Beijing se vuelve 'inhabitable para los humanos'



Beijing es casi 'inhabitable para los humanos' por contaminación del aire

Fecha de Publicación
: 28/12/2014
Fuente: La Gran Época
País/Región: China


Los edificios están siendo alterados en toda la ciudad para mantener a la gente totalmente confinada en habitaciones y espacios herméticamente cerrados
Después de muchos días sin lluvia en lugares poblados con alta densidad como Los Ángeles y Nueva York, a veces es posible tener una pequeña idea de lo que es la realidad cotidiana en Beijing, ciudad con más de 20 millones de habitantes, gruesas mantas de niebla con humo negruzco penetran el aire y llenan los pulmones de las personas que lo respiran.
Beijing es una de las ciudades con mayor polución de aire del planeta, tanto es así que en un estudio reciente los investigadores de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghái, declararon que es casi “inhabitable para los seres humanos”. Edificios de la ciudad están teniendo que ser equipados con purificadores de aire especiales y a los escolares se les obliga a practicar deportes bajo techo, en domos inflables (carpas inflables) de protección especial.
Travis Washko, director de deportes de la Escuela Británica de Beijing, explicó a The Guardian acerca de algunas de las nuevas formas en que las instituciones de la ciudad están tratando el problema: “Es un poco de cambio tener que pasar por una burbuja de aire camino a clase”, afirmó. “Pero a los niños les encanta y ahora los padres están tranquilos de que sus hijos juegan en un ambiente seguro”.
Si no fuera por el domo, los estudiantes estarían obligados a ejercitar al aire libre bajo una gruesa capa de contaminación nociva, que casi nunca desaparece. De hecho la contaminación del aire se volvió tan densa, que el Centro de China para Control y Prevención de Enfermedades estima que el promedio de los residentes de Beijing de 18 años de edad, pasarán alrededor de un 40% de sus años restantes con mala salud.
¿Está la gente de Beijing siendo privada de la vitamina D?
Los edificios están siendo alterados en toda la ciudad para mantener a la gente totalmente confinada en habitaciones y espacios herméticamente cerrados, sin acceso al aire exterior contaminado. Pero, en el proceso, los residentes de Beijing están siendo privados de la exposición directa a luz solar natural, que es necesaria para la producción de vitamina D en el cuerpo.
Un estudio realizado a mujeres embarazadas en Beijing a principios de este año, encontró que todas ellas tenían deficiencia en vitamina D, como resultado directo de evitar estar al aire libre. Algunas de las mujeres reportaron haber tomado suplementos de vitamina D para contrarrestar la falta de exposición al sol, pero las cantidades medias que tomaron no fueron suficientes para ponerlas en un rango óptimo.
En un esfuerzo para reducir la contaminación, en Beijing se utiliza 'chemtrails' para producir lluvia artificial
Ya están en uso las técnicas futuristas de modificación del clima, que China ya está en general usando para tratar las condiciones de sequía. Reconociendo que la precipitación tiende a capturar la contaminación del aire limpiándola de los cielos de una manera similar a una aspiradora, el gobierno chino ha puesto en marcha una red de maquinaria de “estelas químicas”, entre ellas 50 aviones, que intencionalmente siembran los cielos con nubes para crear lluvia falsa.
Desde las medidas enérgicas del gobierno contra la contaminación excesiva de fábricas y las restricciones moderadas en la producción de combustibles fósiles, han hecho poco para abordar el problema, algunos científicos y empresarios han propuesto soluciones de mitigación más novedosas. Una de ellas consiste en la instalación de cables de cobre subterráneos para atraer magnéticamente la contaminación del aire, mientras que una ciudad cercana sugirió cavar zanjas gigantes en laderas, para capturar focos de contaminación.
“Desde finales de 1950, debido a la crónica escasez de agua, China invirtió fuertemente en lluvia artificial”, explica The Guardian. “El país ahora cuenta con una batería de 7.000 armas que siembran nubes de artillería, el mismo número en lanzadores de cohetes que portan químicos y más de 50 aviones — todos tripulados por un ejército de 50.000 empleados listos para declarar al clima una guerra a gran escala”.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs