¡Que paren al ISTA!

¡Que paren al ISTA!

Fecha de Publicación: 08/02/2008
Fuente: La Prensa Gráfica - El Salvador


Que paren al Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) es el clamor de los alcaldes municipales de la Subregión de La Unión ante su incapacidad de detener el proceso de deterioro ambiental que está generando la política de “transformación agraria” del ISTA. ¿Política? Lamentan el proceso desordenado y poco respetuoso de transformación del escaso territorio disponible. Lo que reconocen es que esta “política de transformación agraria” efectivamente está transformando el territorio porque afecta hasta las áreas naturales que aún no han sido declaradas protegidas por el Ministerio de Medio Ambiente (MARN). Reconocen que la política nos deja sin tierra que proteger, pero totalmente vulnerables y desprotegidos ante los fenómenos naturales.
Los alcaldes cuentan los efectos que tienen las decisiones de adjudicación de pequeños lotes, la acelerada legalización de parcelaciones basadas en el criterio de “función social”, la promoción de asentamientos humanos sin servicios públicos. Cuentan las presiones posteriores que hacen los pobladores, con todo derecho, a los gobiernos municipales para que satisfagan, a costos elevados, la introducción de servicios básicos en dispersos y aislados asentamientos humanos. Dicen que hasta las zonas verdes, los derechos de vía y las playas están afectando con esa política de “transformación agraria”. Dicen que están lotificando zonas con vocación forestal en el volcán de Conchagua. Dicen que cuando venga otro invierno las consecuencias de la deforestación y parcelación indiscriminada serán sentidas con más fuerza de lo que se vio el año recién pasado. Dicen que las alcaldías tienen zonas de protección claramente definidas. Dicen que ellos niegan permisos para talas indiscriminadas de bosques y manglares o de lotificaciones, pero que la gente se va a San Miguel y desde allí regresan con los permisos. Dicen que al negarlos la gente quema el terreno con todo y árboles. Dicen que esto sucede en tierra firme y en las islas. Claman para que paren al ISTA porque con su política de “transformación agraria” está poniendo en riesgo la sostenibilidad ambiental y el desarrollo. Dicen que esto y más esta sucediendo con la anuencia, la indiferencia, la tolerancia o la ignorancia del MARN.
¿Por qué y para qué existe el ISTA? Dicen que debe “ejecutar, la política de transformación agraria dictada por la Comisión Nacional de Transformación Agraria” (¿?). Dicen que su objetivo estratégico es “hacer de las actividades productivas agropecuarias, forestales y pesqueras, negocios rentables competitivos y sostenibles”. Dicen que debe “promover el establecimiento de agroindustrias que tiendan al procesamiento de las materias primas provenientes de la producción agropecuaria”. Dicen que debe “determinar la prestación de la asistencia técnica y crediticia necesaria para la ejecución de SUS programas y proyectos”.
Dicen que para transformar el agro el ISTA debe desarrollar proyectos en lugares predeterminados y aprobados por la Comisión Nacional de Transformación Agraria y que también debe ejecutar operaciones regionales autorizadas por la junta directiva entendiéndose que las operaciones suponen la adquisición, división y adjudicación de tierras situadas fuera de los proyectos de transformación agraria. Dicen que cada proyecto supone estudio y planeamiento y que la Presidencia de la República a través del MAG debe presentarlas a la Asamblea Legislativa para su aprobación.
Dicen que para transformar el agro, serán afectables las tierras de vocación agrícola, ganadera o forestal; que “se utilizarán tierras propiedad del ISTA, tierras del Estado y de las instituciones oficiales autónomas y semiautónomas que le sean transferidas; las tierras que adquiera voluntariamente y las que adquiera mediante el proceso de expropiación cuando las tierras ‘no cumplan la función social’”. Dicen que se cumple con la función cuando la tierra se explota eficientemente, cuando hay responsabilidad en el trabajo y en la dirección de las actividades agrícolas y financieras, y cuando hay cumplimiento de las disposiciones sobre conservación de los recursos naturales renovables y de las normas jurídicas que regulan el trabajo asalariado y la seguridad social.
Esto y más dicen sobre el ISTA y esto y más está escrito en los instrumentos legales del ISTA, institución creada por Decreto Legislativo (302) el 26 de junio de 1975. Su decreto ha tenido cinco reformas y dos interpretaciones auténticas. Registra 233 puestos de trabajo y alrededor de US$2.4 millones de presupuesto. Pero en 33 años mucho ha cambiado en el país, tanto que el agro ha perdido relevancia, nadie cree en la reforma agraria y todos reconocen el fracaso de la “transformación agraria” por lo que se hizo y lo que se ha dejado de hacer. ¿No creen necesario revisar la pertinencia y la actuación del ISTA y tomar decisiones ya?

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs