repercusión para residentes y visitantes, ante la mayor visibilidad de los proyectos de transporte urbano y revitalización del centro carioca.
Lo sucedido confirma una tradición nacional de relegar el saneamiento en las prioridades gubernamentales. Hasta ahora, solo la mitad de la población brasileña cuenta con alcantarillado y una pequeña parte de lo que transporta es tratada.
“El ambiente no paga impuestos y tampoco vota, por lo tanto no despierta la atención de nuestros líderes políticos ni de la sociedad”, se quejó  el biólogo Mario Moscatelli,  connotado activista del tema hídrico en Río de Janeiro.
Ni tan siquiera la laguna Jacarepaguá, en cuya orilla se construyó el Parque Olímpico, corazón de los Juegos de la XXXI Olimpiada de la era moderna, en la Zona Oeste de la ciudad, fue debidamente tratada. Los ríos y arroyos siguen echándole agua sucia todo el tiempo, señaló a IPS.
El aeropuerto internacional Antonio Carlos Jobim, también conocido como Galeão, donde aterrizará la mayoría de los atletas y aficionados extranjeros para participar  en los Juegos, está en una de las partes más contaminadas de la bahía de Guanabara, aunque los visitantes no alcancen a notarlo.
Ubicado en la punta oeste de la isla del Gobernador, donde vivían 212.754 personas en 2010 según el censo oficial, el aeropuerto tiene la vecindad de canales a los que se vierten desagües sin tratamiento y la basura de millones de residentes de barrios y ciudades del continente, a través de ríos convertidos en cloacas.
Por la carretera hacia el sur que lleva al centro de la ciudad se puede vislumbrar el canal de Fundão, de aguas negras y mal olor, que persisten pese a un reciente dragado por lo que le llega del conectado canal de Cunha.
En Cunha convergen los desechos de cinco ríos que cruzan barrios muy poblados, incluidas varias “favelas” (asentamientos pobres y hacinados) e industrias.

Ver Nota Completa
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs