La efectividad del programa contra incendios uruguayo



Incendios forestales se redujeron de 10.281 hectáreas en 2010 a 111 en 2014

Fecha de Publicación
: 31/12/2014
Fuente: República (Uruguay)
País/Región: Uruguay


Para este verano, se cuenta aún con mejores condiciones y si se cumplen los pronósticos de un verano lluvioso, se espera una temporada tranquila en este sentido. Vale recordar que de diciembre de 2013 a abril de 2014, período en que rige el Edicto del Fuego, se registró una baja de un 45% comparada con la temporada anterior. Y si se toman en cuenta las estadísticas, desde 2010 hay un descenso constante en las intervenciones de Bomberos que pasan de 5.010 ese año, a 1.222 el año pasado. En cuanto a las hectáreas afectadas por incendios forestales la reducción es aún más drástica y va de 10.281 en 2010 a 111 en 2014.
Para Uruguay, el tema es superlativo en tanto hay en el país una inversión histórica en esta área.
“Hay varios motivos. Uno es la difusión y la educación constante que hace Bomberos. Se explica que existe desde diciembre la prohibición de hacer quemas. Siempre se hacen recomendaciones, durante todo el año damos charlas a niños, hay escuelas que vienen a visitarnos. En ese plan, a partir de noviembre, nos dedicamos a educar el 100 % sobre la prevención de incendios forestales”, explicó Machado. Otro punto no menor ha sido el Decreto 436 que rige desde 2007 y que prevé penas de prisión por negligencia. Varias personas desde entonces han resultado procesadas con y sin prisión y ha sido un llamado de alerta a la responsabilidad ciudadana.
En lo que refiere a la respuesta de Bomberos la incorporación de nueva tecnología ha sido fundamental.
“Los vehículos y el equipamiento año a año se actualizan. Es muy importante un vehículo que se puede usar como central de comando y comunicaciones. En verano, los oficiales hacen guardias de 20 días y eso en caso de ser necesario permite el traslado al lugar donde está ocurriendo y establecerse allí. Ese vehículo permite que todas las comunicaciones se hagan desde allí, se dirija el operativo sin saturar la central de Bomberos”, explicó Machado.
Además se incorporaron 12 vehículos rusos especializados para el área forestal. A esto se agrega que cada año se incorporan 171 bomberos zafrales, que se destinan solo a prevención y control de incendios forestales.
En cuanto a la reducción en un 45% de estos siniestros la temporada pasada Machado también apuntó la ayuda del cielo. “Fue un temporada sumamente lluviosa, llovió en enero y en febrero llovió muchísimo”, recordó.

Inversión de tres millones de dólares
El martes pasado la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay presentó el Plan de Protección contra Incendios Forestales que se implementará en la próxima temporada 2014-2015.
A partir de la experiencia recogida en años anteriores donde el sistema fue utilizado exclusivamente en la región sureste del país se trabajó para dar cobertura a una superficie forestada efectiva de 720.000 has. (90% aproximadamente de las plantaciones forestales totales del país). La inversión de empresas forestadoras es de tres millones de dólares.
La estrategia incluye la instalación de tres Bases Operativas ubicadas en las ciudades de Treinta y Tres, Guichón y Tacuarembó, cada una de las cuales contará con un helicóptero capaz de transportar una brigada de combate totalmente equipada, integrada con 6 bomberos y un bolsón para una descarga de agua de 800 litros de capacidad. Dichas bases disponen además de todas las comodidades locativas para el personal afectado y el abastecimiento y atención de los equipos.
El Plan se desarrolla en forma conjunta con aviones para la detección de focos ígneos que sobrevuelan las zonas forestadas siguiendo las indicaciones recibidas por una central de operaciones que coordina los recursos de las tres regiones y por un sistema de torres de vigilancia estratégicamente distribuidas en las zonas de mayor concentración de áreas forestadas.
“Es un desafío por delante porque tenemos un crecimiento de la forestación en área y también por el tamaño de los propios árboles”, dijo el director Forestal del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, Pedro Soust.

Cortafuegos y vuelos regulares de vigilancia
Bomberos conjuntamente con los Centros Departamentales de Emergencias (CDE), relevaron los lugares de mayor riesgo de incendios y allí construyeron cortafuegos. Los cortafuegos son zonas libres de combustibles que impiden la propagación del fuego y que pueden utilizarse como vías de acceso y evacuación. Están ubicados en los departamentos de Canelones, Maldonado y Rocha y abarcan aproximadamente 70 kilómetros.
Como medida complementaria, la Fuerza Aérea Uruguaya en conjunto con personal de Bomberos, realiza vuelos regulares de vigilancia desde Montevideo a Chuy, desde Montevideo a Colonia, desde Salto abarcando el litoral y desde Durazno a Rivera.
Se suma la vigilancia permanente realizada por Bomberos a través de sus siete torres ubicadas en el Cerro de Montevideo, Parque del Plata, Ruta Interbalnearia a la altura del km 69, Cerro Pan de Azúcar, Arboretum Lussich, San Carlos y La Esmeralda.

La mayoría se origina fuera de las áreas forestadas
Un informe presentado en junio pasado cerró la temporada de riesgo 2014, con un relevamiento realizado en Durazno, Cerro Largo, Treinta y Tres, Lavalleja, Florida, Rocha, Maldonado, Soriano, Río Negro, Paysandú, Rivera y Tacuarembó, indica que en esas zonas no hubo pérdidas en plantaciones forestales y “nuevamente se constató que la mayoría de los focos de incendios se origina fuera de los predios forestados, especialmente por la quema de campos o producto de banquinas sin los correctos cuidados”.

Procesamientos y sanciones económicas
Otra de las principales herramientas para la prevención de incendios forestales es el marco legal vigente.
El Decreto 436/007 establece tres cuestiones fundamentales: la prohibición de la realización de fuegos y quemas desde el mes de diciembre hasta el mes de abril de cada año, el mandato de mantener limpios los predios y el mandato de extremar el cuidado en el uso de fuegos artificiales.
La imprudencia, el descuido y la intencionalidad son conductas penadas por nuestras leyes. En este sentido, el artículo 206 del Código Penal determina que “el Incendio es un delito con una carga penal de entre 12 meses de prisión y 16 años de penitenciaría”.
En esa misma línea, el artículo 2º de la Ley 15.896 establece que “Las multas se graduarán de acuerdo a su gravedad, entre 10 y 200 unidades reajustables” y el artículo 90 del Código Rural determina que el que hace quemazón de campos está obligado a la “reparación de todos los daños y perjuicios que ocasionare”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs