Paraguay sin voluntad real de frenar la deforestación

Falta voluntad política para frenar criminal deforestación

Fecha de Publicación
: 23/06/2015
Fuente: Entorno Inteligente
País/Región: Paraguay


Según datos oficiales, hace 70 años la superficie boscosa que cubría el Paraguay era de un 55 por ciento. Ello implicaba alrededor de 9 millones de hectáreas de bosques. La realidad actual es alarmante, ya que de aquella portentosa riqueza natural queda menos de un millón de hectáreas, lo cual implica que la superficie de montes está ya solo entre un 8 y un 9 por ciento.
Los sucesivos gobiernos que han carecido de conciencia acerca de la importancia de preservar los bosques y, por lo tanto, de políticas de Estado capaces de establecer estrategias de conservación y reposición de los árboles son los responsables del actual estado de cosas.
La sociedad civil no es inocente en este drama, ya que no existieron organizaciones que lideraran formas de resistencia y de presión eficaces para que los gobernantes de los tres poderes del Estado"Ejecutivo, Legislativo y Judicial? tomaran a tiempo medidas de preservación y de replantación.
En las últimas décadas, a raíz del calentamiento global y los fenómenos climáticos puntuales que el mismo genera en diversos lugares de los cinco continentes, hubo mayor atención a un problema que por durante demasiado tiempo no figuraba en la agenda pública.
A nivel local, ello se ha traducido en instrumentos legales que prohíben en la Región Oriental el corte de árboles para el fin que fuere e incentivan económicamente a los que practican la reforestación.
Esos medios, sin embargo, son de eficacia reducida por cuanto que no les acompaña una voluntad política que exija su cumplimiento a través de la disponibilidad de recursos para cumplir las normas, ejercer control y sancionar a los que transgreden las normas.
El Infona, del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), es un organismo ineficiente en materia de freno a la deforestación e incentivo a la reforestación. Su vivero del kilómetro 10, de la ruta 1, cuenta con muy pocas especies nativas para forestar o reforestar. Tampoco dispone de cantidades suficientes para grandes emprendimientos de cultivos. Es una entidad recaudadora.
Ante esta realidad, son las instituciones privadas las que cooperan con eficacia para hacer frente a un país que se va quedando sin árboles. Una de ellas es A Todo Pulmón - Paraguay Respira, que ya ha sembrado más de 40 millones de arbolitos en todo el país. A ello hay que sumar la labor de la WWF en Paraguay, la Fundación Moisés Bertoni y Guyra Paraguay, entre otras.
El Día del Árbol es una ocasión oportuna para pensar que sin bosques el futuro del Paraguay es sombrío y que todavía estamos a tiempo para corregir errores, mantener lo que sobrevive e iniciar un proceso de reforestación a marcha forzada.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs