JJOO: Brasil sigue sin solucionar la contaminación



La contaminación de las aguas, el mayor desafío de Río de Janeiro rumbo a los Juegos Olímpicos

Fecha de Publicación
: 09/08/2015
Fuente: La Opinión
País/Región: Brasil


Afecta a la Bahía de Guanabara, donde se realizarán las competencias de vela, y a la Laguna Rodrigo de Freitas, en la que se harán las de canoaje y remo
A un año de recibir las Juegos Olímpicos, a Río de Janeiro le resulta imposible escapar de su mayor desafío: la mala calidad de las aguas que rodean la ciudad. Según varios expertos, tanto en la Bahía de Guanabara, donde se realizarán las competencias de vela, como en la Laguna Rodrigo de Freitas, en la que se harán las de canoaje y remo, y en la famosa playa de Copacabana, sede de las pruebas de natación, hay niveles peligrosamente altos de virus y bacterias provenientes de cloacas que pueden afectar la salud de los atletas, y mucha basura flotante que amenaza con ensuciar la imagen de los Juegos en la Cidade Maravilhosa.
“Prácticamente todos los ríos que llegan a la Bahía de Guanabara están muertos por las aguas cloacales lanzadas en ellos y de esos ríos va a parar a la bahía. El crecimiento desordenado de la malla urbana continúa por todos lados, contribuyendo con cada vez más aguas cloacales sin tratamiento y por lo tanto la degradación aumenta”, señaló a LA NACION Mario Moscatelli, biólogo que lleva 20 años examinando la región y presionando a las autoridades cariocas para que impulsen proyectos ecológicos.
Su visión pesimista fue recientemente convalidada por un estudio independiente de la agencia de noticias Associated Press que mandó a analizar numerosas pruebas de agua de esos sitios olímpicos en la Universidad Feevale, de Novo Hamburgo, al Sur de Brasil. Según el informe del virólogo Fernando Spilki, coordinador del programa de calidad ambiental de esa universidad, las aguas cariocas “padecen de una contaminación crónica” al hallar en ellas tres tipos de andenovirus, enterovirus y rotavirus.
“En caso de que algún atleta tenga la mala suerte de entrar en contacto con algún microorganismo presente en los vertederos cloacales, podrá sufrir micosis, otitis, conjuntivitis, gastroenteritis y hasta hepatitis A, todas enfermedades íntimamente asociadas a aguas servidas sin tratamiento”, apuntó Moscatelli.
Cuando en 2009 Río se presentó como candidata para albergar los Juegos, se comprometió a tratar el 80% de las aguas residuales que son vertidas en la Bahía de Guanabara; sin embargo, hasta ahora las autoridades del estado de Río de Janeiro, que tiene jurisdicción sobre toda la zona, reconocen que sólo se ha conseguido tratar un 49%.
“Nos equivocamos. No podemos seguir equivocándonos. Tan sólo vamos a divulgar una meta cuando realicemos los estudios necesarios”, se sinceró el gobernador Luiz Fernando Pezão, quien destacó que la falta de tratamiento de las aguas cloacales es un problema de todo Brasil y que en los últimos ocho años el gobierno estatal amplió la cobertura de 17% para 49% en el entorno de la bahía, donde se reconstruyeron y modernizaron cuatro plantas de tratamiento cloacal (Alegría, Pavuna, Sarapuí y São Gonçalo).
De cualquier manera, el Instituto Estatal de Ambiente (INEA) negó que las aguas cariocas representen un riesgo para la salud de los atletas. “El INEA monitorea desde hace 37 años el agua y garantiza su calidad para todos los puntos de las pruebas olímpicas, con excepción de la Marina de Gloria”, señaló la entidad en referencia al sitio donde los competidores estacionarán sus veleros.
A LA NACION, la Secretaría de Ambiente estatal subrayó que entre los esfuerzos por limpiar la bahía se han instalado 17 ecobarreras en los ríos que más contribuyen a la contaminación por basura flotante, y que hay una flota de diez ecobarcos operando en toda la zona para retirar desperdicios. Pero en cualquier día, en la Ensenada de Botafogo es posible ver aún grandes cantidades de basura que va desde botellas, toallitas higiénicas femeninas y preservativos hasta sofás enteros.
Pese a la situación y las quejas de atletas internacionales que ya han venido a entrenar a Río, las autoridades del Comité Olímpico Internacional (COI) no parecen estar muy preocupadas. “Hemos recibido garantías de la Organización Mundial de la Salud y otros de que no hay riesgo significativo para la salud de los deportistas”, señaló el doctor Richard Budgett, director médico del COI.
El presidente del comité, Thomas Bach, agregó: “Sobre la limpieza de la bahía, fuimos informados de las medidas que están siendo adoptadas y de las que serán aplicadas en el último año antes de las Olimpíadas justamente para garantizar la seguridad y la salud de los atletas. La situación en Río está como siempre: mucho progreso pero sin tiempo que perder”.
La gran prueba será en dos semanas, cuando entre los días 15 y 20 se realicen los eventos-test de vela en las polémicas aguas. Mientras tanto, en el balneario de Búzios, unos 180 kms al norte de Río, las asociaciones de hoteles, comercios y convenciones de la ciudad ya se ofrecieron como alternativa para ser sede de las competencias en riesgo en caso de que el escenario empeore en los próximos meses.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs