Hallan murciélagos que usan sus alas para orientarse



Tres especies de murciélagos utilizan el sonido de sus alas para orientarse

Fecha de Publicación
: 06/01/2015
Fuente: National Geographic
País/Región: Internacional


Se ha descubierto que tres especies de murciélagos de la fruta, también llamados zorros voladores, utilizan el movimiento de sus alas para encontrar su camino a través de la oscuridad gracias a la ecolocación.
Es la primera prueba de la utilización de algo que no son los órganos vocales, en este caso, las alas, con este fin, como explica el equipo de investigadores en la revista Current Biology. Arjan Boonman, director del estudio, afirma que resulta más sorprendente todavía si tenemos en cuenta que se consideraba que ninguna de estas tres especies utilizaba el método de la ecolocación.
Normalmente, los animales con esta habilidad, como los murciélagos, delfines y algunas especies de aves, emiten sonidos y escuchan cómo rebotan en los objetos para orientarse. Hasta ahora, la comunidad científica había asumido que los murciélagos de la fruta no tenían tal capacidad.
Boonman y su equipo convirtieron una sala de la Universidad Príncipe Songkla (Tailandia), donde se encontraban visitando a otra experta miembro del grupo, en un laboratorio de prueba para descubrir si las tres especies (Eonycterisspelaea,Cynopterusbrachyotis y Macroglossussobrinus) tenían la habilidad de la ecolocación. Así, pusieron telas en las paredes para reducir el eco y grabaron a los murciélagos con micrófonos y cámaras de infrarrojos durante horas en completa oscuridad y a temperaturas de hasta 38°C.
La espera y las condiciones merecieron la pena. Los científicos descubrieron que dos de las tres especies aumentaron el aleteo cuando se apagaron las luces, la primera señal de que el movimiento de las alas les sirve para orientarse. Además, observaron que los animales recurrieron a la ecolocación para seleccionar entre grandes objetos con diferente reflectividad.
Aun así, les quedaba por averiguar si las señales provenían del movimiento de las alas y no de los órganos vocales. Para ello les sellaron la boca y anestesiaron la lengua, y a pesar de todo, fueron capaces de producir el chasquido. «Lo que terminó de convencerme es que cuando alteramos suavemente el aleteo de las alas, el chasquido desapareció», comenta un miembro del equipo.
Sin embargo, no consiguieron descubrir cómo exactamente producen ese sonido con las alas. Sin duda, se centrarán en resolver ese misterio en su próxima investigación.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs