Más de la mitad de la biodiversidad en el Caribe en peligro



El 60% de la biodiversidad en el Caribe está amenazada

Fecha de Publicación
: 08/06/2016
Fuente: El heraldo (Colombia)
País/Región: Caribe


El estudio será presentado en un libro por el Instituto Von Humboldt y Ecopetrol, que lo financió. La investigación analiza las cinco regiones del país y en el volumen 3, Catálogo de Biodiversidad para la Región Caribe, se categorizaron 1.110 especies pertenecientes a los grupos de aves, plantas, peces dulceacuícolas, anfibios, mamíferos y reptiles que centran los mayores indicadores de riesgo. Además se analiza y se propone cómo debe ser la planeación ambiental para la conservación de los ecosistemas de las especies.
Colombia es uno de los 10 países del mundo con mayor riqueza biodiversa, con un primer lugar en aves, según el Sistema de Información sobre la Biodiversidad, SIB. Su riqueza patrimonial natural es también top en el mundo: es segundo en diversidad de plantas, anfibios y peces dulceacuícolas y mariposas; tercero en reptiles y palmas, y cuarto en variedad de mamíferos.
En el Catálogo del Caribe señalan el riesgo de que haya un colapso en la biodiversidad regional con un promedio en 27,1%, lo que la ubica en una categoría media. El estudio en la Costa identificó 66 áreas o unidades territoriales con sus ecosistemas, conformados por bosques secos, ciénagas, lagunas, ríos, etc., la mayoría de los cuales están en categoría media, un total de 15; muy alta, 14, y alta, 12. Para los investigadores esto refleja “el estado crítico de sus ecosistemas y los impactos de las presiones a los que están expuestos”.
Una de las razones de las amenazas es la mutación del territorio, que ha sido alterado, y la sobreexplotación de sus recursos y seres, con la sobrepesca, la tala y la caza indiscriminada y el tráfico de especies.
El Caribe hoy es junto a la región de los Andes (69,8%) las de más alta y profunda transformación (63%) de su territorio, según las unidades territoriales analizadas. “No hay demasiada información y no está lo suficientemente reconocida nuestra diversidad”, afirma el investigador del Von Humboldt y coordinador del estudio, Germán Corzo. Entre los territorios estudiados en profundidad hay tres áreas: Montes de María (Sucre), Sierra Nevada (Magdalena) y Ciénaga de Zapatosa (Cesar), esta última considerada la “más crítica”:
 
Ciénaga de Zapatosa cede ante la sobrepesca y está perdiendo su riqueza pesquera
La Ciénaga de Zapatosa está rodeada de las lagunas Candelaria, Saloa, Santo Domingo y Gramalito. Meses atrás, cuando el fenómeno de El Niño secó varias de sus 26.068 de hectáreas, se veían campesinos y habitantes cercando lotes para sembrar cultivos.
Así quedó consignado en el estudio Catálogo de Biodiversidad para la Región Caribe que ha definido a este patrimonio natural como un “refugio para especies de peces endémicos y migratorios”, como el bagre rayado, que están “críticamente amenazados”, junto al bocachico y la doncella la vizcaína, calificados como “vulnerables”.
Lina Mesa, máster en Zoología e investigadora del Instituto Von Humboltd, quien participó en el estudio, explica que la Ciénaga de Zapatosa es el ecosistema “más crítico” de las unidades territoriales analizadas en el Caribe.
La intervención del cuerpo de agua tiene su impacto en el deterioro de la pesca. Sus especies han reducido la talla, ha modificado la subsistencia de la región, el recurso pesquero y ecosistémico, con la pesca de peces exóticos y no locales, desapareció, afirma Mesa. “La Ciénaga es importante para el país en términos acuícolas. Es la más grande y profunda. Ha sido intervenida a través de carreteras, con taponamientos, se interrumpió el agua, está por sedimentarse y su riqueza de peces está que se pierde”, advierte.
Zapatosa hace parte de la zona rural del municipio de Chimichagua, en el Cesar. Del total de su extensión, 78,5% (20.464 hectáreas) corresponde a ocho clases de coberturas de tipo natural y el 21,5% (5.604 hectáreas) a 11 clases de coberturas transformadas.
El riesgo de la biodiversidad está sobre la pérdida de mínimos necesarios para el bienestar de los pobladores, lo que ha generado nuevos desplazados por la pérdida de la seguridad alimentaria y cambio de actividades económicas, advierte Corzo. El patrimonio capital natural de esta ciénaga incluye las especies que habitan en los bosques inundables, los de galería de tierra firme y seco azonal que resguardan a especies de fauna y flora. Los árboles de Cedro y Caoba están en la línea de amenaza debido a que son aprovechados para la explotación de madera sin control.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs