"Desprivatizar" la naturaleza para garantizar el futuro



Felber propone 'desprivatizar' naturaleza para garantizar futuro del planeta

Fecha de Publicación
: 07/11/2015
Fuente: EFE
País/Región: Internacional


"Desprivatizar" la naturaleza, potenciar la agricultura orgánica o crear derechos humanos ecológicos son algunas de las propuestas "verdes" que plantea el experto austríaco Christian Felber en entrevista a Efe para conciliar y garantizar el futuro del planeta junto al de la humanidad.
Profesor en la Universidad de Economía de Viena, escritor y divulgador, además de miembro fundador del movimiento Attac en Austria, Felber desarrolló su modelo en su “best seller” literario “La economía del bien común” publicado en 2010 y reeditado sucesivamente desde entonces, como alternativa a la economía planificada y al capitalismo de mercado.
La idea básica de su teoría es que “los seres humanos no hemos creado la naturaleza sino que somos parte de ella, por lo que no deberíamos tratar de apropiárnosla” comportándonos como “si un hijo quisiera tomar propiedad de su madre”.
Por ello propone dejar de considerar el entorno como un “objeto” que pueda ser troceado y repartido como propiedad privada y empezar a considerarlo como “un ser vivo con valor propio”.

Alternativas sociales
Felber cree que la crisis económica no sólo ha afectado a los recursos financieros o al comercio sino fundamentalmente a los valores, lo que obliga a plantear alternativas que potencien los procesos participativos y descentralizados para elevar la calidad de vida de la sociedad sin perjuicio del planeta.
En ese sentido, denuncia como un error las políticas de acaparamiento de tierras, especulación inmobiliaria o latifundios, así como la agricultura a base de monocultivos, con tierras en barbecho y utilizando pesticidas o fertilizantes sintéticos.
“Hay que apoyar la agricultura orgánica”, defiende, “con un reparto equitativo de pequeñas parcelas con la condición de que sus usuarios cumplieran con criterios ecológicos”, además de disponer de suelo para viviendas “accesible para todos” y no como negocio inmobiliario.
Desde su punto de vista, las empresas ecológicas y la economía circular resultarían especialmente beneficiadas en una apuesta clara por la economía sostenible, pero no sólo ellas sino toda la sociedad pues en el modelo actual “el consumo de recursos naturales está siendo sobrepasado”.

Derechos humanos ecológicos
Por ello propone además la creación de derechos humanos ecológicos, que incluirían el establecimiento de un presupuesto ecológico individual en el que “los biorecursos del planeta se dividan por la cantidad de personas que hay en el mundo” traduciéndolos por ejemplo en hectáreas globales o equivalentes en sus emisiones de CO2.
El importe de cada persona se abonaría a una tarjeta de crédito ecológica anual de forma que en cada compra de un producto o servicio se restara la cantidad de recursos consumidos del presupuesto, hasta agotar la tarjeta.
Si ésta se agotara antes del final de año, “las personas sin créditos sólo podrían comprar comida y pagar el alquiler” lo que permitiría controlar el despilfarro de recursos y evitar consumir más allá de “lo que la naturaleza ofrece dentro de sus propios límites ecológicos”.
Felber está convencido de que “una gestión global de los bienes comunes globales” controlada por las Naciones Unidas no sólo podría limitar la extracción de recursos en un nivel ecológicamente sostenible sino que permitiría luego distribuirlos “según criterios de justicia social”.

Economía sostenible
Este experto ha insistido en que “todos los valores económicos y monetarios provienen en última instancia de la naturaleza” y sin embargo el ser humano ignora el actual peligro de destruir su propia “base vital” al poner en entredicho el reconocimiento de la dependencia que existe entre los humanos y su “placenta ecológica”.
A fin de desarrollar sus propuestas y establecer un nuevo orden económico y social basado en su teoría, recomienda reforzar la cooperación ciudadana impulsando valores como “la dignidad, la solidaridad, la democracia y por supuesto la sostenibilidad”.
Felber hace gala de su compromiso personal con los valores ecológicos en su propia vida diaria pues, tal y como reconoció a Efe, “he rechazado conferencias en Iberoamérica por no tomar un avión…, contamina demasiado como para considerarlo un medio de transporte ecológico”.
De hecho, “mi teoría sobre la economía del bien común surgió durante un paseo en plena naturaleza, cerca de un lago…, fue cuando tomé conciencia de la importancia del entorno.”
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs