FAO: piden revisión de biocombustibles

La FAO pide una revisión de las políticas de ayuda para los biocombustibles

Fecha de Publicación: 26/11/2008
Fuente: Europa Agraria
País/Región: Unión Europea


Después de que, durante los últimos meses se haya hablado tanto sobre los biocombustibles y la repercusión que su producción tiene sobre la actual crisis de precios alimentarios, la Organización de las Naciones Unidas apra la Agricultura y la Alimentación, FAO, ha decidido solicitar una oportunidad para su desarrollo y expansión.
Al respecto, la organización, que acaba de publicar na nueva edición de su principal publicación anual ''El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación, SOFA'', insiste en que los biocarburanets pueden beneficiar a todos, pero si se tienen en cuenta ciertas consideraciones, sobre todo en lo referente a las ayudas que actualmente se están aportando en las zonas desarrolladas del planeta.
De esta manera, la FAO insiste en que “las políticas y subvenciones de los biocombustibles deberían ser reconsideradas con urgencia para mantener el objetivo de la seguridad alimentaria mundial, proteger a los campesinos pobres, promover un desarrollo rural de amplia base y asegurar la sostenibilidad medioambiental”.
Para la organización internacional, los biocombustibles ofrecen oportunidades pero también plantean riesgos. “El resultado dependerá del contexto específico del país y de las políticas adoptadas”, apuntó el director general de la FAO, Jacques Diouf, durante la presentación del SOFA. Según Diouf, “las políticas actuales tienden a favorecer a los productores de algunos países desarrollados frente a los de la mayoría de los países en desarrollo. El desafío reside en reducir o gestionar los riesgos compartiendo al mismo tiempo las oportunidades de forma más amplia”.

Gran crecimiento
Los datos de la organización internacional encargada de la agricultura indican que la producción de biocombustibles basada en productos agrícolas ha crecido más del triple entre 2000 y 2007, y ahora supone casi el dos por ciento del consumo mundial de combustibles para el transporte. Asimismo, se espera que este crecimiento continúe, aunque la contribución de los biocombustibles líquidos (principalmente etanol y biodiesel) para la energía del transporte, y, más aún, para el consumo energético mundial, seguirá siendo limitada. Por otra parte, a pesar de la escasa importancia de los biocombustibles líquidos en términos del suministro energético mundial, la demanda de materias primas agrícolas (azúcar, maíz, semillas oleaginosas) para obtenerlos seguirá aumentando en la próxima década y quizás más adelante, incrementando la presión sobre los precios alimentarios.

La segunda generación
Uno de los puntos destacados del informe presentado por la FAO se centra en la producción de biocombustibles de segunda generación, que, según el documento, se encuentra actualmente en desarrollo pero aún no están disponibles a nivel comercial. Dichos carburantes utilizan materias primas como madera, pastos altos, desechos agrícolas y forestales y, según la organización internacional, podría mejorar el equilibrio de la energía fósil y los gases de efecto invernadero de los biocombustibles.
“Parece ser que hay una propuesta para destinar un mayor porcentaje de la inversión en biocombustibles en investigación y desarrollo, especialmente a tecnologías de segunda generación que, si son bien diseñadas y aplicadas tendrían un mayor potencial en términos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero con una menor presión sobre la base de recursos naturales”, afirmó el director general de la FAO, Jacques Diouf en la presentación del SOFA 2008.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs