Reserva Biosfera Río Plátano: riqueza de biodiversidad



Reserva de Biosfera Río Plátano: El área centroamericana de mayor biodiversidad

Fecha de Publicación
: 26/05/2015
Fuente: La Tribuna (Honduras)
País/Región: Honduras


Este 22 de mayo, bajo el liderazgo de la Organización de las Naciones Unidas, se celebró el Día Mundial de la Biodiversidad, con el lema “Diversidad biológica para el desarrollo sostenible”. Honduras cuenta con el área de mayor riqueza natural, ecológica y ambiental en Centroamérica: la Reserva de Biosfera Río Plátano, declarada por la ONU  “Patrimonio de la Humanidad”.

Biodiversidad y Desarrollo Sostenible
El lema de este año refleja la importancia de los esfuerzos encaminados a incluir unos Objetivos de Desarrollo Sostenible en la agenda de las Naciones Unidas para después de 2015. El destino de la humanidad depende de la diversidad biológica, de la riqueza y variedad de los seres vivos del planeta. Es esencial para el desarrollo sostenible y para el bienestar de los humanos, y clave para reducir la pobreza. Más de 3,000 millones de personas dependen de la biodiversidad marina y de los litorales para subsistir y otros 1,600 millones dependen de los bosques. La degradación de nuestro planeta y la pérdida de biodiversidad amenazan el sustento de más de 1,000 millones de personas que viven en zonas secas y subhúmedas. Por todo ello, es importante que las estrategias para la protección de la biodiversidad también incluyan medidas para la protección de la pobreza y la promoción de un desarrollo sostenible.

Reserva de Biosfera Río Plátano
La Reserva de la Biosfera de Río Plátano cubre un área que supera las 800,000 hectáreas y está ubicada en la región llamada La Mosquitia. Junto con otras áreas protegidas adyacentes como la Reserva de la Biosfera Tawahka- Asangni, Parque Nacional Sierra de Agalta, el Parque Nacional Patuca, la reserva biológica Rus Rus y el parque nacional Bosawas, este último en Nicaragua, forman el área silvestre más grande en Centroamérica.
Esa región tiene una población humana muy pequeña, con un estimado 3-5 personas/km², entre los pueblos autóctonos misquitos, garífunas, pech, tawahkas y los ladinos llegados de otras parte del país. Debido a las alteraciones antropogénicas limitadas, el área ofrece oportunidades valiosas para científicos y conservacionistas.
Varias cuencas de La Mosquitia incluyendo Río Patuca, Río Plátano y Río Sikre quedan virtualmente desconocidos a los biólogos y es asumido que son prístinas. Las laderas y áreas tropicales bajas adyacentes, han sido reconocidas por mucho tiempo, como centros de endemismo y como laboratorios naturales permitiendo la investigación de asuntos ecológicos y biogeográficos. Investigación previa en La Mosquitia ha sido limitada en extensión debido al acceso del área y el gasto alto para llegar a ciertos lugares remotos.
La Mosquitia hondureña es el área más rica en biodiversidad que queda en el norte de Centroamérica debido a su aislamiento geográfico y ecosistemas extensivos. Sus bosques bajos extensos, unidos a los picos aislados y cordilleras de piedra caliza, savannas extensas de pino/grama, e inmensas lagunas costeras, son ecosistemas únicos en Centroamérica. Sirven de refugio para la mega-fauna de la región como las Águilas Harpía y Crestudo, poblaciones grandes de Guaras Rojas y Verdes y un número infinito de flora y fauna. Aunque algunos campos biológicos han tenido más atención que otros (mega-fauna, aves, reptiles/ anfibios) aún hay mucho que aprender y descubrir. El hecho que algunas especies de aves y mariposas, por ejemplo, se descubren en esta reserva y tenían su rango de distribución desde Costa Rica hacia el sur, demuestra que a nuestro conocimiento en general sobre distribuciones le falta. Todavía hay áreas adentro de esta biosfera donde ningún científico se ha aventurado. La parte sur, que contiene bosques de pino, no ha sido estudiados bien ni la mayoría de las montañas en el sur que comprenden la cuenca de Río Plátano. Esas áreas remotas y casi inaccesibles sin duda contienen una variedad de flora y fauna que sería nuevo para la ciencia. El bosque poco alterado en esta reserva permite que muchas especies de fauna encuentren refugio, alimento y lugares de reproducción, dadas las condiciones ecológicas que presenta, especialmente su alta humedad, lo cual deriva en una diversidad de ecosistemas y hábitats que permiten la presencia y desarrollo de una rica diversidad de flora y fauna, mucha de ella aún desconocida. Eso la convierte en zona clave para la conservación de la biota hondureña, como parte importante dentro del ámbito geográfico de la iniciativa regional del Corredor Biológico Mesoamericano (CBM).
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs