No se reconoció al agua como un derecho

El Foro de Estambul finalizó sin reconocer el acceso al agua como un derecho humano

Fecha de Publicación: 22/03/2009
Fuente: ADN Mundo
País/Región: Internacional



El Foro Mundial del Agua (FMA) concluyó hoy en Estambul, dejando patente la división entre los Estados a la hora de comprometerse a garantizar el acceso al agua como un derecho esencial de todo ser humano.
Durante toda la semana, unos 25.000 participantes -entre líderes políticos, expertos, empresas y ONGs- debatieron las cuestiones más candentes en torno a este recurso, como las sequías, el reciclaje de las aguas residuales, el reparto o la gestión del preciado líquido.
Al mismo tiempo, ONGs y asociaciones críticas con el hecho de que el foro sea organizado por el Consejo Mundial del Agua (CMA), una institución de carácter privado, se dieron cita en diversas actividades paralelas de protesta, de las que algunas fueron reprimidas por la Policía.
Al menos diecisiete activistas turcos fueron detenidos en la protesta del primer día y dos miembros de la ONG International Rivers fueron deportadas por el Gobierno turco por desplegar una pancarta durante el acto inaugural en la que se leía: "No a los embalses peligrosos".
La declaración final, firmada por las delegaciones de los 150 países participantes (70 de ellos representados a nivel ministerial), fue presentada hoy con ocasión del Día Mundial del Agua.
En ella, los Estados firmantes advierten de la "necesidad de conseguir seguridad en el (sector) del agua" en un "mundo (que) se enfrenta a cambios globales rápidos y sin precedentes", incluidos el crecimiento de la población, las migraciones, la urbanización, el cambio climático y la desertificación, entre otros.
Por ello, se comprometen a "intensificar" los esfuerzos para llevar a buen término los Objetivos del Milenio de las Naciones Unidas, aunque la declaración no es vinculante para los países firmantes.
Sin embargo, el tema que más debate suscitó durante las negociaciones finales fue el derecho al agua, para cuya redacción los países participantes no alcanzaron un consenso, explicó el sábado la presidenta del proceso político, Sumru Noyan.
Así, en la Declaración Ministerial de Estambul no se llegó a decretar el agua un derecho humano, como exigían los movimientos sociales y ecologistas y varios países latinoamericanos.
"Admitimos las discusiones en el seno del sistema de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos y el acceso al agua potable y el saneamiento. Reconocemos que el acceso al agua potable y al saneamiento es una necesidad humana básica", se lee en el documento final, que países como Venezuela se negaron a firmar.
Los organizadores afirmaron que existe consenso entre los Estados respecto al "derecho al agua", aunque no sobre cómo expresarlo, pues las diferentes redacciones tienen diversas consecuencias político-jurídicas.
"En ningún documento vinculante de la ONU aparece el agua como derecho humano", justificó Noyan.
Durante varios días, las delegaciones sudamericanas encabezadas por Uruguay y Bolivia intentaron presionar para que se introdujese el derecho humano en la declaración y otros países ofrecieron una redacción intermedia que hablaría del agua como un "derecho básico".
Pero fue en vano, ya que, según informaron a la agencia “EFE” fuentes cercanas a la negociación, países como Estados Unidos, Brasil y Egipto bloquearon el intento de volver a debatir los documentos que habían llegado a Turquía tras las sesiones preparatorias que comenzaron en septiembre de 2008.
Finalmente, un grupo de veinticinco países críticos decidió suscribir una declaración alternativa en la que, como primer punto, se reconoce "el acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano" y los firmantes se comprometen "a realizar las acciones necesarias para la implementación progresiva de este derecho".
España, junto con la mayoría de los Estados latinoamericanos, firmó esta declaración, así como varias naciones africanas y asiáticas.
Suiza mostró también su intención de trasmitir la declaración a su Gobierno para la correspondiente firma.
La declaración complementaria tiene un segundo punto, que firmaron 16 países latinoamericanos, asiáticos y africanos, en el que se llama a la comunidad internacional a "desarrollar un espacio de debate global del agua en el marco de las Naciones Unidas", en lugar del actual foro organizado por el CMA.
En declaraciones a los medios, la ministra española de Medio Ambiente, Elena Espinosa, explicó que el contenido de esta declaración complementaria podría tratarse en un Consejo de Ministros de la Unión Europea, con el objetivo de sumar a los países comunitarios al documento.
"Como Gobierno de España podemos sentirnos orgullosos de defender un derecho que a lo mejor los españoles no lo apreciamos tanto, pero para personas que viven en otros países es hoy algo prácticamente inalcanzable", subrayó Espinosa.
Miembros de los movimientos sociales se mostraron satisfechos de que el debate sobre el derecho humano al acceso al agua "se haya instalado en el foro", ya que en la anterior cita, en México en 2006, sólo cuatro países (Uruguay, Venezuela, Bolivia y Cuba) apoyaron ese reconocimiento.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs